La numero dos de Facebook reabre sobre el liderazgo femenino

La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, sigue cosechando los frutos del éxito que ha alcanzado su libro Lean In —que se ha traducido al español como Vayamos adelante—, que ahora llega en español a Estados Unidos y con el que ha “activado la conversación” sobre la falta de mujeres en puestos de liderazgo. “Allá donde voy, mis colegas de trabajo, que por supuesto son mayoritariamente hombres, me dicen: ‘Me estás costando mucho dinero porque todas mis empleadas me están pidiendo aumentos’. Y eso me encanta”, dice Sandberg al hacer balance sobre los resultados de su best seller. Mis colegas de trabajo me dicen: ‘Me estás costando mucho dinero porque todas mis empleadas me están pidiendo aumentos’ Exdirectiva de Google, titulada en la Universidad de Harvard, madre de dos hijos y casada con otro directivo de Silicon Valley, David Goldberg, la estadounidense forma parte del reducido grupo de mujeres que ha conseguido colarse en los equipos directivos de las grandes compañías de este país, tan sólo un 14%. Su experiencia en el mundo empresarial le llevó a publicar en marzo pasado Vayamos adelante: Las mujeres, el trabajo y la voluntad de liderar, que ha vendido más de un millón de ejemplares y, no falto de polémica, ha reabierto el debate sobre el papel de la mujer en las esferas de poder. “Creo que he continuado el trabajo de otras muchas mujeres que me precedieron y que vendrán después de mí y espero haber ayudado a crear una conversación más activa”, asegura Sandberg. Tan activa que, gracias a la organización sin ánimo de lucro “Lean In” que lanzó junto al libro, ha promovido la creación de más de 7.000 “círculos de encuentro”, unos grupos de mujeres que realizan encuentros regulares para hablar sobre liderazgo y presentes ya en cincuenta países. Qué pueden cambiar las mujeres para no “autolimitarse” Probablemente el éxito de Lean In, cuya edición en español cuenta con un prólogo de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, resida en que no se centra en lo que pueden cambiar las instituciones o las leyes, sino lo que pueden cambiar las propias mujeres para no autolimitarse. Cuando las mujeres se sientan junto a hombres con el mismo nivel, ellos creen que son mejores de lo que nosotras creemos que somos De ahí también la polémica. “Cuando las mujeres están sentadas junto a hombres que tienen el mismo nivel de rendimiento, ellos creen que son mejores de lo que nosotras creemos que somos, y hay que cambiar eso”, manifiesta la directiva, nacida en Washington D.C hace 43 años y “número dos” de Facebook desde 2008. En su libro, Sandberg narra casos en los que ha vivido este tipo de situaciones, como cuando organizó un encuentro con el entonces secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, y los miembros de su gabinete, todas ellas mujeres, decidieron sentarse en un apartado y no en la mesa donde tenía lugar la conversación. Por ello el nombre de uno de los capítulos de este libro, “Sentarse a la mesa”. “Animo a las mujeres a sentarse en la mesa y a levantar la mano, pero nunca digo que deberíamos actuar como hombres, de hecho, cuando actuamos exactamente como hombres no funciona, tenemos que entender cuáles son los comportamientos que van a ser más exitosos para nosotras”, manifiesta. El libro llega ahora a las librerías de Estados Unidos en español para alcanzar al público hispano, y Sandberg hace énfasis en la necesidad de llegar a las latinas debido a la gran brecha salarial que sigue existiendo entre mujeres y hombres en este país, que se agranda en el caso de las hispanas. En concreto, las mujeres hispanas ganan un 45% menos que los hombres blancos no hispanos y un 20% menos que los hombres hispanos. “Las cuotas no son suficientes” Sandberg afirma que las reformas de políticas públicas e institucionales “son tan importantes como los problemas culturales” que ella aborda en este libro, pero afirma que ha querido centrarse en estos “estereotipos” porque “no se discute lo suficiente” sobre ellos. Pese a no entrar en el ámbito institucional y político, la directiva tiene una opinión muy clara al respecto de las cuotas de mujeres. “Es muy importante entender que las cuotas no son suficientes. Noruega tiene probablemente el mayor programa de cuotas del mundo y menos del 3% de sus compañías están dirigidas por mujeres, así que las cuotas no resolverán el problema sin a la vez abordar los estereotipos culturales que afrontan las mujeres”, concluye. Aunque en Vayamos adelante insta a las mujeres a trazar su sueño a largo plazo, la directiva rehuye a la pregunta sobre su posible futuro más allá de Facebook responde: “Mi sueño a largo plazo es ayudar a lograr que las mujeres alcancen la igualdad, ese es mi sueño, y lo estoy logrando o eso espero”.

 

El Diario 20 minutos, tanto en sus ediciones de papel como digital, ha decidido acogerse a la licencia Creative Commons. Siéntete libre para: – Copiar, distribuir y comunicar públicamente nuestra obra. (to Share) – Hacer obras derivadas. (to Remix) – Hacer un uso comercial en Internet de esta obra. Dentro de las distintas fórmulas de licencia Creativa Commons la escogida por 20 minutos implica: 1.- Reconocimiento (Attribution): Debes reconocer y citarnos como autores y, en el caso de que seas una página web, enlazar a la URL original. 2.- Compartir bajo la misma licencia (Share Alike): Si alteras o transformas esta obra, o generas una obra derivada, sólo puedes distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a esta. Estas condiciones tienen las siguientes excepciones: 1.- Esta licencia no se aplica a los contenidos (textos, gráficos, informaciones, imágenes…) publicados por 20 minutos procedentes de terceros que vayan firmados o sean atribuidos a agencias de información (Reuters, EFE, Europa Press, Korpa, Atlas, France Press, AP…), a fotógrafos (Jorge París…) o a cualquier otra empresa diferente de 20 minutos (Taznia Media S.L…) Estas excepciones tendrán sus propias condiciones de copia y distribución que nada tienen que ver con las de 20 minutos y, por tanto, antes de realizar cualquier acción con dichos contenidos se debe comprobar sus condiciones de uso. 2.- Los dibujos de los viñetistas no podrán ser reproducidos con fines comerciales.