ÁFRICA/CAMERÚN – El Arzobispo de Bamenda: el conflicto continúa, los líderes religiosos comprometidos en un difícil proceso de mediación

 9 total views,  1 views today

Ciudad del Vaticano – “En muchas otras partes del mundo donde hay un conflicto, si alguien muere o hay atentados, la prensa de todo el planeta habla de ello. En Camerún hay enfrentamientos, asesinatos, masacres y secuestros todos los días desde hace años, pero nadie habla de ello. Evidentemente, a nadie le interesa, y esto aumenta nuestro sufrimiento. Andrew Nkea Fuanya, arzobispo de la archidiócesis metropolitana de Bamenda, capital de las regiones anglófonas de Camerún, ha lanzado un grito de alarma desde Roma, donde ha llegado para la apertura del Sínodo de los obispos. El arzobispo constatael silencio general que rodea el conflicto entre el gobierno central y los “Amba Boys”, los independentistas que, en las zonas occidentales del país, en la frontera con Nigeria, exigen separarse de Youndè y formar su propio estado. En los últimos cinco años, el conflicto ha provocado miles de muertos y cerca de un millón de refugiados: el arzobispo considera que la lejanía de la comunidad internacional es un factor que agrava la situación.
La guerra no ha conocido pausas, ni siquiera en nombre de la pandemia: “La situación política -explica el prelado- sigue siendo muy difícil y la crisis continúa. No hay salida. La violencia va en aumento y cada vez circulan más armas entre los separatistas. Fabrican explosivos y atacan a la milicia casi a diario, contribuyendo así a ampliar la escala de la guerra. La población está agotada, no quiere la guerra, solo desea una vida normal. El martes 5 de octubre, el Primer Ministro Dion Ngute visitó Bamenda y fue atacado por independentistas que dispararon contra él y su séquito. Le acompañaban el gobernador y los dirigentes administrativos que habían acudido a recibirle. Milagrosamente, todos salieron ilesos, pero cundió el pánico”.
Mons. Andrew Nkea Fuanya continúa:
“El Primer Ministro quiso entonces continuar con una visita y, por las imágenes que vi, la multitud lo acogió bien. En la procesión también había algunos miembros de los Amba Boys que ahora rechazan la guerra. Hay una sensación de agotamiento que se ha apoderado de todo nuestro pueblo, que esperamos convenza a todos de que no hay solución militar al conflicto”.
La Iglesia y otras comunidades religiosas de la zona están muy comprometidas con el fomento del diálogo y la reconciliación nacional: “Hay una plataforma de líderes religiosos”, señala el arzobispo, “que son un punto de referencia para todas las actividades de diálogo y encuentro”. Hablamos directamente con el gobierno y luego con los elementos de los Amber Boys. Nos reunimos con ellos en secreto y estamos en contacto permanente. Mientras tanto, estamos intentando hablar con los líderes independentistas de la diáspora: es muy importante porque son personas muy influyentes. Esta actividad, aunque realizada en medio de muchas dificultades, está dando algunos frutos, en primer lugar la reapertura de las escuelas. Ahora el 60% de los niños asisten regularmente”.
Mediante la celebración de una serie de reuniones con las partes enfrentadas por separado, la plataforma de líderes religiosos intenta contribuir a facilitar el diálogo y el proceso de paz.
“Como líderes religiosos anglófonos nos reunimos regularmente, también hemos estado en Nigeria para hablar con personas que han huido allí. Este conflicto nunca podrá resolverse con las armas, no hay alternativa al diálogo y siempre estamos en medio de la gente, como referencia estable para la paz. Tenemos la esperanza de que todo el mundo comprenda poco a poco que sólo hablando se conseguirá algo positivo y que se producirá un diálogo plenamente inclusivo”, explica Mons. Andrew Nkea Fuanya.
Sin embargo, dado que nivel oficial el gobierno no admite que haya una negociación, “cada movimiento que hagamos debe ser considerado muy cuidadosamente. Estamos trabajando con mucha circunspección para aumentar el nivel de confianza de ambas partes en nosotros como mediadores fiables”.