ÁFRICA/CONGO R.D. – La violencia y la inestabilidad aumentan en Kivu: voz de alarma de un misionero

 24 total views,  3 views today

Kinshasa – “En las regiones del noreste la situación es dramática, si cabe peor que hace unos meses. Las noticias que llegan son muy malas y no se ve ningún cambio. Desde mayo, se ha proclamado el estado de sitio y, en consecuencia, se han suprimido todas las autoridades políticas, es decir, los militares están al mando. El número de muertes ha aumentado, las carreteras son inseguras e intransitables en largos tramos, los coches y camiones se queman o destruyen y los secuestros aumentan. Desde Bukavu nos informan de que hay incursiones de soldados extranjeros que, como ya se sabe, añaden inestabilidad a toda la zona de Kivu del Norte y del Sur”. Lo narra a la Agencia Fides el padre Gaspare Di Vincenzo, misionero comboniano desde hace cuatro meses en Kinshasa, donde es director diocesano de las Obras Misionales Pontificias y responsable de la animación misionera de la archidiócesis. Tras años de servicio en las regiones del noreste de la República Democrática del Congo, el misionero sigue con aprensión la situación en esa atormentada región.
“Se vive en un estado de inseguridad permanente”, dice el padre Di Vincenzo, “y creo que ahora estamos cerca de la balcanización de toda la zona de Kivu, de la que se ha hablado durante tanto tiempo. Todos los indicios apuntan a que habrá una partición, según el modelo de los Balcanes. Mientras tanto, el silencio del presidente y de todo el gobierno sobre las masacres y la guerra en Kivu e Ituri es preocupante. Ni una palabra, ni una declaración, ni siquiera un día de luto. Y cuando las personas siguen guardando silencio, aunque ocupen puestos tan importantes, se convierten en corresponsables”.
La terrible situación se complica también por el comportamiento y el papel de la “Monusco”, la fuerza de intervención de la ONU llamada a proteger a los civiles y a mediar. Los cascos azules, que no gustan a gran parte de la población local por su ineficacia y falta de intervención oportuna, han sido acusados recientemente por un informe de una comisión de investigación externa nombrada por la OMS para investigar, de haber perpetrado abusos sexuales contra la población civil. La investigación se ha centrado en el periodo comprendido entre 2018 y 2020, años en los que, además del conflicto permanente, la población luchaba contra el ébola. Pero muchos apuestan por que los abusos continuaron en los meses siguientes e incluso hasta hoy. Las pruebas aportadas por el organismo investigador han convencido a la Unión Europea de suspender temporalmente los 20,7 millones de euros destinados a proyectos de desarrollo.
El misionero señala: “La gente ya no confía en la Monusco por muchas razones. Incluso en lo que respecta a las masacres y la violencia, se han defendido diciendo que están en posesión de imágenes tomadas con drones y que están dispuestos a aportar pruebas en caso de juicio. Pero, ¿quién puede decir con certeza que el juicio tendrá lugar? Y si es así, ¿cuándo? ¿A qué esperan, y qué otras pruebas necesitan, dado que el asesinato y la violencia se producen todos los días? También en este caso, podemos hablar de silencio cómplice”.