ÁFRICA – Crece la preocupación de los obispos de Níger y Burkina Faso ante los incesantes ataques yihadistas en el Sahel

 18 total views,  1 views today

Uagadugú – Los ataques de grupos yihadistas en los países del Sahel se están multiplicando, sobre todo, en la llamada zona de las tres fronteras entre Malí, Níger y Burkina Faso . En este último país, al menos 47 personas, incluidos 30 civiles, murieron el 18 de agosto en un ataque contra un convoy en la carretera Arabinda-Gorgadji en el norte.

“Un acto atroz que condenamos enérgicamente”, destacó la Conferencia Episcopal de Burkina-Níger en un comunicado de fecha 23 de agosto. “En esta dolorosa circunstancia, ofrecemos nuestro más sentido pésame a las familias y a todo el pueblo burkinabé, afligido por esta tragedia. Deseamos una pronta recuperación a los heridos”, escribieron los obispos, invitando a “los hijos e hijas de la Iglesia de la Familia de Dios en Burkina Faso a intensificar sus oraciones por la paz en el país”.

En Níger, en la noche del 24 al 25 de agosto en Baroua, en la región de Diffa, “un destacamento del ejército de Níger fue atacado por unos cien milicianos de Boko Haram provenientes del lago Chad”, de acuerdo a un comunicado del ejército de Niamey. Según el comunicado, 16 soldados nigerinos y unos 50 miembros de Boko Haram murieron en el enfrentamiento. El 20 de agosto, 19 civiles murieron en un ataque perpetrado por presuntos yihadistas contra una aldea en la región de Tillabe’ri, en el oeste de Níger. Los yihadistas atacaron a los fieles que estaban terminando las oraciones del viernes en la mezquita local.

Níger se enfrenta a grupos afiliados a Al Qaeda o al Estado Islámico que operan en el oeste del país, y al grupo nigeriano Boko Haram y su ala disidente que se alió con el Estado Islámico en África Occidental y que opera en la zona del lago Chad.

Mientras tanto, se van esclareciendo las circunstancias de la emboscada que tuvo lugar en Mali el 19 de agosto . Cerca de cuarenta soldados de una unidad de élite, entrenados por soldados estadounidenses y españoles, murieron en una serie de sucesivas emboscadas en la región de Mopti, en el centro del país. Los terroristas también han capturado un número indeterminado de soldados y numerosos vehículos y armas.