ÁFRICA – El incendio de Notre-Dame de Paris: reacciones en África

Roma – El incendio que devastó la Catedral de París, Notre-Dame, ha tenido un fuerte eco en África. “Enviamos nuestras sinceras condolencias a la Iglesia y a la nación francesa por la pérdida de este gran monumento de su fe”, dicen en un comunicado los obispos de Sudáfrica. “Notre-Dame es un recordatorio visible de la presencia de Dios en el corazón de la sociedad, la historia y la cultura francesa durante 850 años”, subraya el comunicado. “Mientras el fuego se apaga, la fe de la Iglesia católica francesa puede ser vigorosamente vivificada. Expresamos nuestra admiración por los bomberos que lucharon contra el fuego y salvaron tan gran valor. Ofrecemos nuestras oraciones por el arzobispo y por la gente de la arquidiócesis de París. Nos alienta la determinación del presidente de Francia y de su gobierno de restaurar este gran icono de la fe y la cultura francesas”, concluyen los obispos sudafricanos.
En la República Democrática del Congo, el presidente de la República, Félix Tshisekedi, dijo que estaba “consternado de ver este edificio del siglo VIII en llamas. Esta Catedral es patrimonio de la humanidad. Comparto el dolor de la Iglesia católica, de los cristianos de todo el mundo y de Francia”.
En la inmediatez de lo sucedido, mons. Fulgence Muteba, obispo de Kilwa-Kasenga, expresó su apoyo a la Iglesia francesa: “Notre-Dame devorada por las llamas de un fuego cuyo origen es aún desconocido. La Pasión del Señor se hace más trágica”, dice, señalando que el fuego se desarrolló al comienzo de la Semana Santa. “Estoy asombrado y triste, tanto más cuanto que hace dos semanas concelebré una misa en Notre-Dame junto con el arzobispo de París”, dijo mons. Fridolin Ambongo, arzobispo de Kinshasa. “Vi con el corazón traspasado las imágenes del incendio de Notre-Dame, que es una madre que acoge y une a sus hijos”, declaró el cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, capital de la República Centroafricana.
Recordando que Notre-Dame es una obra de arte y un lugar de cultura, el cardenal Théodore-Adrien Sarr, arzobispo emérito de Dakar, declaró que dirigía sus pensamientos “no solo a los fieles, sino a todos los hombres de buena voluntad y a las personas de cultura que se vieron afectadas por esta ruina”. .

da: www.fides.org
I contenuti del sito sono pubblicati con Licenza Creative Commons Attribuzione 4.0 Internazionale