ÁFRICA/ETIOPÍA – El Director Nacional de las OMP: la oración es la única arma ante la dramática situación del Cuerno de África

 8 total views,  1 views today

Hosanna – “Hemos visto y seguido con atención el llamamiento del Papa Francisco sobre la situación de conflicto que vive la región del Cuerno de África en general, y en particular la población etíope. Este llamamiento a la oración es la única solución posible y el único camino viable: esperamos que el llamamiento del Papa a unirse en la oración sea escuchado y sobre todo que se respete la exhortación a la armonía fraterna y al diálogo”, dice a la Agencia Fides el Vicario Apostólico de Hosanna, Mons. Seyoum Fransua, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Etiopía.
Además, el obispo añade: “Es necesario que prevalezca el diálogo entre las partes, que todavía no veo que se esté buscando por parte de todos. Es urgente respetar el llamamiento del Papa a la oración y a la reconciliación; en este momento crítico su cercanía paternal es un fuerte llamamiento a todos para resolver este dramático conflicto, que se está cobrando tantas víctimas, a través del camino de la paz”.
Mientras tanto, la situación en Etiopía ha alcanzado un punto crítico. El frente de los rebeldes antigubernamentales, gracias a una nueva alianza firmada en Estados Unidos por nueve grupos opuestos al Primer Ministro Abiy, se ha ampliado y apunta a un enfrentamiento final. El 5 de noviembre, el Primer Ministro pidió a los habitantes de Addis Abeba que se armaran y estuvieran preparados para luchar por su país contra los “enemigos traidores”. Mientras tanto, varios grupos armados anti-Abiy siguen acercándose a la capital. Tras la declaración de la semana pasada del Ejército de Liberación de Oromo de que podría tomar Addis Abeba “en meses, si no en semanas”, el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray se encuentra ahora a unos 400 km de la principal ciudad de Etiopía. “El mito de que la gente de Addis es violentamente hostil a nosotros”, dijo Getachew Reda, portavoz del Frente, “es completamente exagerado. Addis es la capital de Etiopía, un verdadero crisol de culturas. El rumor de que la ciudad se convertiría en un baño de sangre si entramos en ella es ridículo”. En esta dramática situación, los observadores temen una guerra civil generalizada que cause más víctimas y refugiados.