ÁFRICA/ETIOPÍA – La misión de los Salesianos, al servicio de los jóvenes y de las comunidades más pobres

 11 total views,  1 views today

Addis Abeba – Educación, formación profesional, proyectos de desarrollo, asistencia a las poblaciones afectadas por el hambre, siempre según el espíritu evangélico de proximidad: este es el compromiso de las Misiones de Don Bosco en Etiopía y de los cooperantes del VIS , su ONG. La presencia de los salesianos en Etiopía ha sido conocida por todos en los últimos días debido a la detención de una veintena de religiosos locales y de Alberto Livoni, cooperante italiano de 50 años y representante del VIS. Todos ellos están retenidos en comisarías de policía. Se desconocen los motivos por los que la policía los mantiene detenidos, así como las medidas que podrían tomar las autoridades judiciales. Según la información recabada por la Agencia Fides, todos se encuentran en buen estado de salud.
La presencia de los Salesianos en Etiopía ha durado ininterrumpidamente hasta la fecha desde 1976, cuando los religiosos comenzaron a ocuparse de los niños y jóvenes locales, comprometiendo todos sus recursos humanos, culturales, profesionales y económicos para el bien de la población.
“Los salesianos estaban allí durante la hambruna que asoló Etiopía en 1983-85 y que causó un millón de muertos -explican a la Agencia Fides fuentes cercanas a los religiosos- y están allí hoy en la pandemia del Covid-19, en la hambruna generada por la invasión de langostas y en la emergencia de desnutrición que pone en riesgo la vida de miles de personas”. Las cuatro misiones de Macallè, Adua, Scirè y Adigrat, atienden a miles de niños y jóvenes procedentes de entornos pobres y con un historial de violencia, abusos y desesperación. “Gracias a los donativos realizados por miles de personas miles de niños han sido acogidos en las Casas Salesianas Don Bosco y han podido asistir a las guarderías y escuelas primarias salesianas. Muchos niños de la calle han recibido formación profesional, un futuro en el que creer y un trabajo en su propia tierra”.
En 1998 se unió a los misioneros el VIS , una organización no gubernamental creada en 1986 como expresión del Centro Naconal Obras Salesianas y que se inspira en el mensaje de San Juan Bosco y su sistema educativo. El VIS trabaja para construir un desarrollo sostenible y duradero para las poblaciones locales.
En Tigray, región asolada por una feroz guerra civil, se ha puesto en marcha el proyecto “Wash” , cuyo objetivo es mejorar el acceso al agua potable, el saneamiento básico y las competencias locales en materia de gestión del agua, así como promover la seguridad alimentaria en colaboración con el socio local “Dgmda” . También se realizan actividades en la región de Somalia, la región oriental de Etiopía habitada por somalíes.
Siguiendo la tradición salesiana, el VIS también participa en el sector de la formación profesional y la educación. En las escuelas técnicas salesianas de la región de Tigray, en Gambella y Addis Abeba, se han activado cursos de artes gráficas y tipografía , sastrería, preparación de alimentos y restauración, carpintería, mecánica y construcción. “Para promover la inserción laboral -explican a la Agencia Fides los voluntarios del VIS- hemos desarrollado una estrategia, que hemos adoptado en Tigray y Addis Abeba, basada en la organización de cursos cortos acordes con el mercado laboral, la promoción del autoempleo y la inserción laboral mediante el apoyo de asociaciones público-privadas”.
También se han llevado a cabo actividades de formación en los campos de refugiados en los que, gracias a la colaboración de la Agencia Italiana de Cooperación al Desarrollo, los Salesianos han tratado de mejorar las condiciones de vida de los refugiados en las regiones de Gambella y Tigray, reforzando sus competencias profesionales e introduciendo a los potenciales migrantes y refugiados de Eritrea en el mercado laboral.
“Nuestra primera misión – concluyen las fuentes de Fides -, es construir un futuro a la medida de las necesidades de los niños y de las comunidades más desfavorecidas. Un futuro hecho de oportunidades e integración en el tejido social, un futuro al alcance de quienes en la vida sólo han conocido la pobreza y la marginación. Estamos plenamente comprometidos con esta misión espiritual y social. Dedicamos todos nuestros recursos y energía a esta misión”.