ÁFRICA/ETIOPIA – Los obispos: “Nunca es demasiado tarde para detener la violencia, el único camino es la paz y la reconciliación”

 65 total views,  1 views today

Addis Abeba – “Nos entristece oír hablar de guerra, mientras que todos quisiéramos oír hablar de paz y reconciliación”, afirma la Conferencia Episcopal Etíope en un comunicado publicado al final de su Asamblea Ordinaria, refiriéndose al conflicto en la región de Tigray.
“El horror de la guerra no es un remedio para los males ni una solución para la crisis. La guerra conlleva un sufrimiento indecible y el precio que pagan los inocentes es incalculable”, dicen los obispos que lanzan un llamamiento al diálogo. “Nunca es demasiado tarde para detener la violencia, el único camino para avanzar, por el bien de la gente, es la paz y la reconciliación, cumplir con las exigencias de la verdad y la justicia, pedir y conceder el perdón, restablecer la confianza mutua, reconocer a los demás como nuestros hermanos y hermanas, sin importar quiénes sean y cuán profundos sean nuestros desacuerdos, y resolver cualquier diferencia a través del diálogo y la negociación”.
Las numerosas víctimas civiles, los desplazados y el sufrimiento de la población de la zona están al centro de la atención de la Conferencia Episcopal. “Como pastores, no podemos dejar de sentir la angustia y el dolor que atraviesa la gente. Nos identificamos con ellos y su angustia es nuestra angustia”. Además los obispos agradecen “a las personas que han trabajado incansablemente para aliviar el sufrimiento de la población” y piden que la ayuda siga llegando para que “nadie quede olvidado o excluido”. En particular, hacen un llamamiento urgente a las autoridades sobre el terreno para que permitan el acceso sin restricciones a la ayuda humanitaria. Más de 400.000 personas en Tigray pasan hambre, mientras que unos 4 millones de personas entre los estados de Tigray, Amhara y Afar necesitan algún tipo de ayuda alimentaria.
La asamblea, celebrada del 13 al 16 de julio en el Centro de Espiritualidad de los Padres de la Consolata en Modjo, ha reunido a los obispos de todas las diócesis, excepto a Mons. Tesfassilasie Medhin, de la Eparquía de Adigrate , que se encuentra en la zona de guerra de Tigray.
Los participantes han ofrecido oraciones especiales por el obispo Medhin, que no ha podido unirse a la asamblea “desde hace un año a causa de la guerra en Tigray y sufre junto a su pueblo” y han rezado por el clero, los religiosos y religiosas y todos los fieles católicos afectados por la guerra y la crisis humanitaria.