ÁFRICA/KENIA – Sínodo 2021-2023: “No nos quedemos de brazos cruzados”, dice el obispo Muhatia

 22 total views,  1 views today

Nairobi – “Un viaje eclesial que tiene un alma que es el Espíritu Santo” así define el Sínodo sobre la sinodalidad, que el Papa inaugurará los próximos 9 y 10 de octubre de 2021, el Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Kenia Mons. Maurice Muhatia Makumba, Obispo de la Diócesis de Nakuru. Dirigiéndose a los más de cien participantes en el reciente seminario web sobre el tema, monseñor Muhatia ha reiterado el llamamiento del papa Francisco para que todos los fieles se impliquen en la próxima XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que culminará en 2023.
El prelado ha instado a todos los cristianos, independientemente de su posición en la Iglesia, a participar activamente en los preparativos sinodales para que el evento tenga un mejor resultado. “Os animo e invito a cada uno de vosotros a no sentaros a mirar porque no hay lugar para los espectadores”, dice la nota recibida por la Agencia Fides.
“La Iglesia de Dios es para el pueblo de Dios, todos estamos llamados a caminar juntos como pueblo bautizado y a participar plenamente en la misión profética de Jesucristo”, ha explicado el obispo de Nakuru, subrayando la importancia del papel de los fieles laicos para el crecimiento de la Iglesia. El prelado espera que el evento sea un viaje común para los laicos, los pastores y el obispo de Roma, “una especie de sínodo descentralizado”.
A la inauguración oficial le seguirá la fase diocesana con el lanzamiento en todas las iglesias locales. “Los coordinadores diocesanos del sínodo nombrados por los obispos serán el punto de referencia en la diócesis y el enlace con la Conferencia Episcopal”.
Al explicar el proceso según el cual se desarrollarán las fases sinodales, Mons. Muhatia ha comentado que el material recogido se enviará a las respectivas Conferencias Episcopales y se sintetizará “a la escucha de lo que el Espíritu ha inspirado en las Iglesias que les han sido encomendadas”, luego se enviará a la Secretaría General que redactará el primer Instrumentum laboris, basándose en las respuestas de las Iglesias locales. Una vez enviado a las Iglesias particulares, seguirá un periodo de seis meses, desde septiembre de 2022 hasta marzo de 2023, que dará paso a la fase continental. A continuación, cada grupo continental elaborará un documento final que se enviará a la Secretaría General y, a partir de las respuestas continentales, se redactará un segundo Instrumentum laboris.
Todo el proceso sinodal culminará en octubre de 2023, marcando la fase universal con la celebración de la Asamblea general de obispos en Roma, y presidida por el obispo de Roma.