ÁFRICA/NÍGER – “Toda una generación está creciendo rodeada de muerte y destrucción” por la violencia de los yihadistas

 16 total views,  1 views today

Niamey – “En la región de Tillabéri, en Níger, toda una generación está creciendo rodeada de muerte y destrucción”, así lo denuncia Matt Wells, director adjunto de Amnistía Internacional para la respuesta de emergencia.
Tillabéri es una zona de 100.000 kilómetros cuadrados en el oeste de Níger, fronteriza con Malí y Burkina Faso. “Los grupos armados han atacado repetidamente las escuelas y las reservas de alimentos, y tienen como objetivo el reclutamiento de niños”, afirma el responsable de la ONG, que acusa a dos organizaciones yihadistas: el Estado Islámico del Gran Sahara y el grupo Jama at Nusrat al-Islam wal-Muslimin , afiliado a Al Qaeda.
“La zona de las ‘tres fronteras’ es una de las más peligrosas del Sahel”, confirma desde Niamey a la Agencia Fides el P. Mauro Armanino, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas . El P. Armanino cita a un anciano habitante de la zona de Dolbel que dice que “se vive con miedo. La gente trata siempre de escuchar por si se oye el ruido de las motos que sólo los yihadistas conducen a su antojo”. “Hace un par de días, según su relato -continúa el P. Armanino-, un centenar de motos pasaron por los pueblos cercanos a Dolbel y Fantio, sembrando el terror y obligando a los agricultores y ganaderos a pagarles los impuestos ‘debidos’. La gente no duerme por la noche y durante el día va a los campos no muy temprano y regresan antes de que anochezca, para evitar ser sorprendidos por los ‘bandidos’”. “No son sólo los cristianos sus objetivos favoritos, pero las comunidades cristianas de la región han suspendido todas las oraciones y reuniones públicas”, afirma el misionero.
P. Armanino confirma que el clima de terror tiene un impacto devastador en la vida de la población local, especialmente en la de los jóvenes. “La gente reza en familia para que la noche pase rápidamente y no haya incursiones inesperadas. Los jóvenes estudiantes no tienen ganas de quedarse en los pueblos. Los chicos y los niños pueden ser reclutados por los combatientes y las chicas obligadas a casarse antes de tiempo”.
Según la Base de Datos de Conflictos Armados , citada en el informe de Amnistía, la violencia contra los civiles en Níger ha provocado 544 muertes entre el 1 de enero y el 29 de julio de 2021, frente a las 397 de 2020. Unos 60 niños han sido asesinados en el lado nigeriano de las tres zonas fronterizas, añade Amnistía, citando varios testimonios de adolescentes supervivientes.