ÁFRICA/NIGERIA – “Pero, ¿cómo se puede predicar el amor en un país en el que la violencia se ha convertido en la norma?”, se pregunta el obispo de Nsukka

di | 05/20/2022

Abuja – “Pero, ¿cómo se puede predicar el amor en un país en el que la violencia se ha convertido en una regla?”, se pregunta Su Excelencia. Monseñor Godfrey Igwebuike Onah, obispo de Nsukka, en el Estado de Enugu , declarándose conmocionado por el asesinato, el 12 de mayo, de la joven estudiante Deborah Samuel a manos de una turba enfurecida que la acusó de blasfemia contra el profeta Mahoma. La chica, originaria de Tunga Magajiya, en el área de gobierno local de Rijau, en el estado de Níger, estudiaba en el Colegio de Educación Shehu Shagari, en el estado norteño de Sokoto.
“Mis queridos amigos, debo ser sincero con vosotros, hoy habría preferido encerrarme en mi capilla para rezar y llorar por mi nación, donde han descendido las tinieblas”, ha dicho el obispo de Nsukka. “Llorad y rezad por Deborah Samuel, que fue asesinada por estar en una parte del país donde creía estar en casa, pero no lo estaba”.
Monseñor Onah ha recordado también los recientes ataques contra el obispo de Sokoto, monseñor Mathew Hassan Kuka, tras la detención de algunas personas que se cree que son responsables de la muerte de la joven estudiante. “El obispo Mathew Kuka, la voz de los sin voz aclamada en todo el mundo se ha convertido en un objetivo de los mismos sin voz que ahora lo ven como parte de su problema, en lugar de parte de la solución”, afirma Monseñor Onah que también ha dirigido sus pensamientos al asesino de Deborah “deliberadamente dejado ignorante y desempleado para que se le pudiera lavar el cerebro, instrumentalizado con fines políticos por clérigos intolerantes y políticos egoístas”.
“Hubiese preferido estar aquí, delante de ustedes, ahora, para hablarles del amor, de acuerdo con la liturgia de hoy para reflexionar sobre la esencia y el significado del cristianismo, el amor que debemos tener los unos por los otros”, ha continuado el obispo Onah. “Pero, ¿cómo se puede predicar el amor en un país donde la violencia se ha convertido en la norma? Un país en el que la corrupción se ha convertido en norma y tradición, en el que la impunidad se ha convertido en ley, en el que el gobierno se siente tan impotente que ahora apela a los líderes religiosos para que hablen con los actores no estatales para no empeorar la situación de seguridad en nuestro país. Estas fueron las palabras del Vicepresidente dirigiéndose a todos los Obispos de la Iglesia Católica de África Occidental ”, ha dicho para concluir.

Read More

I contenuti del sito fides.org sono pubblicati con Licenza Creative Commons Attribuzione 4.0 Internazionale

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.