ÁFRICA/TANZANIA – El Covid no elige a quién golpear: los obispos ofrecen formación para personas con necesidades especiales

 31 total views,  1 views today

Tabora – “El Covid no hace selecciones, afecta a todos y por eso debemos caminar todos juntos sin permitir que nadie se quede atrás”, ha dicho el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Tanzania , Mons. Charles Kitima, sobre la iniciativa de la Archidiócesis de Tabora para la protección del virus de las personas con discapacidad. “Queremos que todo el mundo esté informado sobre el coronavirus, todo el mundo tiene que saber cómo protegerse a sí mismo y a los demás”, ha dicho Monseñor Kitima sobre la formación de las personas con graves problemas de oído y de vista.
“La Iglesia valora la vida humana, que es un don de Dios, y debemos respetarla. La discapacidad no significa ser menos humano. Todo el mundo tiene derecho a tener información sobre la pandemia y a ser embajador ante los demás”, ha dicho añadiendo que la Iglesia católica presta servicios espirituales y físicos a la humanidad y, por tanto, valorando la dignidad humana, nunca puede dejar atrás a ningún grupo, especialmente a los que tienen necesidades especiales.
Según una nota recibida por la Agencia Fides, el responsable del proyecto TEC, el P. Chrisantus Ndaga, ha destacado el objetivo de la Iglesia católica de llegar a los necesitados y proporcionar educación sobre el Covid19. “La Iglesia no sólo ofrece un servicio espiritual. Formar a las personas sordas y ciegas no es una tarea fácil porque existe una barrera de comunicación”, ha dicho. “En esta formación hemos recurrido a expertos y profesionales capaces de utilizar el lenguaje de signos y traducir los símbolos para los sordos y el braille para los discapacitados visuales”.
Los participantes han dado las gracias a la Iglesia católica por proporcionarles educación sobre la pandemia, destacando que en varias ocasiones la comunidad los deja atrás en el acceso a información importante debido a su condición. La iniciativa ha sido puesta en marcha en la archidiócesis de Tabora y está coordinada por el TEC en colaboración con Norwegian Church Aid .