ÁFRICA/TOGO – Acogida, cuidado y educación de los niños de la calle: el compromiso de los Salesianos

 14 total views,  1 views today

Kara – “Llegamos a Kara hace más de 35 años e inmediatamente nos dedicamos por completo, con espíritu de caridad cristiana, a los jóvenes abandonados, a los niños de la calle, que cada día corren el riesgo de ser maatados, abusados y detenidos por pequeños robos o porque se les acusa de brujería”. Así lo explica el padre Georges Koevi, misionero salesiano, en una entrevista con la Agencia Fides, hablando del compromiso misionero en el país africano y de los retos que los hijos de Don Bosco afrontan a diario.
“El fenómeno de los niños de la calle sigue aumentando en Togo – dice el P. Georges -. Las causas hay que buscarlas en las contradicciones de un entorno difícil y sin estructuras de protección de los menores. Aquí, en la zona de Kara, hay 200 nuevos casos cada año de niños y jóvenes de entre 8 y 17 años que son abandonados por sus padres por falta de medios de subsistencia. En un panorama tan desolador, un lugar de acogida, afecto y cuidado es una obra misionera que hace presente el Evangelio de Cristo en la vida de los niños y en la sociedad en su conjunto”.
Según los datos difundidos por las Naciones Unidas, la tasa de pobreza en el país alcanza a más del 80% de la población, y los menores son casi el 50% de este segmento: “Uno de cada ocho niños no llega al quinto año de edad – sigue explicando a Fides el padre Koevi – y el porcentaje de los que abandonan la escuela es muy alto. Debido a la pobreza rampante, miles de niños, para ayudar a sus familias, se ven obligados a realizar todo tipo de trabajos en condiciones de explotación y peligro”.
Para hacer frente a esta situación, la familia salesiana en Togo está repartida en seis misiones, con actividades en 36 centros de acogida y más de 800 misioneros, animadores, voluntarios y laicos que trabajan junto a la población más desfavorecida. El P. Georges explica: “La comunidad de San Juan Bosco en Kara gestiona tres hogares para niños y niñas de la calle. Nuestra acción consiste en la realización de actividades de gestión ordinaria, es decir: la compra de alimentos, ropa y medicamentos para dar una ayuda concreta a los chicos y chicas, así como la asistencia psicosocial, el pago de impuestos y la compra de material escolar para los cursos de alfabetización temprana de los jóvenes rescatados de la calle y para los cursos de formación profesional, como uniformes, equipamiento para los cursos de albañilería, electricidad, carpintería, sastrería, soldadura y mecánica”. Los religiosos también colaboran con los centros penitenciarios de menores, financiando y gestionando proyectos de reinserción de jóvenes que suponen un retorno gradual a la familia o a un centro de acogida, “con el objetivo de que el menor adquiera autonomía y confianza en sí mismo y en los demás”, subraya el misionero, que afirma: “Queda mucho por hacer. Es muy importante fijarse en los numerosos jóvenes togoleses que se están formando, en las tímidas pero alentadoras respuestas positivas de la población local, a la que hay que animar, instar y ayudar. A los misioneros –concluye -, se nos confía la tarea de responder, con nuestro estilo y según el carisma de nuestro fundador, San Juan Bosco, a los retos que nos plantea esta tierra y esta sociedad”.

Link correlati :El vídeo de la entrevista en el canal de Youtube de la Agencia Fides