ÁFRICA/ZAMBIA – Los Jesuitas piden que quien gane las elecciones priorice a los más pobres

 55 total views,  1 views today

Lusaka – Está previsto que se conozcan el domingo 15 los resultados de las elecciones presidenciales en Zambia celebradas ayer 12 de agosto. La votación se vio empañada por enfrentamientos que se saldaron con la muerte de dos personas.

Se presentaron a los comicios 16 candidatos, pero la verdadera contienda se da entre el presidente saliente Edgar Lungu y el empresario Hakainde Hichilema, que se enfrentan en las urnas por tercera vez y que por sí solos obtuvieron casi el 98% de los votos en las elecciones de 2016.

El resultado es incierto porque la diferencia parece ser inferior a los 100.000 votos que le dieron la victoria a Lungu en las elecciones anteriores.

En vísperas de la votación, monseñor Ignatius Chama, arzobispo de Kasama y Presidente de la Conferencia Episcopal de Zambia , lanzó un llamamiento a la calma y contra el uso de la violencia en política en su discurso durante la oración ecuménica por la paz celebrada el domingo 1 de agosto en la catedral Anglicana de la Santa Cruz, en Lusaka. Monseñor Chama expresó su confianza en que todas las partes implicadas en el proceso electoral demuestren su compromiso con la paz absteniéndose de usar la violencia, la intimidación y el uso de la fuerza como medio para lograr sus objetivos. “La violencia pertenece a la política de la edad de piedra, y la intimidación no produce ganadores, sino más problemas”, aseguró. Al llamamiento del presidente de la ZCCB se unen los pronunciados por otros obispos del país .

Quien resulte ganador deberá afrontar el difícil proceso de pacificación de la sociedad tras una amarga campaña electoral, marcada por enfrentamientos y violencia, y también afrontar el desafío de la pobreza. Según el Jesuit Centre for Theological Reflection , el nuevo gobierno tendrá que dar prioridad a “la estabilización de los indicadores macroeconómicos como una intervención clave para asegurar el acceso a bastantes alimentos, especialmente, para los más pobres y marginados”. En su declaración, los jesuitas subrayan la necesidad de que el gasto público se concentre en el sector social, “en concreto, en salud, educación, protección social y agua y saneamiento, con el fin de mejorar las condiciones de vida de más del 50 por ciento de la población de Zambia que vive en condiciones de pobreza”.