AMÉRICA/BOLIVIA – “Comunidad misionera, comparte la Palabra”: de la Palabra de Dios surge un nuevo impulso misionero

 15 total views,  1 views today

La Paz – La Iglesia de Bolivia celebra el Mes de la Biblia en septiembre, poniendo especial énfasis en la relación entre la Palabra de Dios y la Misión, invitando a meditar sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles. “La pastoral de la Iglesia y su quehacer evangelizador están animadas por las Escrituras, haciendo que sea centro y su impulso fundamental” subraya Mons. Waldo Barrionuevo Ramírez, CSsR. Vicario Apostólico de Reyes, Responsable de la sección de Animación Bíblica de la Pastoral Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana. “Que la Sagrada Escritura se constituya en el alma de toda la pastoral, que sea su corazón y su fuente principal la que le da vida – prosigue -. Así la Iglesia se nutre de la Palabra de Dios para alimentar la fe y la espiritualidad de todos sus fieles en su actividad pastoral, que se manifiesta en sus diversas acciones evangelizadoras como: la liturgia, la catequesis, las CEBs, las familias y la Misión”.
Este año el versículo iluminador que guía el Mes de la Biblia es de los Hechos de los Apóstoles: “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes, y serán testigos míos en Jerusalén, Judea y Samaría y hasta el confín del mundo” . Mons. Barrionuevo Ramírez exhorta a recordar también el documento conclusivo de la V Conferencia de Aparecida, recordando el mandato del Señor de “ir y hacer discípulos a todos los pueblos”, “para asumir y continuar con el gran impulso misionero de la Iglesia en América Latina y El Caribe”.
“Somos conscientes – continúa el obispo – que la misión es parte constitutiva de la identidad de la Iglesia llamada por el Señor a evangelizar a todos los pueblos. ‘Su razón de ser es actuar como fermento y como alma de la sociedad, que debe renovarse en Cristo y transformarse en familia de Dios’ . Por eso, la actividad misionera debe, ante todo, animar la vocación misionera de los bautizados, fortaleciendo las raíces de su fe y despertando su responsabilidad de discípulo misionero, para ser sus testigos hasta los confines de la tierra”.
Este año el mes de la Biblia se celebra en el contexto de la Asamblea Eclesial de la Iglesia en América Latina y El Caribe, con el lema: “Todos somos discípulos misioneros en salida y del año dedicado a san José Patrono de la Iglesia universal, que con su ejemplo nos enseña sobre todo a ser obediente a la Palabra de Dios. “Que el material de reflexión del libro de los Hechos de los Apóstoles preparado para este año, nos lleve al compromiso de asumir nuestra vocación misionera, y que animados y acompañados por el Espíritu Santo que nos convierte en testigos y profetas, llevemos la Palabra de Dios a todos los rincones de nuestro país” concluye Mons. Waldo Barrionuevo Ramírez.