AMÉRICA/CHILE – “Las iniquidades existentes en Chile son heridas abiertas que sangran mucho y urge sanarlas”: Carta abierta del Arzobispo Chomali

 176 total views,  1 views today

Concepción – “Grande es su responsabilidad puesto que, en gran medida, de ustedes depende que la ciudadanía perciba el valor de la autoridad política en la sociedad y se vuelque a las urnas en las próximas elecciones. Con sus gestos, palabras y acciones pueden contribuir de buena manera para que aquellos ciudadanos que no fueron a votar los reconozcan como sus legítimas autoridades y valoren su quehacer como excelsa forma de servicio y de búsqueda del bien común”. Lo escribe en su “Carta abierta a Gobernador, Alcaldes y Concejales de la Región del Biobío”, Su Excelencia Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción.
El Arzobispo felicita a los candidatos elegidos, a pesar de que la pandemia y la compleja situación política, económica y social que vive Chile y el mundo entero, han hecho más difícil la campaña electoral. “La Iglesia de Concepción, consciente del valor de la democracia y de la política, rezó incesantemente para que el proceso electivo fuese ejemplo de cultura cívica. – continua la carta recibida en Fides -. Además, llamamos a la ciudadanía a ir a las urnas, a valorar la democracia y a agradecer a todos quienes hicieron posible el proceso del que fuimos testigos. Sin embargo, el poco interés que hubo por ir votar es, sin duda, un motivo de profunda reflexión”.
Mons. Chomali exhorta por tanto a tomar la única vía posible, “el camino de la transparencia, la eficiencia, la austeridad, el sentido de comunidad y un decidido apoyo a las personas más vulnerables”, subrayando que “esta tarea es urgente, no puede esperar”, en cuanto la “la cultura cleptocratica de la que hemos sido testigos en Chile, que se ha traducido en abusos de toda índole”, como como por ejemplo, corrupción, amiguismos, evasión tributaria, cohecho, financiamiento irregular de campañas políticas… “¡Nos tomará décadas revertir esta lamentable situación!”
El arzobispo exhorta a los elegidos a ser los restauradores de un modo de gobernar “donde el sentido del trabajo bien hecho, el discernimiento ético en cada decisión, el diálogo constante, y la primacía de la persona y su dignidad” estén al centro; que sean los gestores de una cultura donde prevalezca lo justo, lo bueno, lo bello y lo verdadero”; mostrando una especial preocupación por los pobres y marginados. “Las iniquidades existentes en Chile son heridas abiertas que sangran mucho y urge sanarlas” subraya, recordando el peligro del desencanto generalizado y la indiferencia frente a la cosa pública, que podrían tener graves consecuencias para el futuro del país, como una dictadura o un gobierno populista. La Iglesia de Concepción se compromete a acompañar el proceso para la regeneración de la buena política, en primer lugar con la oración pero también empeñándose cada día más a ser promotores de justicia, de fraternidad, de solidaridad y de paz desde el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, continuando también con si inmensa obra pastoral, educativa y social, en la Región. Por último el arzobispo asegura la oración para invocar la intercesión de Dios y de la Virgen Maria para que los nuevos elegidos “hagan de su mandato político un gran servicio a la comunidad y puedan convertir la dolorosa situación que nos aqueja, en los cimientos de un hogar acogedor, fraterno y solidario donde todos tengan un puesto en la mesa”.