AMÉRICA/COLOMBIA – La explotación y la trata de personas son “cadenas que generan tanta destrucción en el mundo”

 189 total views,  1 views today

Bogotá – La trata de personas y la explotación sexual son dos fenómenos estrechamente relacionados y que se dan en muchas partes del mundo, afectando a personas de todas las edades, pero especialmente a menores de edad que, en situaciones de vulnerabilidad, extrema pobreza o exclusión, se ven obligados por necesidad a recurrir a diferentes fuentes de ingresos. Este flagelo que afecta a la humanidad está creciendo en los últimos tiempos, como lo recuerda Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social de Colombia, en un video mensaje enviado a la Agencia Fides, con motivo del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres y Niños, que se celebra hoy, 23 de septiembre.
“Estas personas vulnerables son fácilmente captadas por personas que, con oscuras intenciones, las llevan por este camino y trafican con ellas como si fueran objetos de intercambio, negocio y comercio”, explica. La Conferencia Episcopal de Colombia ha levantado su voz en repetidas ocasiones para llamar la atención sobre esta actividad ilegal, “que es un verdadero crimen que afecta a la humanidad y destruye la vida social, el proyecto de vida de los niños pequeños e incluso de los adultos, que son víctimas de estas cadenas que generan tanta destrucción en el mundo”, comenta el Obispo.
A través de la Red Clamor, de la que forma parte la CEC, las congregaciones religiosas, movimientos de laicos y diversas organizaciones eclesiásticas, se sigue apostando por el acompañamiento a las víctimas y por la búsqueda de soluciones que ayuden a combatir esta lacra, recuerda Mons. Henao Gaviria, haciendo un llamamiento a la concienciación y prevención de este delito mediante una mayor difusión de la información, a todos los niveles, sólo así “podremos contribuir a crear entornos seguros, para que las personas no sean víctimas de esta actividad delictiva que hoy hace tanto daño al mundo y a nuestros jóvenes”.