AMÉRICA/COSTA RICA – En la Jornada Mundial de las Misiones inicia una Gran Misión Nacional de dos años: “Discípulos misioneros: portadores de Esperanza”

 11 total views,  1 views today

San José – Los obispos de Costa Rica, convencidos de que “No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” , “convocan a una Gran Misión Nacional, bajo el lema: «Discípulos misioneros: portadores de Esperanza». Esta Gran Misión será una oportunidad para que cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, renueve su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, tome la decisión de dejarse encontrar por Él. “El envío para esta Gran Misión Nacional se realizará, en cada una de las Catedrales de nuestro país, por parte del Obispo diocesano propio, el próximo domingo 24 de octubre, en el contexto de las celebraciones del DOMUND, y culminará con el DOMUND del año 2023”.
Así lo anuncian los obispos de Costa Rica en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2021, publicado a principios de octubre, en el que instan a la solidaridad con todos los misioneros y misioneras del mundo, invitando a “renovar nuestro compromiso bautismal de ser apóstoles generosos y alegres del Evangelio y a estar “en salida” para ser mensajeros e instrumentos de compasión y misericordia “hasta los confines del mundo”. Tras recordar los orígenes de la Jornada Misionera, sus objetivos y la intuición de Pauline Jaricot, los obispos señalan que en 2020 el Fondo Universal de apoyo a las Iglesias jóvenes ha disminuido considerablemente debido a la pandemia, “repercutiendo negativamente en las zonas de misión y en la vida de los misioneros y misioneras”. Por tal motivo, instan a todos los fieles para que en esta Jornada Mundial de las Misiones 2021 todos sean “generosos, acorde a nuestras posibilidades, a fin de que la obra de la salvación siga extendiéndose por todo el mundo”.
Luego, se remiten al mensaje del Papa Francisco para la Jornada Misionera 2021: “el momento actual de nuestra historia no es fácil”, “La situación de la pandemia ha evidenciado y amplificado el dolor, la soledad, la pobreza y las injusticias”, “ha puesto al descubierto las falsas seguridades sobre las cuales vive una gran parte de la humanidad”, “estos tiempos, más que desanimarnos, nos desafían a proclamar con mayor fuerza y ahínco que el Señor ¡ha resucitado!, y que su resurrección es el fundamento de nuestra esperanza”.
Estas son las razones que han llevado a los Obispos de Costa Rica a convocar la Gran Misión Nacional, y en su mensaje invitan a todos los fieles a participar en ella y a comprometerse, por “renovar nuestra vocación bautismal misionera y mostrar que somos una Iglesia en camino, activa y comprometida con la causa del Reino de Dios, en medio del mundo y de las circunstancias en que cada uno vive y actúa en la Iglesia y en la sociedad.”. La esperanza es que esta experiencia misional sea “un tiempo de gracia, de conversión y renovación pastoral de todos”.