AMERICA/ESTADOS UNIDOS – En la Semana de la Migración, el drama de los refugiados haitianos

 14 total views,  1 views today

Washington – Escenas de ira y desesperación estallaron en el principal aeropuerto de Haití, Puerto Príncipe, ante la llegada de los migrantes haitianos que, después de gastar miles de dólares en viajes turbulentos desde la nación caribeña a Sudamérica, esperaban lo mejor en su vida en los Estados Unidos, fueron enviados a casa, después de ser retenidos en un sórdido campamento fronterizo de Texas, despojados de todo.
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se ha enfrentado a una presión cada vez mayor para detener la política de expulsión. Filippo Grandi, director de la agencia de la ONU para los refugiados, dijo que las expulsiones de Estados Unidos en una situación tan inestable podrían violar el derecho internacional y podrían constituir un acto de retroceso o exponer a las personas que buscan refugio a situaciones que ponen en peligro su vida. También ayer, martes 21 de septiembre, el líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, llamó a Biden, diciendo que “desafía el sentido común” para expulsar a los migrantes a Haití y criticó las tácticas utilizadas por los guardias fronterizos para controlar a la multitud en el campo.
Las escenas difundidas por los medios de comunicación en las que agentes fronterizos estadounidenses son vistos a caballo, intimidando violentamente a los migrantes, han despertado alboroto e indignación en todo el mundo. El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, dijo que estaba consternado por las imágenes del maato, haciéndose eco de críticas cada vez más apremiantes.
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo que la situación es compleja y que Estados Unidos debe “hacer mucho más” para apoyar las necesidades básicas de la población de Haití, en Haiti, que sin duda prefieren quedarse en casa.
La población del campamento alcanzó un máximo de 14.000 durante el fin de semana pasado, según la Agencia de la ONU para los Refugiados. Por temor a las expulsiones, parte de la población que había acampado en el campamento improvisado debajo del puente sobre el río Bravo, desde la ciudad texana de Del Río a Ciudad Acuña, México, se trasladó a un nuevo campamento en el lado mexicano del río.
Desafortunadamente, la tensión también está aumentando más allá de la frontera, porque las autoridades mexicanas han establecido vuelos y autobuses a los estados del sur, luego de comenzar a recoger a los haitianos en los campos de refugiados en Ciudad Acuña, un poco más allá de la frontera con Del Río. El cambio parece tener como objetivo reducir la concentración alrededor de los campos, que es alta. En el nuevo campamento del lado mexicano, que ha crecido considerablemente, los migrantes son atendidos por diversos organismos, entre ellos la Cruz Roja y Médicos Sin Fronteras, así como la Agencia de las Naciones Unidas para el Migrante, y también por los vecinos de Ciudad Acuña, quienes trajeron comida para los refugiados.
Todo esto sucede durante la Semana Nacional de la Migración 2021, organizada por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos . La iniciativa, que prepara la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado el 26 de septiembre, tiene como tema “Hacia un ‘nosotros’ cada vez más amplio, tomado de la encíclica Fratelli Tutti del Papa Francisco. La nota enviada a la Agencia Fides por los obispos estadounidenses subraya el mensaje de la Jornada, que nos llama a asegurar que “ya no pensemos en términos de ‘ellos’ y ‘esos’, sino sólo en ‘nosotros'” y este “nosotros” universal debe hacerse realidad ante todo en la Iglesia, llamada a cultivar la comunión en la diversidad.
La Semana Nacional de la Migración anual tiene como objetivo enfatizar la importancia del tema de la migración para la Iglesia Católica en los Estados Unidos. “La historia de la migración es una historia de compasión, aceptación y unidad”, dijo Mons. Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente de la Comisión Episcopal de Migración.
“Se trata de abrir nuestro corazón a los demás y, en este momento crítico, no debemos ir muy lejos para ver su aplicación práctica o encontrar a quienes necesitan migrar. El Santo Padre nos llama a abrazar y expresar la catolicidad de la Iglesia, su universalidad, “según la voluntad y la gracia del Señor que prometió estar con nosotros siempre, hasta el fin de los tiempos. Los católicos de Estados Unidos deben estar unidos para responder a su llamada y ser particularmente conscientes de ella durante esta semana” .