AMÉRICA/HAITÍ – Los Camilianos ayudan a la población en medio de la tragedia: “Nuestro compromiso continúa sin descanso”

 10 total views,  1 views today

Puerto Príncipe – “La situación en la isla es cada vez más dramática no solo por el terremoto del 14 de agosto y por los desastres provocados por el paso de la tormenta Grace, pero, sobre todo, por el agravamiento de la violencia y el dominio de las bandas armadas que ahora se han apoderado de todo y que, de hecho, gobiernan el país . Quienes dan la voz de alarma son los Camilianos de Haití a través del padre Antonio Menegon, misionero Camiliano desde hace años en la isla.

“No solo en la capital, sino que esta terrible realidad también se está expandiendo en otras ciudades. Los jóvenes se unen a bandas armadas como si fuera empezar en un trabajo cualquiera. El gobierno no existe, las fuerzas policiales ya no pueden controlar la situación, y junto con la violencia seguimos sufriendo el flagelo de los secuestros. En estos días han sido secuestrados 15 misioneros estadounidenses y 2 niños. La corrupción está en todas partes. Las fronteras están cerradas y los haitianos que intentan huir del país al final no encuentran acogida en ninguna parte”, explica el sacerdote que también es presidente de la organización sin ánimo de lucro Madian Orizzonti.

El padre Menegon explica que la situación en las calles es difícil y que “salir de casa es arriesgado incluso para conseguir los bienes más básicos como comida, gasoil o medicinas. La actividad del Foyer Saint Camille continúa, pero con mucho esfuerzo. Los suministros de oxígeno comienzan a agotarse, ahora que la epidemia de coronavirus va en aumento. Las dos carreteras que conectan el país, una en el Norte y otra en el Sur, llevan meses bloqueadas por delincuentes y, por lo tanto, es peligroso viajar y transportar mercancías porque lo normal es que te asalten”.

Entre las muchas emergencias que está experimentando la isla, el padre Menegon todavía es capaz de encontrar algo positivo como la reconstrucción de la primera escuela en Camp Perrin, golpeada por el terremoto, en la que a partir del próximo mes de diciembre cruzarán sus puertas sus primeros alumnos. “Seguiremos construyendo otras escuelas y casas para las familias que se han quedado sin techo”, señaló el Camiliano. Además, continúa el envío de contenedores. “Tres de ellos partieron entre finales de septiembre y los primeros días de octubre. El 29 de octubre saldrá el cuarto contenedor con material sanitario, pañales y comida. Nuestro compromiso continúa sin cesar”, concluye.