AMÉRICA/HAITÍ – Los Misioneros Camilos en primera línea para dar respuestas concretas a una población en descontrol total

 118 total views,  1 views today

Puerto Príncipe – Hace unas horas se ha difundido en la prensa local la noticia de que la policía de Haití ha matado a cuatro “mercenarios” y ha detenido a otros dos, considerados responsables de la emboscada que costó la vida al ex presidente Jovenel Moise . “Desde hace más de dos años, la isla de Haití está en manos de bandas de delincuentes que desestabilizan el país con una ferocidad sin precedentes, bloqueando las carreteras, matando a la gente y, sobre todo, organizando la próspera industria del secuestro, sin mirar a nadie a la cara y sin ninguna piedad”. Así lo escribe a la Agencia Fides el padre Antonio Menengon, misionero camilo, responsable de Midian Orizzonti Onlus, una asociación que trabaja en Italia y en las misiones camilianas en el extranjero, sobre este nuevo y atroz episodio de violencia.
“A pesar de esta gravísima situación – continúa el p. Antonio – los camilos presentes en Haití continúan su incansable labor para hacer funcionar el hospital Foyer Saint Camille y el centro de discapacitados Foyer Saint Camille, la escuela, las obras para la construcción de viviendas y la campaña de alimentos que ayuda a miles de familias a sobrevivir a esta tremenda situación”.
El sacerdote confirma que trabajar en un contexto de violencia cotidiana se hace cada vez más difícil y subraya lo importante que es estar ahí y dar una respuesta concreta a los enfermos, a los discapacitados, a los que no tienen trabajo, sin vivienda y sin comida.
“Queremos estar cerca de esta población agotada por la violencia y el hambre, tan trágicamente presente que la pandemia de COVID-19 queda eclipsada -dice el camilo-. Nuestros Misioneros están en primera línea para dar respuestas concretas a una población ahora en descontrol total y completa desesperación y piden nuestra ayuda en la oración y la solidaridad para poder seguir, a pesar de todo, dando vida y respondiendo cada vez con mayor compromiso a la desesperación de tantas personas, dándoles una migaja de esperanza”.
En esta época de violencia, en la que ha aumentado el número de niños enfermos, heridos y discapacitados, el Hospital Foyer Saint Camille mantiene su compromiso. “A estas alturas”, explica el padre Antonio, “ya no se puede hablar de pobreza, sino de una miseria espantosa. Desde hace varios años, hemos incrementado la ayuda alimentaria a miles de familias que han experimentado y siguen experimentando no sólo la virulencia de Covid-19, sino también la multiplicación excesiva del virus del hambre. Muchos no pueden ni siquiera permitirse una choza de chapa, cartón y barro; se ven obligados a alquilar un colchón para dormir por la noche y tener una choza se ha convertido en un mero espejismo. Para responder a esta nueva emergencia hemos reanudado la construcción de pequeñas casas para ayudar al menos a las familias numerosas y darles cobijo. Sólo en los últimos tres meses ya hemos construido 21 y seguiremos haciéndolo porque dar un techo y estabilidad a padres con 5 o 6 hijos es aportar seguridad, higiene y salud y sobre todo prevenir la inadaptación social y las enfermedades”.