AMERICA/MÉXICO – Los obispos multiplican sus esfuerzos para acoger a los migrantes, pero la situación está colapsando

Coahuila – Los obispos de la parte noreste de México se unen para recibir a las caravanas de los migrantes que intentan ingresar a los Estados Unidos por la frontera mexicana. Mons. Alonso Garza Treviño, Obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Coahuila, declaró que pretende abrir otra Casa del Migrante en esa ciudad para tratar de tener más posibilidades de recepción. Una iniciativa similar también fue tomada por el Arzobispo de Monterrey, Monseñor Rogelio Cabrera López, por el Obispo auxiliar de Monterrey, Mons. Heriberto Cavazos Pérez, así como por el Obispo de Saltillo, Mons. Raúl Vera López, O.P. Durante mucho tiempo, estas diócesis han estado trabajando para acoger y apoyar a los migrantes, y ahora, con las caravanas humanitarias, continúan con un compromiso aún mayor, ya que se ha convertido en un problema internacional.
Mons. Alonso Garza Treviño, dijo que si bien los centros eclesiales están ocupados para seguir algunos casos, el proceso es lento por parte de las autoridades migratorias. La realidad geográfica del área también involucra aspectos dramáticos, porque en Piedras Negras muchos inmigrantes murieron ahogados cuando intentaban cruzar el Río Bravo. El arzobispo Rogelio Cabrera López explicó que ahora el tema de la migración es un fenómeno global, que debería interesar a todos, y el Papa Francisco continuamente solicita un mayor compromiso y atención a los migrantes.
Muchos migrantes llegan a Monterrey y es necesario que reciban atención, ya que es un derecho humanitario, señaló Mons. Heriberto Cavazos Pérez. Mientras que Mons. Raúl Vera López recordó que desde su llegada a la diócesis de Saltillo, ha tratado de acoger a grupos de migrantes con la apertura de la Casa del Migrante, con el apoyo del Padre Pedro Pantoja.
De los datos recopilados por una fuente local de Fides nos enteramos de que la situación en México está en el límite con respecto a la logística y la asistencia, es decir, no hay más lugares donde pasar la noche, dónde comer, etc. A esto se debe agregar la política de los Estados Unidos de devolver a México a todos aquellos que no tienen permiso para ingresar al territorio de los Estados Unidos, que ya hayan sido detenidos por guardias de fronteras o que hayan solicitado permiso para ingresar a los Estados Unidos.
El problema se ha profundizado en las últimas semanas porque se corrió la voz de que aquellos que tenían un hijo con ellos obtendrían más fácilmente permiso para ingresar a los Estados Unidos. Así que un gran número de personas de Honduras, El Salvador y Guatemala se dirigieron a la frontera con muchos niños a cuestas. Lamentablemente la noticia fue falsa.
“Estamos en un momento muy extraño, porque el gobierno de Washington dice que no tiene la capacidad física para detener a las personas que están buscando asilo y ha pedido a México que las retenga”, dijo a la prensa mexicana Jaime Barrón, un abogado de migrantes que trabaja en Dallas, Texas. “Este es un acuerdo muy extraño y una forma, en mi opinión, cuestionable, de obligar a las personas a rendirse y no a pedir asilo”, agregó. “Hay mucho temor de permanecer en México durante meses, tal vez años, esperando que un juez de inmigración considere el caso y las autoridades respondan si conceden o no asilo. Mientras tanto, esas personas permanecen en México sin tener dónde quedarse y dónde comer” advierte Barrón.

da: www.fides.org
I contenuti del sito sono pubblicati con Licenza Creative Commons Attribuzione 4.0 Internazionale