AMÉRICA/PARAGUAY – Elecciones municipales: la violencia y la corrupción deben interpelarnos “no sólo como votantes sino como sociedad en general”

 11 total views,  3 views today

Asunción – El domingo 10 de octubre, Paraguay celebrará elecciones municipales, en las que los ciudadanos están llamados a renovar los 261 gobiernos municipales del país. Según datos del Tribunal Superior de Justicia Electoral , hay 4.644.563 personas con derecho a voto, de las cuales 1.450.000 son jóvenes de entre 18 y 29 años. Son precisamente los jóvenes, que constituyen una gran parte de la población paraguaya, los más desencantados con la política. Por ello, el comunicado de la Conferencia Episcopal de Paraguay los menciona de forma particular pidiendo a Dios “tocar el corazón de los jóvenes para que tomen con seriedad y responsabilidad este histórico momento y optar por los mejores”. Ya en su mensaje de 2015, los obispos habían afirmado: “La ciudadanía organizada, con actitudes generosas y altruistas como la de los jóvenes, puede promover la transformación de nuestras instituciones políticas, sociales y económicas para lograr el bien común de la sociedad, favoreciendo sobre todo a los más vulnerables”.
En vista de las elecciones del 10 de octubre, la nota de la Conferencia Episcopal, enviada a la Agencia Fides, subraya la gran posibilidad democrática de depositar el voto “de manera consciente, libre y responsable”, y exhorta a los ciudadanos a acudir a las urnas “para ejercer su derecho cívico, y con ello, elegir a los más aptos, honestos y transparentes que dirigirán los diversos municipios y concejalías durante los próximos cinco años”.
Al perfilar al candidato, la nota insta a la población a delegar la administración de su territorio en personas que tengan “una conducta intachable y sea coherente política y personalmente” “El candidato o la candidata no deben engañarnos con prebendas o demagogias” prosigue el texto, recordando que “como electores tenemos la gran responsabilidad de elegir a las personas que ocuparán los cargos políticos, y al mismo tiempo, tenemos la obligación moral de rechazar a aquellos involucrados en hechos de corrupción, crimen organizado y ‘narcopolítica’”.
Todo el mundo ha sido invitado a votar sin ningún tipo de condicionamiento o presión, demostrando la madurez y la responsabilidad que conlleva nuestro compromiso social.
Lamentablemente, el escenario sociopolítico en el que se celebran las elecciones está marcado por un alto nivel de violencia y actos de corrupción, alimentados por el crimen organizado y el narcotráfico , pero todo esto debe interpelarnos, , exhortan los obispos, “no solo como electores, sino como sociedad en general”. “Nos duele ver a líderes políticos y candidatos involucrados en atentados contra la vida – señalan -. La vida es un don de Dios, y como tal, debemos respetarla… Una vez más, somos testigos de los graves hechos de corrupción y la necesidad de transparentar la cosa pública. Lamentamos que este mal endémico siga siendo la “gangrena” y “polilla” de nuestro pueblo”.
.La nota concluye invocando la bendición de Dios y la protección de la Virgen Maria.