AMÉRICA/PERÚ – Los obispos por el Bicentenario: defender las instituciones democráticas, construir la paz y el desarrollo humano integral, rechazar toda forma de violencia

 563 total views,  1 views today

Lima – Perú celebra el Bicentenario de su independencia los días 28 y 29 de julio. Un despliegue masivo de policías en todo el país, especialmente en los lugares que acogerán los actos oficiales, garantizará la paz y la seguridad. Con este motivo, el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, arzobispo de Trujillo, ha grabado un mensaje en vídeo titulado “Unidos todos por el Perú” en el que inviata a compartir “la alegría de ser herederos de una gran historia y al mismo tiempo, algunos desafíos urgentes que se presentan en el momento actual”.
El arzobispo exhorta en primer lugar a “defender con firmeza la institucionalidad democrática de nuestro querido Perú, para construir la paz y el desarrollo humano integral, rechazando toda forma de violencia, venga de donde venga”. El pasado que ha ensangrentado el país, ha dejado muchas heridas que aún no han cicatrizado, por esto invita a comprometerse con la reconciliación y la amistad social entre todos, siguiendo el llamamiento del Papa Francisco en su carta encíclica Fratelli Tutti.
“Renovemos nuestra opción por la vida y el respeto de la dignidad de las personas, especialmente de los más pobres y vulnerables, considerando con prioridad la atención y la reparación a las familias enteras que siguen sufriendo los efectos de la pandemia” exhorta monseñor Cabrejos Vidarte, que espera que se consoliden los programas de vacunación y atención a la salud a través de un trabajo colectivo basado en la fraternidad y la solidaridad.
“Construyamos y no destruyamos nuestro querido país, al conmemorar el bicentenario de nuestra Independencia busquemos un nuevo comienzo que incluya a todos/as, para que nadie quede afuera” continua el arzobispo, que invita a reafirmar el compromiso con la unidad a través de un diálogo sincero, creando puentes de comunión y solidaridad para superar las diferencias y la polarización que aumentan las distancias.
La Iglesia peruana, presente en el nacimiento de la República, reafirma su voluntad de seguir trabajando fraternalmente, con escucha activa, con todos los sectores sociales, respetando siempre la dignidad y los derechos de cada persona, especialmente de la mujer y los niños.
Por último, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte nos invita a cuidar la creación, la Amazonía, la biodiversidad y la riqueza lingüística de los pueblos originarios, “con esmero y responsabilidad, pensando siempre en las actuales y nuevas generaciones”.