AMÉRICA/PERÚ – Se abre la causa de beatificación del P. Luigi Bolla, misionero entre los pueblos indígenas de Ecuador y Perú.

 25 total views,  1 views today

Lima – El lunes 27 de septiembre se ha abierto en la Archidiócesis de Lima el proceso diocesano de la causa de beatificación y canonización del padre Luigi Bolla , misionero salesiano entre los pueblos indígenas de Ecuador y Perú. Las autoridades eclesiásticas de la Archidiócesis de Lima, encabezadas por el Arzobispo Carlos Gustavo Castillo, y la Congregación Salesiana SDB han estado presentes, con un número reducido de participantes debido a las limitaciones relacionadas con la pandemia.
El Arzobispo de Lima, que ha presidido la ceremonia, ha presentado la figura del Siervo de Dios con estas palabras: “El padre Bolla supo entender la armonía entre el Evangelio y lo que el pueblo Achuar poseía. Supo entrar en lo más profundo de la lengua y del corazón del pueblo… supo mediar y educar al pueblo en el amor y el perdón. Gracias al P. Bolla, la violencia entre pueblos hermanos se ha evitado en muchas ocasiones”. Por la tarde, Mons. Martín Quijano, SDB, obispo de Pucallpa, ha presidido la Santa Misa junto a Mons. Jesús María Aristín, obispo de Yurimaguas, subrayando que este gran misionero “supo conducir a su pueblo por caminos de amor y perdón”. Además ha recordado que el nombre con el que su pueblo le llamaba, Yánkuam’ Jintia, le fue dado precisamente porque el P. Bolla era la verdadera estrella que iluminaba el camino de este pueblo.
En 1953 Louis Bolla llegó a Ecuador, donde se ordenó sacerdote en 1959. Inició la presencia salesiana en la Amazonía ecuatoriana, entre la etnia Achuar. Tomó el nombre indígena de “Yánkuam’ Jintia”, que significa “Estrella brillante del camino”. Aprendió la lengua, las costumbres y los trajes, y fue el primero en vivir entre los Achuar, compartiendo con ellos su vida y el Evangelio. Consiguió poner fin a las guerras entre tribus y familias, ofreciendo ayuda a las nuevas generaciones a través de la educación, según el carisma salesiano. Como la mayoría de los Achuar estaban en Perú, en febrero de 1984 se trasladó a trabajar al Vicariato Apostólico de Yurimaguas, donde continuó su labor, afrontando peligros y obstáculos de todo tipo, para anunciar el Evangelio a todos los Achuar, a los que consideraba sus hijos.