ASIA/BANGLADESH – Nuevas vocaciones entre los Hermanos de la Santa Cruz

 15 total views,  1 views today

Dhaka – “Cuando entré en la casa de formación para convertirme en religioso, sentí que había llegado al lugar adecuado en el momento adecuado. Aquí puedo ser testigo de Jesucristo como hermano poniendo mis talentos al servicio de los demás. En esta vida consagrada he descubierto la felicidad plena”, comenta el hermano Immanuel Raphael Gomes, que ha entrado en la Congregación de los Hermanos de la Santa Cruz en Sagardi, cerca de Barisal. Con él, otros 14 jóvenes han realizado sus primeros votos. Entre ellos, seis son hermanos religiosos y nueve tienen la intención de seguir estudios hacia el sacerdocio. El hermano Immanuel Raphael, de 22 años, comparte con la Agencia Fides su testimonio de cómo descubrió su vocación: “Mi padre era cocinero en la casa de los Hermanos de la Santa Cruz. Estudié en su escuela. Su vida santa, su estilo de enseñanza me atraían mucho. Mis padres y hermanos también me animaron. Así es como finalmente serviré el resto de mi vida para predicar la Buena Nueva de Dios”.
El hermano Immanuel es de la parroquia de Diang, en la archidiócesis de Chattogram, y es el primer religioso de su parroquia. La parroquia tiene dos hermanas y actualmente no tiene un sacerdote residente. La congregación de Bangladesh gestiona dos centros de rehabilitación para drogadictos, e Immanuel está dispuesto a servir en uno de los centros que ayudan a los jóvenes a salir de las drogas.
Entre los 15, el hermano Abraham Dopho, un tribal Garo de la parroquia de Pirgacha de la diócesis de Mymensingh, dice a Fides que se sintió atraído por la vida religiosa al observar la vida de otros Hermanos de la Santa Cruz. “Cuando era estudiante, conocí a algunos Hermanos de la Santa Cruz. Me llamó la atención su labor pastoral, su trabajo bueno y amable, su estilo de vida santo. Hoy, como hermano, puedo trabajar para Jesucristo”. “Estamos llamados a ser educadores de la fe y a dar testimonio de la opción por los pobres. Jesucristo enseñó y predicó. Escucharé a los necesitados e intentaré mostrarles la compasión de Cristo. Jesús utilizará mis talentos para su obra. Dependo totalmente de Jesucristo en mi vida”, continua explicando el joven hermano Abraham Dopho, de 21 años, que en el futuro trabajará como profesor en una escuela. Sus padres le prohibieron al principio unirse a la vida religiosa. “Mi padre no sabía mucho de los Hermanos, pero cuando los conoció me animó y ahora está orgulloso de mí”.
El Director de Formación de los Hermanos de la Santa Cruz en el país, el Hermano Tapon Lawrence Serao, comenta a la Agencia Fides que la congregación tiene un florecimiento de vocaciones a la vida religiosa en Bangladesh. “Tenemos 66 aspirantes en diferentes casas de formación. Cada año acogemos una media de cinco religiosos. Trabajamos en el campo de la educación, en centros de tratamiento y rehabilitación de la drogadicción, a nivel pastoral estamos presentes en las parroquias y en varias Comisiones Episcopales. Con nuestro estilo de vida y nuestros valores cristianos predicamos y damos testimonio del mensaje de Dios en este país, que es musulmán en un 90%”, afirma.
La Congregación ahora está arraigada en Bangladesh: 119 Hermanos de la Santa Cruz están comprometidos en ocho diócesis, y algunos hermanos de Bangladesh han sido enviados a Canadá como misioneros. Los religiosos dirigen dos centros de rehabilitación y tratamiento para drogadictos, y 28 escuelas y colegios. El instituto religioso, que también ha fundado una universidad católica, pretende crear secciones de las facultades universitarias en zonas remotas, o para que los jóvenes necesitados puedan seguir fácilmente sus enseñanzas. El Hermano Tapon Lawrence Serao explica: “Hemos ampliado nuestro ministerio de educación a zonas remotas. Nos ocupamos de instituciones educativas a las que asisten 27.350 estudiantes. Tenemos 485 alumnos en nuestro internado”.
El Notre Dame College de Dhaka, fundado en 1949, es el principal colegio e institución de enseñanza secundaria superior del país. La excelencia de la educación del colegio hizo que el gobierno y la Iglesia de Bangladesh presentaran una solicitud a la congregación para establecer una universidad y así el Notre Dame College celebró sus primeras clases el 7 de diciembre de 2014. Los Hermanos son conocidos por la calidad de sus instituciones educativas y muchos profesionales, figuras públicas y parlamentarios son antiguos alumnos de sus escuelas.
En 1851, fue la Congregación de “Propaganda Fide” la que pidió al beato Basile Moreau, sacerdote francés y fundador de la Congregación de la Santa Cruz, si la congregación podía asumir la responsabilidad de la misión de la Iglesia en Bengala Oriental. Moreau estuvo de acuerdo. Desde entonces, los hermanos tienen una larga historia de servicio pastoral, defendiendo la dignidad y los derechos de los pobres. En Bangladesh, la obra del Siervo de Dios, el hermano Flavian Laplante CSC, encarna el compromiso de la congregación: organizó a los pescadores de la zona costera cerca de Chittagong en cooperativas y construyó un orfanato y escuelas para ellos.
Agencia Fides, 29/10/2021)