ASIA/CHINA – Nuevos sacerdotes en varias diócesis de China, aumentan la esperanza de la Iglesia

 11 total views,  1 views today

Pekín – En otoño, estación en que se realiza la cosecha de los frutos de la tierra, también la comunidad católica china ha recogido abundantes frutos espirituales de vocaciones, especialmente de sacerdotes, que enriquecen a los trabajadores de la viña del Señor. Aunque las medidas sanitarias contra el Covid han obligado a restringir el número de participantes en las celebraciones y fiestas de todas las comunidades, la alegría y la esperanza de la Iglesia por estos acontecimientos no ha disminuido en absoluto. Queremos destacar algunos de ellos, según la información recogida por la Agencia Fides.
Monseñor Paul Pei Junmin, ordinario de la diócesis de Liaoning , ordenó sacerdote a Paul Li Hongdong en la fiesta de los santos Simón y Judas, el 28 de octubre, en la catedral dedicada al Sagrado Corazón. El obispo animó al nuevo sacerdote a “bajar del altar para ponerse en camino hacia la misión, hacia el pueblo de Dios, para anunciar el Evangelio”. Compartiendo su propia experiencia vocacional con los presentes, el nuevo sacerdote instó a sus compañeros, y no sólo a ellos, “a no tener miedo de elegir y seguir a Jesús… ¡Moveos ahora! Porque el Señor ya nos ha allanado el camino”. Al final de la ordenación, Mons. Paul Pei Junmin, con gran humildad, pidió al P. Paul Li que le bendijera a él y a todos sus hermanos sacerdotes.
En la fiesta de la patrona de las misiones, Santa Teresa del Niño Jesús, Mons. Joseph Shen Bin, obispo de la diócesis de Haimen, provincia de Jiangsu, ordenó un nuevo sacerdote para la diócesis: don Joseph Liu Xingfeng. El nuevo sacerdote proviene de una familia devota con cuatro hermanos y hermanas de las cueles dos son religiosas. Tras la ordenación pidió a todos que rezaran por él, para que sea un sacerdote idóneo y digno elegido por el Señor.
La diócesis de Wanxian y la provincia de Yunnan también han recibido nueva linfa para la viña del Señor. En la comunidad de Yunnan, en particular, se ordenaron dos sacerdotes de la etnia jingpo, un grupo étnico que vive en el oeste de la China continental.