ASIA/IRAK – “Unidos en Cristo”. El patriarca caldeo Louis Raphael Sako visita a Mar Awa III, nuevo patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente

 11 total views,  1 views today

Erbil – La condición de las comunidades cristianas autóctonas en la delicada fase histórica que atraviesa Irak y el futuro que les espera en las tierras de sus raíces milenarias han sido el centro de la visita que ha realizado el jueves 21 de octubre el Patriarca caldeo Louis Raphael Sako a Mar Awa III, recién elegido Patriarca de la Iglesia asiria de Oriente. El cardenal Sako, al frente de una pequeña delegación caldea, ha sido recibido por el patriarca Mar Awa en su residencia de Ankawa, un suburbio predominantemente cristiano de la ciudad de Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí. Además de expresar su felicitación por el nombramiento patriarcal, el Patriarca caldeo ha deseado a su homólogo asirio que sirva con dedicación y alegría a la antigua Iglesia asiria de Oriente, trabajando también en favor de la unidad de los bautizados. El cardenal iraquí -informan fuentes oficiales del Patriarcado caldeo- ha llevado a Mar Awa un anillo y algunos libros litúrgicos como regalo.
Mar Awa, al siglo David Royel, ha sido elegido como 122º Patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente el pasado 8 de septiembre, sucediendo al Patriarca Mar Gewargis III, que ya en febrero de 2020 había anunciado su renuncia al cargo patriarcal por motivos de salud. En la primera carta de felicitación que el cardenal Sako había enviado el 9 de septiembre a Mar Awa desde Budapest -ciudad en la que participaba en el 52º Congreso Eucarístico Internacional- el patriarca Sako había expresado la plena disposición de la Iglesia caldea “a cooperar con usted” en el servicio común a los bautizados y a todos los ciudadanos iraquíes.
El nuevo patriarca asirio Mar Awa, como ya informó la Agencia Fides , procede de los Estados Unidos y estudió en academias católicas, entre ellas el Pontificio Instituto Oriental. Antes de ser elegido Patriarca, fue Obispo de la Diócesis Asiria de California y Secretario del Santo Sínodo.
Nacido hace 46 años en Chicago y, por tanto, hijo de la diáspora asiria en EE.UU., David Royel fue ordenado diácono a los 17 años, y se licenció en teología sagrada en la Universidad Loyola de Chicago y en la Universidad of Saint Mary of the Lake, también conocida como Mundelein Seminary, la histórica institución responsable de la formación teológica y espiritual de los sacerdotes católicos de la archidiócesis de Chicago. Posteriormente obtuvo la licencia en Sagrada Teología y el doctorado en el Pontificio Instituto Oriental de Roma. Fue ordenado obispo por el entonces Patriarca Mar Dinkha IV en 2008, tomando el nombre de Awa y convirtiéndose en el primer obispo asirio nacido en Estados Unidos.
La antigua Iglesia de Oriente nunca ha tenido conflictos dogmáticos directos con el Obispo de Roma. El diálogo teológico oficial entre la Iglesia católica y la Iglesia asiria de Oriente se inició en 1984 y desembocó en la declaración cristológica conjunta de 1994, que confesaba la fe compartida en Cristo entre católicos y asirios. Ahora, este diálogo teológico fraterno continúa sobre el tema de los sacramentos y la vida sacramental de la Iglesia. Ya desde 2001, la Iglesia Asiria de Oriente ha autorizado experiencias de hospitalidad eucarística con la Iglesia Caldea, en situaciones pastorales que lo requieran. Un futuro documento conjunto entre la Iglesia católica y la Iglesia asiria de Oriente podría certificar oficialmente el reconocimiento mutuo de la validez de los sacramentos celebrados y administrados en las dos Iglesias.
La teología y la espiritualidad de la Iglesia asiria y de la Iglesia caldea hacen hincapié en la naturaleza humana de Cristo. Esta perspectiva espiritual no puede ser mayormente valorada como un camino fructífero para el anuncio cristiano en el tiempo presente.
En septiembre de 2013, Louis Raphael Sako, que se había convertido en Patriarca de la Iglesia caldea unos meses antes, dirigió una invitación oficial al entonces Patriarca asirio Mar Dinkha IV para iniciar un camino de diálogo juntos para restablecer la plena comunión eclesial entre la comunidad cristiana caldea -unida al Obispo de Roma- y la comunidad asiria. “Aprovecho esta oportunidad”, escribió entonces el Patriarca caldeo al Patriarca asirio, “para expresar el deseo de la Iglesia caldea de que se active el diálogo por la unidad, que es el deseo de Jesús. El inicio de este diálogo es urgente hoy, ante las grandes emergencias que amenazan nuestra supervivencia. Sin unidad, no hay futuro para nosotros. La unidad puede ayudar a salvaguardar nuestra presencia” . Esta buena intención no ha tenido, de hecho, ningún desarrollo, a pesar de que a principios de octubre de 2013 el Patriarca Mar Dinkha había respondido positivamente al llamamiento del Patriarca caldeo, sugiriendo la creación de un “Comité Mixto” como medio de abordar conjuntamente las urgencias compartidas por las dos Iglesias hermanas, que comparten el mismo patrimonio litúrgico, teológico y espiritual.