ASIA/IRAQ – El patriarca caldeo Sako: el futuro de los cristianos en Oriente Medio depende de ellos en primer lugar

 7 total views,  1 views today

Bagdad – La presencia de las comunidades cristianas en Oriente Medio y su supervivencia en las tierras de la primera predicación apostólica ponen en tela de juicio “en primer lugar” las responsabilidades de los propios cristianos de Oriente Medio, que también están llamados a “admitir sus errores” y a liberarse de una persistente “mentalidad sectaria” para construir junto a sus conciudadanos instituciones civiles adecuadas para garantizar la convivencia entre diferentes. Así es como el patriarca caldeo Louis Raphael Sako ve el presente y el futuro de los cristianos de Oriente Medio, una cuestión delicada y controvertida que está en el centro de una larga y articulada reflexión difundida por el cardenal iraquí a través de las herramientas de comunicación oficiales del patriarcado caldeo.

El punto de inspiración de las nuevas reflexiones patriarcales está marcado por las próximas elecciones políticas en Irak, previstas para el 12 de octubre. “Una cita considerada crucial por muchos analistas – subraya el patriarca Sako – y que una vez más plantea la pregunta: ¿hay un futuro para los cristianos de Irak y de la región?”. Las consideraciones del Patriarca sobre la condición de los cristianos en Oriente Medio expresan una perspectiva diferente, alejada de las actitudes victimizadas dominantes en las “narrativas mediáticas” sobre las comunidades cristianas de Oriente Medio que hacen furor sobre todo en Occidente. Muchos de los puntos de reflexión ofrecidos por el cardenal iraquí parecen estar en plena sintonía con las peticiones contenidas en el documento «Elegimos la vida» sobre la condición y las perspectivas de futuro de la presencia cristiana en Oriente Medio, editado por el equipo ecuménico de teólogos y estudiosos Nakhtar al Hayat . El Patriarca Sako también invita a los cristianos de Oriente Medio a liberarse de un cierto “complejo de minoría” que lleva a algunos a esperar que las soluciones a los problemas provengan de entidades políticas y geopolíticas externas, o incluso de las propias instituciones eclesiales. El patriarca exhorta a distanciarse de los bautizados que delegan en las instituciones civiles o en los organismos eclesiásticos la tarea de liberarlos de las dificultades y aprensiones que marcan su vida cotidiana.
En una breve recapitulación histórica, el patriarca caldeo no oculta la violencia y otros factores de angustia que desde 2003, tras el derrocamiento del régimen de Saddam Hussein, han llevado a “más de un millón de cristianos iraquíes a emigrar”. La reflexión del cardenal iraquí recuerda la difusión de las corrientes islamistas extremistas y de una “cultura sectaria” generalizada. Al mismo tiempo, el patriarca caldeo también invita a reconocer las responsabilidades y los errores cometidos por los cristianos, incluidos los de carácter sociopolítico. “Después de la caída del régimen – recuerda el cardenal iraquí -, algunos cristianos formaron partidos políticos nacionales, y esto fue un comienzo alentador”. Pero sucesivamente los grupos y representantes políticos cristianos “no han unido sus fuerzas en una acción compartida, con una visión única y un plan de acción preciso”, y muchos se han replegado para proteger “intereses personales”. Ahora, ante una situación en la que se multiplican los signos preocupantes, conviene que los cristianos sean los primeros en abandonar las formas de sectarismo que les llevan a dividirse entre sí, y traten de abrazarse “como un grupo unido en sus discursos y toma de posiciones”, dispuestos a colaborar con sus conciudadanos de fe islámica para construir juntos instituciones civiles basadas en el principio de ciudadanía y justicia.

En su intervención, el cardenal Sako además, ha vuelto a recordar las reflexiones recientemente propuestas por el arzobispo Michel Sabbah, patriarca emérito de Jerusalén de los latinos, publicadas por la Agencia Fides . Los interrogantes y también las incertidumbres que se ciernen sobre el futuro de los cristianos en Oriente Medio – había subrayado el Patriarca Sabbah comentando también él el documento publicado por el grupo Nakhtar al Hayat “no son una cuestión de números, aunque los números sean importantes, sino que son una cuestión de fe”.