ASIA/JORDANIA – Llamamiento internacional islámico-cristiano para la protección de las comunidades de oración y los Santos Lugares

 9 total views,  1 views today

Amman – Los sangrientos ataques a los lugares de culto que acogen a las comunidades de fe reunidas en oración o mientras participan en actos rituales representan “el colmo” de las atrocidades y la violencia que se justifica esgrimiendo argumentos “religiosos”. Frente a la perpetuación de tales fenómenos, es necesario fomentar la creación de una “red” mundial interreligiosa e intercultural que trabaje para proteger los lugares de culto y a todos los creyentes que los frecuentan, como contribución al desarrollo de una “civilización humana común” alimentada por el reconocimiento y la puesta en común de los “valores humanos comunes”. Esta es la necesidad urgente relanzada por el ‘Llamamiento Internacional para la Protección de los Santos Lugares’ de toda violencia y abusos que afectan a las distintas comunidades de oración y culto. La iniciativa está promovida por el príncipe jordano Hassan Bin Talal , que preside el Foro del Pensamiento Árabe y también el Consejo del Real Instituto de Estudios Religiosos. Más de 40 simpatizantes musulmanes y cristianos se han unido al llamamiento, entre ellos altos representantes de comunidades de Oriente Medio y representantes de instituciones académicas, teológicas y culturales de distintos países.
El texto del llamamiento presenta contenidos originales, al tiempo que se mueve en el horizonte ya trazado en el Documento sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común, firmado el 4 de febrero de 2019 en Abu Dhabi por el Papa Francisco y el jeque suní Ahmed al Tayyeb, Gran Imán de al Azhar. En particular, el nuevo llamamiento insiste en la necesidad de fomentar entre las diferentes identidades confesionales y culturales un diálogo que valore la razón humana y el compartir valores comunes. Los atentados perpetrados contra los lugares de culto están relacionados con los sucesos que en los últimos tiempos han visto también como se atacan lugares de valor cultural, bibliotecas y “otros centros representativos de la civilización árabe islámica”, de forma similar a lo que ocurrió con la inmensa Biblioteca Bayt al Hikma de Bagdad, destruida por los mongoles en 1258.
Los lugares de culto son lugares simbólicos “de nuestra humanidad, nuestra historia y las tradiciones compartidas por los pueblos de todo el mundo”. Y “sin la historia no podemos sostener el futuro. La historia y su patrimonio no son más que un pilar del presente que intentamos construir”. “En nuestros tiempos – señala el llamamiento promovido por el Príncipe Bin Talal -, siguen aumentando la incitación al odio y las oposiciones que justifican el derramamiento de sangre, acompañadas del uso del abuso de las religiones y creencias como pretexto para la violencia, la exclusión y la discriminación”. Los sitios históricos y arqueológicos y el patrimonio arquitectónico, incluidos los museos, las bibliotecas y los manuscritos, también están en el punto de mira, con la clara intención de “borrar la memoria que preserva a las civilizaciones de los pueblos y a sus valores fundamentales de la extinción”.
Este temor y la eliminación de la memoria histórica de los pueblos, según el llamamiento, puede responderse reconociendo y promoviendo “el concepto de valores humanos comunes”, y experimentando que “en contra de lo que algunos podrían pensar, el concepto de ‘valores humanos comunes’, en su sentido más profundo, no socava las especificidades inherentes a las diferentes creencias religiosas”, ni “entra en conflicto con las identidades culturales o nacionales”.
La lista de líderes musulmanes y cristianos que han firmado el llamamiento del príncipe Hassan bin Talal incluye, entre otros, al profesor Ali Muhyiddin Al-Qura Daghi, secretario general de la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes ; el profesor turco Arshad Hormuzlu; el profesor saudí Khalil al Khalil; el doctor Ahmed al Khamlichi, director de la fundación marroquí Dar Al-Hadith al Hassaniya; La académica libanesa Nayla Tabbara, cofundadora de la Fundación Adyan; el imán Yahya Pallavicini, presidente de la Federación de Organizaciones Islámicas Italianas; el Dr. Martino Díez, director de la Fundación Internacional Oasis; Atallah Hanna, arzobispo greco-ortodoxo de Sebastia; el obispo emérito Salim Sayegh, antiguo vicario del Patriarcado Latino de Jerusalén para Jordania; el sacerdote jordano Rifat Bader, director del Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación.