ASIA/KAZAJISTÁN – Se abre el proceso de beatificación de Gertrude Detzel, misionera en el Gulag

 25 total views,  1 views today

Karaganda – La Iglesia católica en Kazajstán ha abierto oficialmente la fase diocesana del proceso de beatificación de Gertrude Detzel, una católica laica, que “a través de su ferviente fe y ejemplo de vida, ha influido en el desarrollo de las vocaciones sacerdotales y monásticas”. Así lo indicó a la Agencia Fides monseñor Adelio Dell’Oro, obispo de la diócesis de Karaganda, ciudad donde residió la sierva de Dios hasta su muerte en 1971.

Desde pequeña, Gertrude Detzel quiso consagrarse a Dios, hacerse monja y ofrecer su existencia para el anuncio del Evangelio, pero se encontró con el muro de la realidad de la Unión Soviética. “Sin embargo, se convirtió en una sierva de Dios en el mundo, anunció la Buena Nueva e instruyó a la gente con su palabra y la oración, pero, sobre todo, con el ejemplo de una vida santa, que era especialmente preciosa y necesaria en ausencia de sacerdotes e iglesias abiertas”, explica el obispo.

En 1941, con el inicio de la guerra, Gertrude Detzel fue deportada a la ciudad de Pakhta Aral en el sur de Kazajstán, donde recogió algodón y continuó su ministerio de oración y evangelización, llevando a la gente a Dios en silencio. Fue sometida a numerosos traslados y sentencias a trabajos forzados. En 1956 le permitieron salir del último campo donde había sido deportada y trasladarse a Karaganda, donde se dedicó totalmente a servir a los numerosos creyentes de la zona.

“Esta mujer valiente no solo logró preservar su fe en la difícil situación de la represión estalinista, sino que también predicó sin temor a Jesucristo a los prisioneros del Gulag”, se lee en la breve biografía escrita por el postulador, el padre Ruslan Rakhimbernov. Con el inicio de la fase diocesana del proceso se creó una comisión especial que recogerá todos los testimonios sobre la vida de Detzel. Una vez concluida la fase diocesana del proceso, si el resultado de la investigación se considera positivo, la documentación se enviará a la Santa Sede, a la Congregación para las Causas de los Santos, que se encargará de la segunda fase.