ASIA/KAZAJSTÁN – Una “revolución lingüística” para la evangelización

 46 total views,  1 views today

Astana – Entre los desafíos futuros de la evangelización en Kazajstán está la necesidad de dar gradualmente menos espacio al ruso en favor de la lengua kazaja. El P. Leopold Kropfreiter SJM, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Kazajistán lo explica a la Agencia Fides. “En el pasado -explica- muchas comunidades rezaban en polaco debido a la fuerte presencia de deportados de esta nacionalidad. En un momento dado, se comprendió que era necesario rezar también en ruso. Hoy en día, es necesaria una nueva revolución lingüística para la Iglesia en Kazajistán: las personas de origen ruso y polaco son cada vez menos, y si queremos hablar a los jóvenes, tendremos que hacerlo en kazajo”.
El P. Leopold Kropfreiter SJM, interviniendo en el reciente seminario “La misión de evangelización en Asia Central en tiempos de Evangelii Gaudium. Contexto, dificultades, perspectivas”, ha recordado: “Cuando me nombraron director de las Obras Misionales Pontificias de Kazajistán en 2016, no estaba seguro de cuál sería mi función: pensaba que sería recaudar fondos para la misión. Sin embargo, no tardé en darme cuenta de que no se trataba sólo de eso, sino que tenía que trabajar en la reactivación del espíritu misionero: Intento hacerlo todos los días, visitando iglesias y comunidades parroquiales, traduciendo y distribuyendo el mensaje del Evangelio y activando diversos proyectos, que representan un importante espacio de encuentro con quienes aún no conocen la Iglesia. Uno de ellos, por ejemplo, ve involucrados a los jóvenes y está destinado a apoyar a sus coetáneos en dificultades”.
El Director ilustra el trabajo de las OMP en apoyo de la misión en Kazajistán, señalando que la primera forma de apoyo está representada por la creación de oportunidades para que los sacerdotes, los religiosos y las religiosas repartidos en una amplia zona geográfica como es Kazajistán puedan reunirse y compartir experiencias. Por eso se ha ideado una “peregrinación misionera” anual especial: “Es un momento que nos permite compartir las experiencias que vivimos cada día.
En una de estas peregrinaciones, por ejemplo, escuché el testimonio de un sacerdote que trabaja en un pueblo muy pequeño de mineros: en Nochevieja, sus vecinos se dieron cuenta de que estaba solo y le invitaron a celebrarlo con ellos. A partir de ese momento, nació una amistad que permitió al cabeza de familia, con la ayuda del sacerdote, superar su adicción al alcohol y mejorar su relación con el resto de la familia. Esta historia nos ha enseñado a todos que el Evangelio puede ser proclamado de muchas maneras y circunstancias”.
En Kazajstán hay cuatro diócesis católicas, con un total de 70 parroquias. Hay 91 sacerdotes en el país, de los cuales 61 son diocesanos y 30 religiosos. Los católicos representan una pequeña minoría. Según datos oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores kazajo, de los más de 17 millones de habitantes del país, alrededor del 26% son cristianos, y el 1% de ellos son católicos.