ASIA/MYANMAR – Los militares devastan y ocupan una iglesia baptista: nuevos episodios de agresión contra los cristianos

 17 total views,  1 views today

Hakha – Los militares de Myanmar devastaron una iglesia bautista tras atacar la aldea de Tlang Rua en la diócesis de Hakha, en el estado birmano de Chin, en la zona noroeste de Myanmar, y luego acamparon dentro de la iglesia. Según ha sabido la Agencia Fides, en el ataque al pueblo, que tuvo lugar el 19 de octubre, también quemaron 12 casas. Cuando los lugareños se enteraron de la llegada del ejército a la zona, más de 1.200 habitantes de la zona huyeron al bosque, donde ahora se esconden, soportando las fuertes lluvias y el frío. El pastor bautista Rev. Thawng estigmatiza “la violencia ciega de estos actos contra la población civil, justificados con incursiones contra los rebeldes” y, al constatar que estos actos contra las Iglesias se repiten con frecuencia, afirma que “los militares de Myanmar se han convertido en ladrones y terroristas”. “No ha muerto nadie, pero es un acto que hay que condenar enérgicamente, es un comportamiento cobarde, fanático y antirreligioso de los militares”, señala a la Agencia Fides el sacerdote católico P. Francis Suan, que vive en las cercanías.
Los actos de violencia se produjeron pocos días después del incendio de todo un pueblo, incluida una iglesia baptista, en la localidad de Rialto, en Chin, el 13 de octubre. Los recientes episodios en los que se han visto implicados pastores cristianos, aldeas y lugares de culto están planteando dudas en la comunidad de creyentes de Myanmar. El padre Noel Hran Tin Thang, un sacerdote birmano, ha dicho a la Agencia Fides: “En el ambiente general de violencia, vemos ataques a las iglesias cristianas, pero ninguna destrucción de pagodas budistas. ¿Por qué? Los miembros de las fuerzas de resistencia son birmanos de todas las religiones y grupos étnicos. ¿Por qué esta furia contra los cristianos?”.
Los fieles recuerdan que el mes pasado los soldados de Myanmar mataron a Cung Biak Hum, un pastor bautista de 31 años, cuando se apresuraba a ayudar a apagar un incendio causado por un bombardeo militar en el estado de Chin, . Su cuerpo también fue brutalizado. Ha habido una veintena de episodios documentados por grupos de derechos humanos, medios de comunicación y personal de la Iglesia en los que las iglesias cristianas, los líderes de la Iglesia y los voluntarios han sido alcanzados o han quedado atrapados en el fuego cruzado: lugares de culto alcanzados por misiles, párrocos y fieles detenidos, iglesias utilizadas como bases militares. El ejército suele justificar los ataques a las iglesias alegando que los rebeldes se esconden en los edificios.
Los católicos y otras personas tienen miedo, temiendo represalias selectivas contra las comunidades cristianas, y por ello temen acudir a las iglesias para las liturgias. Mientras continúan los enfrentamientos entre el ejército regular y las fuerzas de resistencia , suelen ser sacerdotes como el padre Celso Ba Shwe, administrador apostólico de Loikaw, en el estado de Kayah, quienes se acercan a la gente para dar consuelo y esperanza, yendo a los distintos barrios para llevar los sacramentos. “Siguiendo las huellas del Buen Pastor, salimos a dar alimento espiritual, consuelo, solidaridad, en nombre de Cristo”, dice el padre Celso a Fides.
“Desde el comienzo de la crisis política y social, las Iglesias han dado cobijo a las personas que huyen del conflicto, según una labor de acogida y ayuda humanitaria”, explican a la Agencia Fides sacerdotes y religiosos locales, además de ofrecer asistencia sanitaria, en muchas iglesias, hospitales, dispensarios, instalaciones cristianas como la conocida “Clínica de la Compasión” de Loikaw.
Hay que tener en cuenta que los cristianos de Myanmar proceden principalmente de zonas de minorías étnicas y por ello sufren una larga hostilidad por parte del ejército, tanto por su etnia como por su religión. La mayoría étnica Bamar, predominantemente budista, prevalece en la política y en el ejército, y en el pasado la promoción cultural y social del nacionalismo religioso ha marginado y penalizado a las minorías.
Según el último censo de 2016, los cristianos de Myanmar se concentran principalmente en los estados de Chin, Kayah y Kachin. En el estado de Chin cerca del 85% de los 478.000 residentes son cristianos; en Kayah el 46% de los 286.000 residentes se declaran cristianos; en el estado de Kachin, en el extremo norte de Myanmar, en la frontera con China, el 34% de los 1,6 millones de residentes son cristianos.
La violencia militar contra las minorías cristianas forma parte de una ofensiva más amplia contra el movimiento de resistencia, extendido por todo el país, que está poniendo a prueba a la población. Las Naciones Unidas han afirmado que 3 millones de mujeres, niños y hombres necesitan urgentemente asistencia y protección en el Myanmar post-Golpe debido al conflicto, la inseguridad alimentaria, las catástrofes naturales y la pandemia de Covid-19.