ASIA/MYANMAR – Sacerdotes y religiosos católicos en primera línea en la lucha contra la pandemia

 60 total views,  1 views today

Myitkyina – Sacerdotes, religiosos y fieles laicos birmanos están comprometidos en primera línea para proporcionar atención médica a las personas que han sido contagiadas por la pandemia de Covid-19, mientras el país registra en los últimos días unos 5.000 nuevos casos diarios de infección. En muchas diócesis, la labor de solidaridad es muy amplia y constituye una valiosa contribución al bien común.
Según la información de la Agencia Fides, la Comisión de Salud de la diócesis de Myitkyina, en el norte de Mynamar, ha movilizado a muchos voluntarios católicos en este momento de verdadera emergencia. La hermana Ann Rose Nu Tawng, la religiosas que se arrodilló en los últimos meses para detener a los militares, y que se ha convertido en un icono de la protesta no violenta, se encuentra entre las personas que se han puesto la bata y las protecciones para llevar a cabo las pruebas anti-covid en la clínica que dirigen las hermanas. La hna. Ann Rose las religiosas están recibiendo el respeto y la gratitud de tantas familias afectadas por Covid-19 y de toda la población local, por su dedicación: “Estoy dispuesto a dar mi vida al servicio y cuidado de los necesitados y los que sufren. Rezo intensamente al Señor para que salve y bendiga al pueblo de Myanmar”, dice la religiosa a la Agencia Fides. Entre otras instalaciones, la diócesis de Myitkyina ha creado un centro de salud especial para pacientes de Covid, que ofrece atención integral, incluida la administración de oxígeno, a los enfermos y sus familias.
“En Myanmar, no basta con que los sacerdotes y las religiosas sean sólo de buen corazón.
Se necesitan sacerdotes y religiosas que se ofrezcan sin reservas, entregándose en nombre de Cristo, para un auténtico servicio a los demás, porque Cristo está presente en el hermano que sufre”, dice a la Agencia Fides el P. Clement, de la diócesis de Keng Tong.
La inmensa labor de solidaridad y de reparto material y espiritual de la Iglesia católica en Myanmar surge también del ejemplo del padre Marcian Thet Kyaw, párroco de la archidiócesis de Yangon. El párroco ha abierto en su iglesia un “Centro de Salud Parroquial” dedicado a la Epifanía. El Centro desempeña un papel muy importante en Yangon al proporcionar pruebas gratuitas de Covid y primeros auxilios a los enfermos. Miles de personas acuden cada día en Yangon al Centro Católico, que se ha convertido en un símbolo del compromiso de la Iglesia con los servicios sanitarios para los necesitados. Muchos médicos y enfermeras católicos y no católicos trabajan allí como voluntarios. Debido a la gran necesidad de camas, el Centro Católico se ha ampliado recientemente para ocupar otro espacio disponible en el complejo de la Iglesia.
Aunque el suministro de oxígeno a los hospitales está controlado por los militares, cientos de pacientes de Covid-19 reciben oxígeno en este centro parroquial. Gracias a la ayuda de los donantes, el párroco ha podido adquirir 25 aparatos para suministrar oxígeno a los pacientes.
P. Marcian Thet Kyawha dice a la Agencia Fides: “Doy gracias a la Virgen María, Madre de Jesús: nos dirigimos a Ella, nuestra Madre, todos los días y estamos recibiendo mucha ayuda de los donantes, por la providencia de Dios. Nos ponemos bajo la protección celestial de la Virgen María para salvar a tantos pacientes y a tantas familias desesperadas”.
El padre Marcian Thet Kyawha también se contagió con Covid-19 y se recuperó. Ahora lleva a cabo su misión pastoral y social de asistir, consolar y acompañar a los que sufren con ayuda material y espiritual.