ASIA/MYANMAR – Seis nuevos sacerdotes salesianos, “don y esperanza para la nación”

 195 total views,  6 views today

Mandalay – “La ordenación de seis nuevos sacerdotes salesianos es un gran regalo y una inyección de esperanza para la nación. La misión de cada uno de ellos es anunciar y vivir el Evangelio y ser Buen Pastor en este tiempo de crisis”, dice a la Agencia Fides Mons. Marco Tin Win, Arzobispo de Mandalay, que presidió la solemne Santa Misa de ordenación celebrada ayer, 24 de junio, en Aniskan, Pyin Oo Lwin, en la región de Mandalay.
Los seis sacerdotes recién ordenados son de diferentes etnias y desempeñarán su servicio pastoral en cuatro diócesis diferentes de Myanmar. El arzobispo Tin Win destaca el importante papel de los sacerdotes en los momentos de crisis y dificultad que atraviesa la nación: “Son hombres de Dios, son generalmente respetados, están cerca de la gente, dan consuelo y esperanza. En este tiempo, incluso nuestras iglesias son objeto de redadas y registros por parte del ejército. Los sacerdotes son valientes pero prudentes. A menudo ayudan a los pobres, a los vulnerables y a los enfermos en la clandestinidad. Por su labor humanitaria de proximidad a los necesitados pueden ser acusados de apoyar a grupos armados y ser detenidos”, señala.
“Son hombres que muestran el rostro misericordioso del Padre hacia todo hombre y que, con la oración y el don de los Sacramentos, son el vínculo entre la comunidad y el Padre celestial. Recemos para que Myanmar tenga siempre sacerdotes, y sacerdotes santos”, concluye. Dirigiéndose a los nuevos sacerdotes, el Obispo durante la celebración les dijo que la vida de un sacerdote es “como una carrera en bicicleta”, y hay que estar atento a todos los obstáculos y ser precavido, pero seguir pedaleando en el viaje hacia el Reino de Dios”.
Los sacerdotes van a enriquecer la Familia Salesiana en Myanmar que, presente en la nación desde 1939, tiene actualmente comunidades en Mandalay, Myitkyina, Anisakan, Pyin Oo Lwin, Thibaw y Kalay Myo. La viceprovincia de María Auxiliadora cuenta con unos 60 religiosos, 2 obispos , mientras que las Hermanas Salesianas Hijas de María Auxiliadora son unas 50 y hay cientos de cooperantes y voluntarios laicos. Los salesianos responden a las necesidades de los niños, los jóvenes y sus familias en tiempos de crisis, comprometiéndose sobre todo en obras educativas y actividades pastorales.