ASIA/PAKISTÁN – Mujer musulmana condenada a muerte por blasfemia

 20 total views,  1 views today

Lahore – Un tribunal de primera instancia de Lahore ha condenado el 27 de septiembre a una mujer musulmana a la pena de muerte y a una multa de 50.000 rupias por violar la ley sobre la blasfemia. Según la acusación, la mujer, Salma Tanveer, “se autoproclamó profetisa” y supuestamente negó la profecía del profeta Mahoma, utilizando comentarios despectivos sobre él. A sus cincuenta años, Salma Tanveer era directora de una escuela pública de Lahore, un puesto que ocupaba hasta 2013, cuando fue detenida. Fue acusada de distribuir fotocopias de sus escritos en los que supuestamente cometía un delito de blasfemia, al dirigirse con el título “Misericordia para todos los mundos”, atribuido en el Corán al Profeta Mahoma, y vilipendiar al Profeta.
La policía registró una denuncia contra la mujer el 2 de septiembre de 2013 en virtud del artículo 295 C del Código Penal de Pakistán , basándose en la denuncia de Qari Iftikhar Ahmad Raza, imán de la mezquita local. El artículo 295 C castiga el uso de comentarios despectivos contra el Profeta Mahoma mediante palabras habladas o escritas, o mediante una representación visible, o mediante cualquier insinuación, directa o indirecta, que ofenda el nombre del Profeta. Prevé la pena de muerte, o la prisión de por vida, y una multa.
El caso fue aplazado y discutido solo ocho años después de los hechos, ya que el abogado de la mujer presentó un informe médico que declaraba a la acusada mentalmente inestable y con una enfermedad psiquiátrica. Según el artículo 84 del Código Penal, un delito es nulo si lo comete una persona que, en el momento de cometerlo, debido a la demencia no puede conocer la naturaleza del acto, o no puede comprender que es contrario a la ley.
El juez Mansoor Ahmed Qureshi, de Lahore, en su veredicto ha declarado: “Se ha demostrado más allá de toda duda razonable que la acusada escribió y distribuyó los escritos que son despectivos para el profeta Mahoma y no ha podido demostrar que su caso entra en la excepción prevista en la sección 84 del PPC”. El juez ha señalado que un informe médico del Consejo de Administración del Instituto de Salud Mental de Punjab había calificado a la acusada de “apta para el proceso judicial”. El juez ha señalado que hasta el momento de su detención la mujer dirigía la escuela, por lo que no es posible que estuviera enferma mentalmente.
Sabir Michael, líder católico y activista de los derechos humanos, en declaraciones a la Agencia Fides, comenta: “Es preocupante que otro ciudadano pakistaní haya sido condenado a muerte en virtud de la ley sobre la blasfemia. Con respeto a la dignidad humana inalienable y a los derechos humanos, nos oponemos a la pena de muerte en todos los casos. Incluso en los casos de blasfemia, el acusado no pone en peligro la vida de los demás. Si bien es cierto que se hieren los sentimientos religiosos, la pena de muerte parece una medida demasiado severa, que debe ser reconsiderada”. Y añade: “A menudo ocurre que las leyes sobre blasfemia se utilizan de forma indebida por rencores personales: me sorprende cómo una mujer que es educadora puede verse involucrada en estos asuntos”.
Sabir Michael concluye: “Desde 1987, más de 1.800 personas han sido condenadas en virtud de las leyes sobre la blasfemia, y la mayoría de ellas son musulmanas. Actualmente hay más de 80 personas condenadas a muerte o a cadena perpetua por blasfemia. Entre ellos hay 24 presos cristianos en Pakistán, acusados en 21 casos de blasfemia”.
Hace un mes, una mujer cristiana, Shagufta Kiran, residente en Islamabad, fue acusada de blasfemia por el simple hecho de reenviar un mensaje en WhatsApp que incluía contenido considerado blasfemo.
Según un informe de febrero de 2021 del Centro para la Justicia Social, una ONG con sede en Lahore dirigida por el católico Peter Jacob, las condenas y los abusos de la ley de blasfemia crecen exponencialmente en Pakistán, en una tendencia muy preocupante que merece más atención por parte de las autoridades civiles. Las organizaciones de la sociedad civil y los líderes cristianos, hindúes y musulmanes están planteando este viejo asunto, que es un punto delicado para Pakistán, que tiene algunas de las penas más duras del mundo por blasfemia contra el Islam.