ASIA/SINGAPUR – Los cristianos llevan “la luz de la esperanza y del cuidado” a las personas de otras religiones

 18 total views,  1 views today

Singapur – “Llevamos casi dos años conviviendo con la pandemia y hemos visto cómo ha sido una causa universal de sufrimiento para la humanidad. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor oscuridad, las comunidades de fe de todo el mundo han sido como estrellas que brillan en el cielo nocturno; han trabajado juntas en la unidad y la solidaridad para llegar con cercanía y compasión a los necesitados, disipando las sombras de la desesperación con la luz de la esperanza, la atención y la preocupación fraterna”: dice el arzobispo de Singapur, William Goh, que ha elogiado esta labor, en el espíritu de la encíclica “Hermanos todos”, especialmente en los contextos donde los cristianos son minorías.
En una nota enviada a la Agencia Fides, Mons. Goh subraya que, en el momento de la pandemia, “todos los pueblos de diversas confesiones deben trabajar juntos aportando esperanza y apoyo a los demás”. Una ocasión para reafirmar este espíritu de fructífera colaboración ha sido la reciente fiesta hindú del “Deepavali” , celebrada el 4 de noviembre por hindúes, jainistas y sijs en Singapur. Inspirándose en el tema central de esa fiesta, que “celebra el triunfo de la luz sobre las tinieblas, del bien sobre el mal, de la sabiduría sobre la ignorancia y del amor sobre el miedo”, el Arzobispo ha subrayado la armonía y los acentos comunes que unen espiritualmente a los cristianos con los creyentes de otras religiones.
Citando al Papa Francisco, el prelado ha dicho: “Encender pequeñas luces en el corazón de las personas, ser pequeñas lámparas del Evangelio que lleven un poco de amor y esperanza: esta es la misión del cristiano. La lámpara de la fe estará siempre encendida en la tierra mientras exista el aceite de la oración”. Monseñor Goh además ha subrayado que “las luces festivas del Deepavali nos recuerdan realmente cómo, del mismo modo, los actos de adoración y devoción a la Divinidad mantienen encendidas y brillantes las lámparas de la fe y las virtudes de la caridad ”.
Por ello, confirmando el compromiso constante de diálogo y cercanía espiritual con las personas de otras confesiones, el Prelado ha deseado que los creyentes de todas las comunidades religiosas promuevan la fraternidad en la ciudad-estado de Singapur.
“Que nuestras comunidades religiosas sigan inspirándose y animándose mutuamente a mantener la mirada en el cielo, brillando juntas como estrellas luminosas para preservar la fraternidad y encender la luz del amor en los corazones de nuestros vecinos”, ha dicho para concluir Mons. Goh.
La población de Singapur incluye un 31,1% de budistas, un 18,9% de cristianos , un 15,6% de musulmanes, un 8,8% de taoístas, un 5% de hindúes y un 0,6% de otros, mientras que cerca del 20% de la población se declara no creyente .