ASIA/TIERRA SANTA – “El trabajo es amor hecho visible”. Mujeres de Tierra Santa dan vida al mercadillo navideño ‘interreligioso’

 19 total views,  1 views today

Jerusalén – Pequeñas joyas y vajillas, cosméticos y accesorios de moda, dulces y especialidades gastronómicas. Pero también iconos, obras de cerámica, velas y mermeladas ecológicas. Son muchas las ideas de regalo que se pueden encontrar este viernes 27 de noviembre en el “Bazar de Navidad” que organiza la Maison d’Abraham, la casa de la hospitalidad situada en Jerusalén Este, en el barrio de Silwan, al sur de la Ciudad Vieja. En el Bazar, gestionado por la asociación Secours catholique , durante un día, habrá muchos puestos y espacios de exposición de artesanía de producción completamente femenina. Todos productos surgidos de la dedicación de mujeres pertenecientes a diferentes nacionalidades y comunidades religiosas, que viven en su mayoría en Silwan y en los barrios árabes de Jerusalén Este. El Bazar también contará con artículos producidos en los monasterios por las monjas de muchas congregaciones religiosas femeninas. Durante las horas de apertura del Mercado de Navidad, marcadas también por ocasiones de convivencia, conciertos y pequeños espectáculos artísticos, mujeres de diferentes orígenes, nacionalidades y comunidades religiosas pasarán todo el día juntas, como una ocasión para redescubrir su destino común, que las llama cada día a poner su dedicación, paciencia y generosidad creativa al servicio de sus familias y comunidades.
“Todas estas mujeres consagradas, todas estas madres, hermanas e hijas”, escribe Florence Budry en la página web del Patriarcado Latino de Jerusalén, al presentar la iniciativa, “presentan con orgullo su obra, fruto de su imaginación y de su talento, alcanzado a veces a través de largas horas de vigilia, trabajando con esmero para alcanzar la perfección, con el pensamiento puesto ya en la satisfacción de los compradores”.
La iniciativa de la Maison d’Abraham es también importante porque vuelve a presentar esta residencia como un espacio de encuentro y amistad entre personas pertenecientes a diferentes comunidades religiosas y nacionalidades, tras el desafortunado incidente ocurrido a finales de octubre, cuando policías israelíes y agentes de paisano irrumpieron en la Maison, interrumpiendo bruscamente un festival de actividades culturales consideradas “ilegales” por su supuesta conexión directa con la Autoridad Nacional Palestina. El episodio, que tuvo lugar el martes 26 de octubre , provocó la reacción de la Asamblea de Jefes de las Iglesias Católicas de Tierra Santa, que en un comunicado expresó su “preocupación” ante los “repetidos actos hostiles y represivos” llevados a cabo en la Ciudad Santa por las autoridades israelíes “hacia todo lo que se considera palestino”.
La Maison d’Abraham ofrece hospitalidad a los peregrinos y apoya iniciativas en favor de las familias palestinas que viven en la zona, y sigue gozando de un estatus especial de “protección” por parte de las instituciones francesas, como ocurre también con la iglesia de Santa Ana en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
El martes 26 de octubre comenzó un festival cultural de tres días, organizado por el Teatro Nacional Palestino Hakawati, el Conservatorio Nacional Edward Saïd y el Teatro Itinerante Qafilah. La iniciativa, patrocinada por la ONU y organizaciones francesas y austriacas, incluía talleres de teatro y música para los jóvenes palestinos que viven en la zona. Según fuentes diplomáticas citadas por agencias internacionales, policías y agentes de paisano irrumpieron en la Maison cuando las actividades ya habían comenzado, interrumpiéndolas bruscamente y mostrando a los responsables de la Maison una orden de cancelación de las actividades en curso, firmada por Omer Barlev, ministro israelí de Seguridad Pública. La orden decretaba la cancelación del Festival por estar “apoyado y financiado por la Autoridad Palestina sin permiso escrito”.