ASIA/TIERRA SANTA – Las autoridades israelíes bloquean el festival cultural organizado en la Maison d’Abraham de Jerusalén. Los jefes de las iglesias católicas lo califican como “episodio preocupante”

 7 total views,  1 views today

Jerusalén – Policías israelíes y agentes vestidos de paisano irrumpieron en un edificio de Jerusalén Este gestionado por una organización católica y bajo protección diplomática francesa, interrumpiendo abruptamente un festival de actividades culturales. Estas iniciativas se consideraron “ilegales” porque han sido atribuidas a la Autoridad Nacional Palestina. El episodio, ocurrido el martes 26 de octubre, provocó la reacción de la Asamblea de Jefes de las Iglesias Católicas de Tierra Santa, que en un comunicado expresaron “preocupación” por los “reiterados actos hostiles y represivos” llevados a cabo en la Ciudad Santa por parte de las autoridades israelíes “hacia todo lo que se considere palestino”.

La Maison d’Abraham se encuentra en Jerusalén Este, en el barrio de Silwan, al sur de la Ciudad Vieja. La estructura, gestionada por la asociación Secours catholique , ofrece hospitalidad a los peregrinos y apoya iniciativas a favor de las familias palestinas que residen en la zona. La Casa de Abraham sigue gozando de un estatus particular de protección por parte de las instituciones francesas, como también ocurre con la iglesia de Santa Ana, en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El festival cultural de tres días comenzó el martes 26 de octubre organizado por el Teatro Nacional Palestino Hakawati, el Conservatorio Nacional Edward Saïd y el Teatro Qafilah Walking. La iniciativa, patrocinada por la ONU y organizaciones francesas y austriacas, también incluyó talleres de teatro y música para jóvenes palestinos residentes en la zona. El cónsul francés en Jerusalén fue inauguró la iniciativa el martes. Según fuentes diplomáticas citadas por organismos internacionales, policías y agentes de civil irrumpieron cuando las actividades ya habían comenzado, interrumpiéndolas bruscamente y mostrando a los responsables de la Maison una orden de anulación de las actividades en curso firmada por Omer Barlev, ministro israelí de Seguridad Pública. La orden firmada por el ministro ordenaba la cancelación del Festival ya que fue “apoyado y financiado por la Autoridad Palestina sin permiso por escrito”.

Reaparece así la política israelí de prevención de cualquier actividad atribuible a la Autoridad Palestina en los barrios de Jerusalén Este, que las fuerzas políticas palestinas reivindican como capital del Estado de Palestina.

La Asamblea de Jefes de las Iglesias Católicas de Tierra Santa definió como completamente “injustificada” la decisión de las autoridades israelíes de impedir un evento de carácter “puramente cultural”, como tantas otras actividades apoyadas por la Maison d’Abraham, siempre a favor de convivencia pacífica entre los habitantes de la Ciudad Santa. “En Jerusalén asistimos a la repetición de actos hostiles y represivos por parte de las autoridades israelíes hacia todo lo que se considera palestino, como si los palestinos no tuvieran derecho de expresión en la Ciudad Santa; como si no fueran parte de ella y como si Jerusalén no fuera también para ellos”. Mientras que Jerusalén debe permanecer “igualmente abierta a todo el mundo”, como la Ciudad Santa “que acoge a todos y no rechaza a nadie”.