ASIA/TIERRA SANTA – Las peregrinaciones de nuevo en marcha, pero con cuenta gotas. Esperanzas defraudadas para las familias que trabajan en los servicios de acogida

 13 total views,  1 views today

Jerusalén – Miles de familias de Tierra Santa -incluidas las cristianas- que antes de la pandemia vivían de la industria del turismo que florecía en torno a las peregrinaciones a los Santos Lugares aún no ven el final del túnel. Desde el pasado 19 de septiembre, las autoridades israelíes han iniciado una tímida reapertura a los viajeros procedentes del extranjero, pero el escaso número de llegadas y las duras condiciones impuestas a los aspirantes a peregrinos siguen manteniendo en un estado de sufrimiento a todos los trabajadores y operadores del sector, penalizando en particular a los que están radicados y ofrecen sus servicios en los territorios palestinos. Un preciso dossier redactado por Florence Budry y publicado en la página web oficial del Patriarcado Latino de Jerusalén, describe detalladamente las numerosas condiciones que no dejan pensar a un inminente y masivo regreso de los peregrinos que desean visitar la tierra de Jesús.
Las medidas adoptadas por las autoridades israelíes para la reapertura al turismo han tenido un efecto intermitente. Ya en mayo de 2021, tras la campaña de vacunación relámpago, Israel reabrió tímidamente sus aeropuertos a la afluencia de peregrinos y turistas del extranjero. En los tres meses siguientes, debido principalmente a la imposición de protocolos sanitarios restrictivos, el número de turistas que aterrizaron en Israel con autorización para viajar fue de unos dos mil, una cifra incomparable con los millones de peregrinos que visitaban Tierra Santa cada año antes de la pandemia.A finales de agosto, una nueva suspensión de autorizaciones, justificada por la propagación del virus en la variante Delta, volvió a paralizar las peregrinaciones y toda la actividad económica relacionada con el flujo de peregrinos. Ahora, desde el 19 de septiembre, las autoridades israelíes sólo autorizan la entrada de grupos que participan en viajes organizados por agencias de viajes locales autorizadas por el gobierno. Los grupos de peregrinos deben estar formados por un mínimo de 5 y un máximo de 30 personas. Los operadores turísticos con sede en los Territorios Palestinos, incluida Belén, siguen excluidos de participar en este pequeño renacimiento de las actividades turísticas en Tierra Santa.
Los aspirantes a turistas y peregrinos, además de mostrar los certificados de vacunación recibidos y declarar su disposición a someterse a numerosas pruebas rápidas, deben disponer de un seguro médico válido en Israel y los Territorios Palestinos para toda la duración de su estancia, que cubra también las enfermedades relacionadas con el Covid-19.
En cuanto al acceso a los Santos Lugares de Jerusalén, la polémica y las fuertes críticas siguen rodeando la sentencia de un tribunal israelí de principios de octubre, que volvió a reconocer el derecho de los judíos a rezar “en silencio” en los patios de la mezquita de Al-Aqsa. La sentencia provocó la inmediata objeción del Consejo de Dotaciones Islámicas de Jerusalén. jeque Omar Al-Kiswani, director de la mezquita de Al Aqsa, también advirtió del peligro de desencadenar una “guerra religiosa” debido a las “oraciones provocadoras” y al intento de “imponer una nueva realidad en la mezquita de Al Aqsa”. El movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, calificó la decisión de “ataque a la religión y a la santidad” de la Ciudad Santa. Al Azhar, máximo centro teológico del Islam suní, también calificó la sentencia del tribunal israelí como “una clara provocación para los musulmanes de todo el mundo”. Los Patriarcas y los jefes de las Iglesias de Tierra Santa, en una declaración hecha pública el lunes 11 de octubre, afirmaron que la sentencia del tribunal israelí “socava el derecho exclusivo de los musulmanes a su Santuario Sagrado”, y añadieron que “las Iglesias de Jerusalén están al lado de sus hermanos y hermanas musulmanes ante esta injusticia que les ha sobrevenido”.