ASIA/VIETNAM – Apoyo a los pobres y a los enfermos: la Iglesia se implica a fondo en las obras de caridad por la pandemia

 75 total views,  1 views today

Ho Chi Minh City – Mientras Vietnam, considerado un país que había luchado con éxito contra la pandemia, se ve afectado por la cuarta ola, especialmente por la variante del Delta del Covid-19, las diócesis de la Iglesia católica en Vietnam siguen siendo activas en la labor de prevención y caridad. Las comunidades locales están emitiendo advertencias específicas, instrucciones a los sacerdotes, religiosos y laicos, invitándoles a respetar los protocolos y a participar en las liturgias online para mantener el vínculo de fe con la comunidad, que está sufriendo con el resto de la población.
En el contexto de la emergencia en todas las ciudades y pueblos, especialmente en Ho Chi Minh City y las provincias del sur, los obispos de las 27 diócesis católicas del país han instado a todos los fieles a apoyar a los pobres y enfermos a causa de la pandemia. En una carta hecha pública por los obispos, firmada por el arzobispo Joseph Nguyen Chi Linh, arzobispo metropolitano de Hue y presidente de la Conferencia Episcopal de Vietnam, y recibida por la Agencia Fides, se señala: “Nunca, ni siquiera durante la guerra, Ho Chi Minh City ha vivido días de desafíos urgentes como los de hoy. Cada vez se producen más tragedias: hogares comunitarios infectados, hospitales abarrotados, médicos y personal sanitario agotados, equipos de prevención bajo presión, interrupciones en la producción de bienes y servicios, transporte limitado, aumento de los precios de las materias primas. La ciudad, antaño conocida como la ‘Perla del Lejano Oriente’, un próspero centro económico, está ahora en peligro, con escasez de personal, escasez de arroz, escasez de verduras, falta de dinero y falta de medicamentos. Decenas de miles de ancianos y niños que venden productos en la calle, vendedores ambulantes, taxistas y jornaleros, ¿qué harán y cómo ganarán dinero y conseguirán comida si no pueden salir, debido al encierro, en los próximos días? ¿De dónde sacarán dinero los jornaleros? ¿Y las fábricas, sin mano de obra, reducirán los salarios o cerrarán?”
La fase histórica, según los obispos, es dramática: “Hoy más que nunca, exhortamos a los ciudadanos que viven en el campo a ver cómo esta hermosa ciudad, que antes era un centro de amor, se convierte en un epicentro de pandemia. Insto a los vietnamitas en el extranjero a que recuerden que en su día resonó la canción ‘Saigon is so beautiful, Saigon’. Llamamos, por fidelidad, a todos los miembros del pueblo de Dios, congregaciones, parroquias, grupos, organizaciones caritativas a considerar este tiempo presente como una verdadera oportunidad para practicar el espíritu de caridad según el Evangelio. Instamos a los medios de comunicación a que transmitan rápidamente esta idea a todos. Por favor, actúen urgentemente. Hagamos todo lo posible para salvar a nuestros hermanos y hermanas que luchan contra la enfermedad y para poder tener un sustento”.
El texto de la misiva señala. “No sabemos cuánto durará la crisis ni cómo evolucionará. Pero para los católicos, se trata de un signo de los tiempos que nos exige estar dispuestos a reconocer la voluntad de Dios. La pandemia está causando estragos en nuestro país, pero nosotros, junto con nuestros compatriotas vietnamitas de todas partes, en el país o en el extranjero, construiremos una nueva ciudad y una nueva sociedad basadas en el amor mutuo”.
En respuesta al llamamiento, las comunidades cristianas se han movilizado y han lanzado colectas de dinero y de bienes materiales y alimentarios, especialmente en las zonas rurales, para enviarlos a la población de Ho Chi Minh City.
Justo en el epicentro de la emergencia, el arzobispo de Ho Chi Minh City, monseñor Joseph Nguyen Nang, ha realizado un llamamiento a todos los fieles de la archidiócesis para que respeten estrictamente la distancia entre las familias con el fin de poner fin a la cadena de propagación del virus. También ha pedido “compartir la comida diaria para las familias necesitadas”, y enviado a 430 personas, entre sacerdotes, religiosos y voluntarios, a los hospitales para atender y dar consuelo moral y espiritual a los pacientes de Covid. “Esta es una excelente oportunidad para que todos los religiosos lleven a cabo la misión de su vocación como hombres y mujeres de Dios, que pueden dispensar los sacramentos, incluida la unción de los enfermos”, ha dicho.
Cuando un paciente muere de Covid-19, el gobierno de la ciudad permite a las autoridades religiosas realizar los ritos funerarios para el fallecido antes de que sea incinerado. “Este es un gesto significativo para reconfortar a los católicos. La archidiócesis organizará un grupo de sacerdotes para que se turnen en esta tarea”, ha declarado Mons. Joseph Nguyen Nang.
La Iglesia en Vietnam, afirman los obispos, “es siempre parte integrante de la nación, y trabaja por el bien común y al servicio de todas las personas con dificultades, sin distinción de religión, cultura, etnia, no sólo con la oración, sino también con la presencia del consuelo y la participación en obras de caridad, responsables y amorosas hacia la nación”.