Débil oposición no es amenaza para el enfermizo Gobierno de Japón

 10 total views,  3 views today

Una encuesta sugiere un 33 % de apoyo al Gobierno; 6,4 a la oposición

Suga resignation mashup

En el cartel: «¡¡¡Suga se rinde!!!». Suga Yoshide, secretario jefe del gabinete, que el 1 de abril de 2019 anunció el nombramiento de la nueva era Reiwa, dio a conocer su renuncia como primer ministro el 2 de septiembre de 2021. Imagen mezclada por Nevin Thompson.

Después de un periodo dominado por unas «inusuales» Olimpiadas de Tokio, que se celebraron ante espectadores virtuales en medio de la creciente pandemia, a finales de agosto –con las elecciones nacionales a la vuelta de la esquina– el primer ministro japonés, Suga Yoshihide, y su gobernante partido Liberal Democrático se encontraron con que su popularidad disminuía. Aun así, una serie de autogoles de figuras del partido opositor hacen que haya pocas posibilidades de un cambio de gobierno.

Después de que los índices de aprobación se desplomaron tras los Juegos Olímpicos –el 8 de agosto, solo el 29 % de los votantes japoneses aprobaba al Gobierno, frente al 52 % de desaprobación–, el afligido Suga renunció a su cargo tras menos de un año como primer ministro. El 2 de septiembre, tras semanas de vacilación, Suga anunció que no se presentaría a la votación del liderazgo del partido Liberal Democrático, prevista para ese mismo mes, lo que allanó el camino para que un nuevo primer ministro liderara el partido de camino a las elecciones, que se celebrarán antes de finales de octubre.

Suga se convirtió en primer ministro el 16 de septiembre de 2020. Suga, sucesor y protegido del primer ministro Shinzo Abe, ha sido impopular entre los votantes por diversas razones, todas relacionadas con cómo su gobierno ha respondido a la pandemia. El despliegue de las vacunas en Japón se ha percibido como algo desordenado y lento. Los temores de que los casos de COVID-19 se dispararan durante y después de las olimpiadas se hicieron realidad en gran medida, ya que los contagios y las hospitalizaciones se dispararon en todo Japón, sin que el Gobierno tuviera planes aparentes para hacer frente a la situación.

Ni siquiera el equipo japonés, que consiguió un número sin precedentes de medallas en los Juegos Olímpicos, pudo cambiar la opinión del electorado. Sin embargo, a pesar del descontento con el gobierno actual, los partidos de opositores tampoco son populares entre los votantes

En una encuesta de opinión pública realizada por NHK (Corporación de Radiodifusión de Japón), cerca del 33 % de los votantes apoyaban al gobernante partido Liberal Democrático. En cambio, sólo el 6,4 % de los encuestados dijo apoyar al partido Democrático Constitucional, el mayor partido de la oposición en la Dieta Nacional japonesa.

La desconfianza de los ciudadanos hacia partidos como el Partido Democrático Constitucional podría estar relacionada con los recientes comentarios de odio y contrarios a la ciencia de algunas figuras de la oposición. En mayo de 2020, por ejemplo, durante los debates entre las figuras de la oposición sobre las revisiones de las leyes de delitos sexuales, Honda Hiranao del Partido Democrático Constitucional comentó que le parecía «extraño que pudiera ser arrestado si tenía relaciones sexuales con una niña de 14 años que consentía la relación». El actual Código Penal japonés fija la edad mínima en 13 años.

Honda se disculpó, renunció al partido y anunció que no se presentaría a las próximas elecciones, pero el daño ya estaba hecho. El Partido Comunista Japonés, tradicionalmente un partido regional muy popular que ha dicho que estaría abierto a cooperar con el Partido Democrático Constitucional para derrotar al titular, intentó controlar los daños. Koike Akira, alto dirigente del partido Comunista Japonés, tuiteó:

現行刑法で13歳未満とされている性交同意年齢を引き上げるべきことは、国連からも勧告されており、性暴力被害の当事者も声を上げている。少なくとも義務教育終了後の「16歳未満」に引き上げるべき時に、言語道断の発言であり、厳しく非難する。

Naciones Unidas ha recomendado que se eleve la edad de consentimiento para las relaciones sexuales que está en el derecho penal actual. También deberíamos escuchar a las víctimas de la violencia sexual. En cualquier caso, la edad de consentimiento debería elevarse a «más de 16 años», tras la finalización de la educación obligatoria. Los comentarios de [Honda] son indignantes y se deben condenar severamente.

El panorama político de Japón ha estado dominado por la coalición Partido Liberal Democrático-Komeito desde su derrota del Partido Democrático de Japón en las elecciones generales de 2012. El Partido Democrático de Japón se disolvió tras las elecciones, los partidos de la oposición quedaron divididos en las urnas y permitió que el Partido Liberal Democrático-Komeito continuara en el gobierno.

Mientras tanto, el Partido Democrático Constitucional, heredero del Partido Democrático de Japón y teóricamente a la espera de tomar el relevo de un debilitado Partido Liberal Democrático, se esfuerza por evitar errores. Tras la desgracia de Honda después de sus comentarios sobre el consentimiento sexual, otro legislador del Partido Democrático Constitucional fue reprendido por las campañas de desinformación en línea en medio de la pandemia y una crisis de salud pública.

Como informaron en julio Yahoo! Japan News, Buzzfeed y otras fuentes, Kitajo Tomohiko, candidato electoral del Partido Democrático Constitucional, usó material oficial de la campaña del Partido Democrático Constitucional para difundir en Twitter información equivocada sobre las vacunas. Kitajo afirmó que las «vacunas de ARNm pueden causar infertilidad entre las mujeres» y que la «vacuna de Pfizer no tiene eficacia contra [el] virus COVID-19″.

Tras las reacciones en línea de conocidos médicos sobre la inexactitud de su afirmación, Kitajo borró su tuit y se disculpó por confundir su opinión personal con la postura de su partido. Sin embargo, sigue expresando sus controvertidas opiniones sobre las vacunas COVID-19, junto con otros opositores anti-vacunas, entre ellos Aoyama Masayuki, anteriormente del Democrático Constitucional pero ahora miembro del Partido de la Restauración de Japón, facción independiente. Aoyama Masayuki, que en su día formó parte de la comisión parlamentaria de Salud, Bienestar y Trabajo, suele tuitear información equivocada contra las vacunas mientras se pelea con los médicos.

Así, mientras Suga se une a las filas de los primeros ministros de «puerta giratoria» de Japón, el gobierno del Partido Liberal Democrático-Komeito-Komeito parece estar seguro de continuar, pese a los recelos del electorado.