Detención de líder tártaro de Crimea es el último ejemplo de represión del activismo político en Crimea

 19 total views,  1 views today

David Axelrod sobre represión de los activistas tártaros de Crimea

nariman dzhelyal

Nariman Dzhelyal en Kiev, septiembre de 2020. Foto de president.gov.ua (CC BY 4.0).

Este artículo de David Axelrod apareció en Open Democracy el 8 de septiembre de 2021. Se reproduce como parte de un acuerdo para compartir contenido y se ha editado para encajar con el estilo de Global Voices.

El 4 de septiembre, las fuerzas de seguridad rusas detuvieron a Nariman Dzhelyal, líder tártaro de Crimea. Dzhelyal pasó el día siguiente «en un sótano, esposado y con una bolsa en la cabeza», según su abogado.

Por desgracia, este trato es habitual desde que Rusia se anexionó la península ucraniana en 2014. Desde entonces, la comunidad tártara de Crimea ha enfrentado una oleada tras otra de detenciones, a menudo por cargos de terrorismo y sabotaje. Dzhelyal, líder adjunto del Meijlis tártaro de Crimea, órgano representativo prohibido por Rusia, acababa de regresar de una cumbre internacional dedicada a Crimea cuando fue detenido en su casa.

La rama de Crimea del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) afirma que un grupo en el que se encuentra Dzhelyal es responsable de dañar un gasoducto cercano a una base militar rusa en las afueras de la ciudad de Simferópol.

En respuesta a la detención de Dzhelyal y otras personas, decenas de sus amigos y familiares se concentraron frente a la sede del FSB en Simferópol para exigir información sobre Dzhelyal y los demás detenidos. En cuestión de minutos, las fuerzas de seguridad rusas detuvieron a más de 40 personas, algunas fueron escoltadas hasta los vagones policiales cercanos, y otras fueron maatadas y golpeadas, según testigos presenciales.

Este no es el primer caso relacionado con el supuesto sabotaje y espionaje en Crimea. En los últimos años, el FSB ha detenido a miembros de supuestos grupos de sabotaje, y estas detenciones han ido acompañadas de denuncias de tortura. Este año, Vladislav Esipenko, periodista de Radio Liberty, fue detenido acusado de espionaje en Crimea, y afirmó que fue torturado por el FSB.

Una vida en la política de Crimea

Tras graduarse en la universidad, Dzhelyal trabajó en la prensa y la televisión locales, y según sus amigos, luego decidió presentarse como delegado al Qurultay, el parlamento nacional de los tártaros de Crimea.

Dzhelyal se hizo conocido después de que Rusia se anexionara Crimea en 2014. Después de eso, las autoridades locales prohibieron a los líderes tártaros de Crimea Mustafa Dzhemilev y Refat Chubarov entrar en la península y abrieron varias investigaciones penales en su contra.

Como resultado, Dzhelyal –que hablaba con frecuencia de la situación de los tártaros de Crimea a periodistas y organizaciones internacionales de derechos humanos– se convirtió en uno de los activistas más destacados de la península. En línea, Dzhelyal publicaba frecuentemente información sobre las acciones de las fuerzas de seguridad rusas contra los tártaros de Crimea, como hizo el día de su detención.

«Nunca ocultó que no reconocía la anexión de Crimea», dijo Nikolai Polozov, abogado de Dzhelyal, «pero al mismo tiempo siempre habló con mucha calma, diplomacia y equilibrio. Nunca ha hecho ningún llamado a la acción radical. Nariman siempre ha insistido en métodos exclusivamente pacíficos para su lucha».

En una carta publicada por su abogado el 8 de septiembre, Dzhelyal escribió:

All the searches, interrogations and prison cells don’t particularly worry me. I expected this to happen for a long time. What surprised me was that they chose ‘Sabotage’. I never thought about doing that kind of thing. That’s not my method. But that’s how it turned out.

Todos los registros, interrogatorios y celdas de la prisión no me preocupan especialmente. Esperaba que esto ocurriera durante mucho tiempo. Lo que me sorprendió fue que eligieran ‘Sabotaje’. Nunca pensé en hacer ese tipo de cosas. Ese no es mi método. Pero así es como resultó.

Arresto y acusaciones

El abogado crimeano Emil Kurbedinov, especializado en casos políticos, dijo que quizás fue el último que habló con Dzhelyal antes de que el FSB registrara su casa.

La noche del 3 de septiembre, el activista había llamado a Kurbedinov para decirle que las fuerzas de seguridad habían iniciado un registro en el domicilio de sus vecinos, Aziz y Asan Akhtemov. Unas horas más tarde, el FSB comenzó a registrar también la casa de Dzhelyal.

En ese momento, Dzhelyal era formalmente solo un testigo en la investigación del FSB sobre el incidente del gasoducto. Sin embargo, lo sacaron de su casa con una bolsa en la cabeza, dijo Polozov, y recién pudo hablar con su abogado después de ser declarado sospechoso en el caso.

El FSB sostiene que Dzhelyal es cómplice de realizar sabotajes en un gasoducto de la localidad de Perevalnoye, a pocos kilómetros al suroeste de Simferópol. Según los servicios de seguridad, en el grupo que organizó la explosión había al menos dos personas más: Aziz y Asan Akhtemov, vecinos de Dzhelyal que trabajan como mecánico y conductor.

En un video publicado por el FSB, los hermanos Akhtemov dicen ante la cámara que recibieron instrucciones de volar el gasoducto por parte de un oficial de la inteligencia militar ucraniana, al que conocieron en la ciudad de Kherson, al sur de Ucrania, en junio de este año. Vídeos de confesión similares siguieron a una investigación del FSB sobre otro supuesto complot de sabotaje en Crimea en 2016.

Según el FSB, Dzhelyal era el enlace entre los Akhtemov y la inteligencia militar ucraniana. También según el FSB, fue quien dio el número de teléfono del oficial de inteligencia ucraniano a los Akhtetov, y supuestamente lo hizo a sabiendas.

Las autoridades rusas de Crimea detuvieron a Nariman Dzhelyal, líder tártaro de Crimea, por falsas acusaciones penales. Dzhelyal y otros detenidos por cargos con motivación política quedar en libertad inmediatamente.
Hay que poner fin a la anarquía en Crimea.

La defensa de Dzhelyal ha decidido no testificar, y se ha negado a comentar la información sobre si el activista había dado el número de teléfono de un oficial de inteligencia ucraniano a sus vecinos.

Las autoridades de Crimea ya han expresado su apoyo a la investigación del incidente del gasoducto.

«Todo esto demuestra una vez más que las actividades de los agentes provocadores del Meijlis [de los tártaros de Crimea] y sus partidarios forman parte de una guerra híbrida lanzada contra Rusia», dijo el jefe de la República de Crimea, Sergei Aksenov.

Miedp y mirada baja

Al igual que Nariman Dzhelyal, Aziz y Asan Akhtemov fueron detenidos inmediatamente después de que se registraron sus casas en la mañana del 4 de septiembre. A lo largo del día, los abogados que habían firmado un acuerdo con sus familiares intentaron encontrar a sus clientes en las prisiones de detención de toda Crimea, pero no lo lograron.

Kurbedinov está seguro de que los hermanos Akhtemov fueron torturados durante todo el día, y que el resultado de esta tortura es el video de su confesión que el FSB ha publicado. Antes de la audiencia de detención, los hermanos se negaron a tener un abogado independiente.

Safie Shabanova, abogada que consiguió ver a los hermanos Akhtemov, afirma que estaban asustados cuando los visitó, aunque solo pudo comunicarse con ellos en presencia de un investigador del FSB, Vitaly Vlasov, casualmente, el mismo investigador responsable del caso contra el periodista Vladislav Esipenko. A Shabanova y a los Akhmetov no se les dio tiempo ni espacio para una comunicación confidencial.

El FSB no ha comentado la sospecha de que los hermanos Akhtemov fueron torturados.

Además, el FSB también detuvo a otros dos hombres: Shevket Useinov, residente en Eupatoria, y Eldar Odamanov, de Simferópol. Este último fue detenido el 3 de septiembre, y no se recibió ninguna información sobre él durante más de un día.

Los abogados, citando a los familiares de los dos hombres, dijeron que los registros en sus casas también se llevaron a cabo en el marco de una investigación sobre el sabotaje del gasoducto. Como resultado, Odamanov y Useinov fueron condenados a 14 y 15 días de arresto, respectivamente, por resistirse a los policías.

«Francamente, no estoy seguro de que [Odamanov y Useinov] sean puestos en libertad», dijo Kurbedinov. «Los funcionarios de seguridad tienen dos semanas de acceso incontrolado a ellos, así que no me sorprendería que al final también se vieran implicados en este caso».

Explosión del gasoducto

El gasoducto cercano a la base militar de Perevalnoye resultó dañado a finales de agosto, según los medios. Según las autoridades de Crimea, esta tubería no se usaba para abastecer a Perevalnoye.

El 23 de agosto, el Ministerio del Interior de Crimea informó que los expertos que inspeccionaron la tubería habían llegado a la conclusión de que el daño «puede haberse producido como resultado de las acciones ilegales de personas no identificadas». En un primer momento, la Policía abrió una causa penal por «destrucción o daño deliberado a la propiedad», sin ninguna referencia al sabotaje.

Las autoridades locales de Perevalnoye se abstuvieron de hacer declaraciones categóricas. «No soy un experto en lo que podría causar daños a la tubería», dijo entonces el jefe del pueblo, Oleg Litvinenko, a los medios locales.

Según Nikolai Polozov, abogado de Dzhelyal, un análisis de las noticias publicadas en torno al 23 de agosto indica indirectamente que podría no haber habido ninguna explosión en el gasoducto. «Los daños, en teoría, podrían haberse producido por diversas razones, incluido el fuerte desgaste», dijo.

El análisis de openDemocracy de las publicaciones y comentarios en 11 grupos de medios sociales locales en Perevalnoye y los pueblos circundantes del 22 al 24 de agosto no encontró ninguna mención a la explosión de la tubería de gas, que, hipotéticamente, podrían haber oído los residentes locales.

Búmeran

Los colaboradores de Dzhelyal creen que el caso en su contra podría estar relacionado con su reciente participación en la cumbre de la Plataforma de Crimea, iniciativa diplomática oficial ucraniana celebrada en Kiev a finales de agosto. En palabras de sus organizadores, está diseñada para «devolver la cuestión de Crimea a la agenda internacional y facilitar el retorno del control ucraniano sobre Crimea».

En particular, los amigos de Dzhelyal se refieren a la reacción de Georgy Muradov, viceprimer ministro de Crimea, en la víspera de la cumbre. La cumbre, dijo entonces Muradov, «volverá, como un búmeran, a golpear a quienes la idearon y que tratarán de aplicarla». El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso calificó la cumbre de «acción rusofóbica, creada artificialmente», así como de «empresa de propaganda vacía que no tiene perspectivas».

Según los activistas, Dzhelyal no fue el único político tártaro de Crimea que visitó la cumbre de la Plataforma de Crimea; viajó a Kiev como parte de un grupo. Zair Smedlya, amigo de Dzhelyal, dijo que cree que uno de los objetivos de las fuerzas de seguridad rusas es «decapitar» al movimiento tártaro de Crimea, y que todos los que estuvieron presentes en la cumbre «también esperan ser detenidos».

«Nariman es a la vez el cerebro y el portavoz del movimiento nacional [tártaro de Crimea], y quien puede reunir a la gente a su alrededor», dijo Smedlya.