En Turquía, continuos incendios forestales destruyen medios de subsistencia

 30 total views,  1 views today

El primer incendio se registró el 28 de julio

Inicio de un ncendio, de Pixabay.

Desde el 28 de julio, un total de 125 incendios forestales han devastado 21 provincias de Turquía. Al 2 de agosto, ocho incendios seguían ardiendo. El primer incendio se desató el 28 de julio. Hasta esa fecha, la cifra de muertos era de ocho personas, incluidos dos bomberos. Aunque la causa oficial del incendio aún está bajo investigación, muchos los atribuyen al calor y el calentamiento global.

Los incendios están afectando a miles de habitantes de las costas turcas del Mediterráneo y del Egeo, grandes destinos turísticos. Se ha evacuado a los turistas y los han transportado a zonas seguras, mientras el país declaró algunas regiones como “zonas de desastre” por el fuego. La frase #HelpTurkey [ayuda para Turquía] fue tendencia en Twitter el 1 de agosto, cuando la gente se apresuró a ayudar a quienes se vieron afectados por el fuego. A medida que se conoce la extensión de los daños, el gobernante Partido Justicia y Desarrollo ha enfrentado criticas y clamor del público por la falta de medidas de seguridad del país,  planes de emergencia y teorías de la conspiración difundidas por el Gobierno.

El sábado 31 de julio, el presidente Recep Tayyip Erdoğan visitó Manavgat, una de las provincias afectadas por el fuego, donde al menos siete personas murieron por los incendios. Durante su visita, dijo que el Gobierno estaba haciendo todo lo que podía ayudar a los afectados por el desastre. “Es nuestro deber encontrar a los responsables por el fuego y quemarles los pulmones”, dijo Erdoğan el 31 de julio.

Pero muchos no se mostraron optimistas por las promesas del Gobierno. Un gran convoy presidencial llegó a la ciudad de Marmaris el último fin de semana de julio —otro punto de los incendios— y se vio a Erdoğan entregando paquetes de té a los transeúntes. Algunos compararon la medida con Trump, que arrojó toallas de papel a los sobrevivientes del huracán María en un centro de distribución de ayuda en Puerto Rico.

Erdoğan lanza paquetes de té a ciudadanos en Marmaris, arrasada por incendios forestales, porque es lo que necesitan. Una buena taza de té.
—————-
Erdoğan lanzando paquetes de té a víctimas de incendios forestales hace recordar a Trump lanzando toallas de papel a puertorriqueños devastados. Completamente inapropiado, completamente fuera de lugar.

Llegada de Erdoğan a Marmaris, ciudad que ha estado luchando con el fuego por falta de chorros de los bomberos.

Falta de equipo

Desde que comenzaron los incendios a fines de julio, el partido en el poder ha recibido críticas por no tener aviones de extinción de incendios en Turquía y por su decisión de excluir a la Asociación Aeronáutica Turca (THK) de las tareas para apagar los incendios. Durante décadas, la THK había brindado aviones para las campañas de lucha contra el fuego. Cuando se dirigía a los habitantes de Manavgat, el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, fue abucheado porque dijo que los tres aviones contraincendios del país ya estaban extinguiendo incendios en otros lugares. Hasta ahora, Rusia, Ucrania y Azerbaiyán han aportado aviones para ayudar a extinguir los incendios forestales. El 1 de agosto, el Gobierno aceptó finalmente la ayuda de la Unión Europea para recibir aviones contraincendios de Croacia y España.

Mursel Alban, parlamentario del Partido Popular Republicano (CHP), principal partido opositor, pidió la r renuncia del presidente y su gabinete:

Tiene un palacio de verano de 300 habitaciones en Marmaris, pero no hay aviones para apagar el fuego en Marmaris. El gobierno de Erdoğan/AKP debe renunciar con todos sus ministros

El 5  de julio se hicieron públicas fotos de la lujosa casa de verano de Erdoğan, con 300 habitaciones, playa privada y piscina. Se dice que el palacio costó 73 millones de dólares y se completó en 2019. En ese momento, el líder de CHP, Kemal Kılıçdaroğlu, criticó la casa de verano durante la reunión parlamentaria del partido. “La gente muere de hambre, pero a él no le importa. Se construyó un palacio de verano para el”.

“Mientras el palacio [la presidencia] tiene 13 aviones y el ministro de Agricultura viaja a todas partes en su jet, el Gobierno no puede usar un avión contraincendios para extinguir estos incendios, lo que demuestra la terrible situación en que este gobierno nos ha puesto. Un avión del palacio podría haber comprado docenas de aviones contraincendios”, tuiteó Ebru Günay, portavoz del Partido Democrático Popular Kurdo (HDP), el 30 de julio.

El exparlamentario Feyzi Isbaran reiteró ese sentir en un tuit:

Erdoğan supervisó desde el aire las zonas afectadas por los incendios, sentado dentro de su avión superlujoso. “La principal razón de los problemas con el avión es que la Asociación Aeronáutica de Turquía, que ha realizado esta labro desde hace años, no ha podido renovar su flota y tecnología”. Erdoğan es director honorario del comité fiduciario nombrado por el Gobierno en la Asociación Aeronáutica de Turquía”.

La Asociación Aeronáutica fue reorganizada en 2019 con un comité de fideicomisarios nombrado por el Gobierno, que sustituyó a la anterior dirección. Según un informe de la plataforma de noticias en línea Dokuz8Haber, a principios de julio, los administradores despidieron a 11 pilotos y 15 técnicos. Sin embargo, extrabajadores de la Asociación Aeronáutica afirmaron que la asociación tenía seis aviones operativos listos para usar. Al parecer, uno de los administradores estaba en una boda cuando el alcalde de Muğla, Osman Gürün, llamó a la oficina de la Asociación Aeronáutica para pedir aviones el 29 de julio.

Tras días de incendios forestales, se cerraron los bosques de seis provincias entre el 30 de julio y el 31 de agosto. La prohibición incluye entrar a los bosques o acercarse, y hacer picnics.

Mientras tanto, las autoridades restaron importancia a los daños causados por el incendio de Marmaris, los calificaron de menores, y dieron prioridad a la investigación de la causa de los incendios, según el ministro de Agricultura y Silvicultura, Bekir Pakdemirli. “Las autoridades judiciales y policiales siguen investigando la causa de los incendios. Harán una declaración cuando se descubran hallazgos importantes”, dijo.

Sobre los esfuerzos de investigación del Gobierno, el jefe de la Dirección de Comunicaciones, Fahrettin Altun, dijo: “Los responsables tendrán que dar cuenta de los ataques contra la naturaleza y los bosques”.

Muchos han comparado la ineptitud del Gobierno con la reciente inundación en Alemania, donde la canciller Merkel destinó 472 millones de dólares de ayuda a las víctimas, lo que contrasta con los convoyes y el lanzamiento de té durante la visita del presidente a las zonas afectadas. Por ahora, las autoridades han prometido aplazar el pago de los préstamos de los damnificados por el incendio para aliviar su carga financiera. También han anunciado que aceptarán donaciones, lo que desencadenó más críticas en línea.

Piden donaciones después de un terremoto, una inundación, un incendio, durante una pandemia. Por supuesto que haremos lo que esté en nuestras manos para ayudar a los necesitados, pero ¿harán lo mismo quienes recaudan nuestros impuestos y nos dirigen?