Vuoi aiutare economicamente questo sito? Spiacenti, non accettiamo donazioni. Sorry, we ar not for sale. We are not liber, we are free!
Puoi farlo indirettamente acquistando il libro "Debito Formativo" di Valerio Di Stefano.
Oppure, acquisendo un abbonamento Audible per i nostri audiolibri. O per gli e-book su Mondadori Store. Oppure su Kobo.
Oppure... anche no! (Niente monetine da 2 euro, niente pizza o focaccia. Il caffè ci rende nervosi.)


This website is referral for adsterra.com, popcash.net, clickadu.com and iubenda.it!

Please visit our new website audiobookgratis.it and our brand new Encyclopaedia Britannica. It's absolutely free!

Now you can download our classical and etnic music archives in just one clic.

Privacy Policy - Cookie Policy - Termini e condizioni di servizio



Static Wikipedia: Italiano - Inglese - Francese - Spagnolo - Tedesco - Portoghese - Olandese - Polacco -
Russo - CineseTurco - Svedese - Swahili - Afrikaans - Vietnamita - Ebraico - Greco - Arabo - Coreano -
 Finlandese - Winaray - Giapponese - Ungherese - Bulgaro - Farsi - Danese - Hindi -
 Lituano - Lettone - Catalano - Euskera - Esperanto - Estone -Norvegese -Rumeno -

 Static Wikipedia - Other Languages:  aa - aab - als - am - amg - an -  arc- as - ba - bar - bat - bcl -  be - bh - bi - bm - bn - bo - bpy - br - bs - bug -
bxr
 - cdo - ce - ceb - ch - cho - chr - chy - co - cr - crh - cs - csb - cu - cv - cy- diq - dib - dv - dzee - eml  - ext -
 fa - ff - fiu - fj - fo - frp - fur - fy - ga - gan - gd - gl - glk . gn - got - gugv - ha - hak  - hif - ho - hr -
hsb  - hy - hz -ia- id - ie - ig - ii - ik - ilo - io - is - iu - jbo - jv - ka - kaa - kab - kg - ki - kj - kk - kl -
 km - kn - kr - ks - ksh - ku - kv - kw - ky - la - lad - lb - lbe - lg - li - lij - lmo - ln - lomdf - mg - mh -
 mi - mk - ml - mn - mo - mr - mt - mus -my - myv - mzn - na - nh - nap - ne - nds - new -ng - nn - nov -
nrm - nv - ny - oc - om - or - os - pag - pa - pdc - pih - pi - pms - ps - qu - rm - rmy - rn - rw -
 sa- sah - sc -scn - sco -sd - se - sg - sh - si - simple - sk - sl - sm - sn - so - sr - srn - ss - st -
stq - su - szl - ta - te - tet - tg - th - ti - tk - tl - tlh - tn - to - tpi - ts - tt - tum - tw - ty -
udm - ug - uk - ur - uz - ve - vec - vi - vls - vo - wa - war - wo - wuu -xal - xh - yi - yo - za - zea - zu -



Other Static Wikipedia: .org - .it - .net - .eu - com - controversi.org - literaturaespanola.es - Quality articles
Wikipedia for Schools: English - French - Spanish - Portuguese
101 free audiobooks - Stampa Alternativa - The Open DVD - Open Bach Project  - Liber Liber - PunchLibretti d'opera - Audioletture - Audible
Appunti di informatica libera - Conferenze - Audiobook PG - Bach Organ WorksEnglish PG -
Italiano PG - GNUtemberg - Guide LinuxAnonymous PG - Authors - ISO files -
Holy Bible: King James Version -  OnLine Bible - Spanish Reina Valera - French Segond - World English Bible - KJV Concordances - Concordanza Biblica

And don't forget our Wikipedia Dumps: HTML - JSONZIM

Andalucía - Wikipedia, la enciclopedia libre

Andalucía

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Andalucía
Bandera de Andalucía Escudo de Andalucía
Bandera Escudo
Himno: Himno de Andalucía
Lema: Andalucía por sí, para España y la Humanidad
Localización de Andalucía.
País Bandera de España España
Capital Sevilla
Lengua(s) oficial(es) Castellano o español1
Superficie
 - total
 - % de España
Lugar nº 2
87.268 km²
17,2%
Población
 - Total (INE 2007)
 - % de España
 - Densidad
Lugar nº 1
8.059.431
17,82%
92,12 hab./km²
Gentilicio Andaluz, -a
Estatuto de autonomía 19 de marzo de 20071
ISO 3166-2 AN
Fiesta oficial 28 de febrero (Día de Andalucía)
Representación
parlamentaria
 - Congreso
 - Senado
 - Parlamento
 
 
61 escaños
41 escaños
109 escaños
Presidente Manuel Chaves (PSOE-Andalucía)
Junta de Andalucía
2El Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007 está disponible en Wikisource.

Andalucía es una comunidad autónoma española compuesta por las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. Su capital es la ciudad de Sevilla, donde tiene su sede la Junta de Andalucía, mientras que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tiene su sede en la ciudad de Granada.

Es la comunidad autónoma más poblada de España (8.039.399 habitantes, en 2007, de los cuales el 6,6%, 526.942, son extranjeros) y la segunda más extensa, lo que unido a su historia y cultura le confiere un peso singular y decisivo en el conjunto de España. Andalucía se encuentra situada en la zona suroccidental de Europa, limitando al oeste con la República de Portugal, al sur con el océano Atlántico, el mar Mediterráneo y el territorio británico de ultramar de Gibraltar, al norte con Extremadura y Castilla-La Mancha y al este con la Región de Murcia.

Andalucía se constituyó en comunidad autónoma al amparo de lo dispuesto en el artículo segundo de la Constitución Española de 1978, que reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones españolas. El proceso de autonomía política de Andalucía se cursó a través del procedimiento restrictivo expresado en el artículo 151 de la constitución, lo que hace de Andalucía la única comunidad española que accedió a la autonomía a través de dicho procedimiento. El preámbulo del Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007 define a Andalucía como una realidad nacional, término que se corresponde en la Constitución Española de 1978 con el de nacionalidad histórica, de igual forma que era definida indirectamente en el anterior estatuto de autonomía: el Estatuto de Autonomía de 1981 o Estatuto de Carmona.

Tabla de contenidos

[editar] Toponímia

[editar] Etimología

El topónimo "Andalucía" se introdujo en la lengua castellana durante el siglo XIII bajo la forma "el Andalucía". Se trata de la castellanización de al andalusiya, adjetivo arábe refirido a al-Ándalus, nombre que recibían los territorios de la península Ibérica bajo gobierno islámico desde el 711 al 1492.[1] La etimología que hace derivar Andalucía de Vandalia (tierra de los vándalos), muy difundida a partir del siglo XVI, no goza en la actualidad de crédito científico alguno.[2]

[editar] Uso

El topónimo “Andalucía” no siempre se ha referido exactamente al territorio hoy conocido como tal. Durante las últimas fases de la Reconquista cristiana, se otorgó el nombre de Andalucía exclusivamente al sur peninsular bajo dominio musulmán, quedando posteriormente como denominación del último territorio en ser reconquistado.[3] En la Primera Crónica General de Alfonso X el Sabio, escrita en la segunda mitad del siglo XIII, el término Andalucía se emplea en tres significados diferentes:

Mapa de la Península Ibérica datado en 1770 donde los reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla son denominados colectivamente bajo el nombre de "Andalucía", mientras que el emblemático reino de Granada aparece con su nombre individual.
Mapa de la Península Ibérica datado en 1770 donde los reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla son denominados colectivamente bajo el nombre de "Andalucía", mientras que el emblemático reino de Granada aparece con su nombre individual.
  1. Como simple traducción de Al-Ándalus.
  2. Para designar los territorios conquistados por los cristianos en el Valle del Guadalquivir y en los reinos de Granada y Murcia. De hecho Alfonso X se tituló Rey de Castilla, León y de toda el Andalucía en un documento de 1253.
  3. Para nombrar las tierras conquistadas por los cristianos en el Valle del Guadalquivir (Reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla). Este tercer significado sería el más común durante la Baja Edad Media y la Edad Moderna. Desde el punto de vista administrativo, el reino de Granada mantuvo su nombre y singularidad dentro del contexto andaluz[4] debido, sobre todo, a su carácter emblemático como culminación de la Reconquista, y por ser la sede de la importante Real Chancillería de Granada. Sin embargo el hecho de que la conquista y repoblación de dicho reino fuera realizada mayoritariamente por andaluces, hizo que durante la Edad Moderna la noción de Andalucía se extendiera, de hecho, al conjunto de los cuatro reinos,[5] frecuentemente denominados los "cuatro reinos de Andalucía", al menos desde mediados del siglo XVIII.[6] [7]

[editar] Símbolos

[editar] Escudo

Artículo principal: Escudo de Andalucía
Escudo de Andalucía
Escudo de Andalucía

El escudo de Andalucía muestra la figura de un Hércules joven entre las dos columnas de Hércules que la tradición sitúa en el estrecho de Gibraltar, con una inscripción a los pies de una leyenda que dice: "Andalucía por sí, para España y la Humanidad", sobre el fondo de una bandera andaluza. Cierra las dos columnas un arco de medio punto con las palabras latinas "Dominator Hercules Fundator", también sobre el fondo de la bandera andaluza.

Según el artículo 6.2 del Estatuto de Autonomía de Andalucía del año 1981: Artículo 6

Andalucía tiene himno y escudo propios, que serán aprobados definitivamente por Ley del Parlamento Andaluz, teniendo en cuenta los acuerdos dictados sobre tales extremos por la Asamblea de Ronda de 1918. Véase el texto completo en Estatuto de Autonomía de Andalucía de 1981

Según el artículo primero de la Ley 3/1982 de 21 de diciembre sobre el Himno y el Escudo de Andalucía:

Andalucía tiene escudo propio, que se escribe teniendo en cuenta los acuerdos de la Asamblea de Ronda de 1918, como el compuesto por la figura de un Hércules prominente entre dos columnas, expresión de la fuerza eternamente joven del espíritu, sujetando y domando a dos leones que representan la fuerza de los instintos animales, con una inscripción a los pies de una leyenda que dice: "Andalucía por sí, para España y la Humanidad", sobre el fondo de una bandera andaluza. Cierra las dos columnas un arco de medio punto con las palabras latinas "Dominator Hercules Fundator" también sobre el fondo de la bandera andaluza.[8]

Según el artículo 3.2 del Estatuto de Autonomía de Andalucía del año 2007:

Andalucía tiene escudo propio, aprobado por ley de su Parlamento, en el que figura la leyenda «Andalucía por sí, para España y la Humanidad», teniendo en cuenta el acuerdo adoptado por la Asamblea de Ronda de 1918.. Véase el texto completo en Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007

El creador del escudo de Andalucía fue Blas Infante, quien tomó muchos de sus elementos del escudo de la ciudad de Cádiz. En la fachada de sus casa en Coria del Río (Sevilla), la "Casa de la Alegría", puede contemplarse unos azulejos con el modelo original del escudo andaluz, que permaneció allí durante la Guerra Civil y el Franquismo.

[editar] Bandera

Artículo principal: Bandera de Andalucía
Bandera de Andalucía
Bandera de Andalucía

La bandera oficial de Andalucía está compuesta por dos bandas horizontales verdes y una blanca, sobre la cual se sitúa el escudo de Andalucía. Fue creada por Blas Infante, y aprobada en la Asamblea Andalucista de Ronda de 1919. Infante eligió el verde como símbolo de la esperanza y la unión y el blanco como símbolo de paz y diálogo. La elección de estos colores se debe a que Blas Infante consideraba que habían sido los más usados a lo largo de la historia del territorio andaluz. Según él, el estandarte de la dinastía andalusí de los Omeyas era verde y representaba la convocatoria del pueblo. El blanco, en cambio, simbolizaba el perdón entre los almohades y en la heráldica europea es interpretado como parlamento o paz. Otras noticias históricas justifican la elección de los colores de la bandera (Véase Bandera de Andalucía). Los nacionalistas andaluces denominan a la bandera de Andalucía "la arbonaida".

[editar] Himno

Himno de Andalucía, partitura pdf Véase aquí la letra
Himno de Andalucía, partitura pdf Véase aquí la letra
Pulse aquí para oír una versión instrumental del himno
Pulse aquí para oír una versión instrumental del himno

El himno de Andalucía es una composición musical de José del Castillo Díaz[9] con letra de Blas Infante. La música está inspirada en el Santo Dios, un canto religioso popular que los campesinos y jornaleros de algunas comarcas andaluzas cantaban durante la siega.[10] Blas Infante puso este canto en conocimiento del Maestro Castillo, quien adaptó y armonizó la melodía. La letra del himno apela a los andaluces para que se movilicen y pidan "tierra y libertad", mediante un proceso de reforma agraria y un estatuto de autonomía política para Andalucía, en el marco de España.

El himno de Andalucía fue presentado por la Banda Municipal de Sevilla, bajo la dirección de José del Castillo, en un concierto celebrado en la Alameda de Hércules el 10 de julio de 1936, una semana antes del comienzo de la Guerra Civil. Durante el Franquismo sólo se conservó un manuscrito para piano. Fue reestrenado durante la transición democrática en el Teatro Lope de Vega por la misma banda el 18 de octubre de 1979. A partir de entonces se realizaron multitud de versiones del himno, siendo especialmente reseñables las revisiones e instrumentaciones realizadas por Manuel Castillo en los años 1980.

Según el artículo 6.2 del Estatuto de Autonomía de Andalucía del 1981:

Andalucía tiene himno y escudo propios, que serán aprobados definitivamente por Ley del Parlamento Andaluz, teniendo en cuenta los acuerdos dictados sobre tales extremos por la Asamblea de Ronda de 1918. Véase el texto completo en Estatuto de Autonomía de Andalucía de 1981

Según el artículo 5 de la Ley 3/1982 sobre el Himno y el Escudo de Andalucía:

Andalucía tiene himno propio. Se declara como música del mismo la creada por el genio popular andaluz, anotado por el padre de la patria andaluza, Blas Infante, quien compuso su letra y armonizada por José Castillo y Díaz. [...][11]

Según el artículo 3.3 del Estatuto de Autonomía de Andalucía del 2007:

Andalucía tiene himno propio, aprobado por ley de su Parlamento, de acuerdo con lo publicado por la Junta Liberalista de Andalucía en 1933. Véase el texto completo en Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007

Este no es el único himno que se ha compuesto para Andalucía. A principios del siglo XX el pasodoble La Giralda, de Eduardo López Juarranz, se consideró extraoficialmente Himno de Andalucía por el círculo regionalista andaluz del Ateneo de Sevilla. Asimismo en 1930 se estrenó en la Casa Central de Andalucía en Madrid un Himno de Andalucía con letra de Conrado Goettig y música de Andrés María del Carpio.

[editar] Blas Infante

Artículo principal: Blas Infante
Retrato de Blas Infante, realizado sobre azulejos, situado en la avenida Blas Infante de Jerez.
Retrato de Blas Infante, realizado sobre azulejos, situado en la avenida Blas Infante de Jerez.

El Parlamento de Andalucía aprobó de forma unánime en 1983 que en el preámbulo del Estatuto de Autonomía para Andalucía, se reconociera a Blas Infante como "Padre de la Patria Andaluza". Reconocimiento que se revalidó en la reforma del Estatuto de Autonomía, sometida a Referéndum popular el 18 de febrero de 2007.

[editar] Día de Andalucía

Artículo principal: Día de Andalucía

El Día de Andalucía se celebra el 28 de febrero y conmemora el referéndum del año 1980, que dio autonomía plena a la comunidad andaluza tras una larga lucha para acceder a través del procedimiento estipulado en el artículo 151 de la constitución para aquellas comunidades que, como la andaluza, no tuvieron oportunidad de refrendar su estatuto durante la Segunda República por el estallido de la Guerra Civil.

[editar] Hijo predilecto de Andalucía

Artículo principal: Hijo Predilecto de Andalucía

Hijo Predilecto de Andalucía es un título honorífico concedido por la Junta de Andalucía, a quienes se le reconocen méritos excepcionales que hayan redundado en beneficio de Andalucía, por su trabajo o actuaciones, científicas, sociales o políticas. Es la más alta distinción de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

[editar] Historia

Artículo principal: Historia de Andalucía

[editar] Prehistoria

[editar] El Paleolítico en Andalucía

Yacimientos en Andalucía en el Paleolítico
Yacimientos en Andalucía en el Paleolítico
Yacimientos en Andalucía en el Neolítico
Yacimientos en Andalucía en el Neolítico
Cueva de la Laja Alta, en Jimena de la Frontera
Cueva de la Laja Alta, en Jimena de la Frontera
Construcción megalítica del Dólmen de Menga
Construcción megalítica del Dólmen de Menga
Ídolo cilíndrico del camino del Cortijo de la Fuente, en Sanlúcar de Barrameda, Museo de Cádiz. Edad del Cobre, hacia 2500 a. C.
Ídolo cilíndrico del camino del Cortijo de la Fuente, en Sanlúcar de Barrameda, Museo de Cádiz. Edad del Cobre, hacia 2500 a. C.
Cuenco oculado de Los Millares
Cuenco oculado de Los Millares
Pueblos indígenas de la actual Andalucía
Pueblos indígenas de la actual Andalucía
Área aproximada de extensión e influencia de la civilización de Tartessos
Área aproximada de extensión e influencia de la civilización de Tartessos
Primera división romana de Hispania, donde puede verse la Hispania Ulterior
Primera división romana de Hispania, donde puede verse la Hispania Ulterior
Hispania según la división provincial romana del 27 a. C., donde pueden apreciarse los límites de la Bética
Hispania según la división provincial romana del 27 a. C., donde pueden apreciarse los límites de la Bética
Hispania en época de Diocleciano
Hispania en época de Diocleciano
Anfiteatro de Itálica, uno de los mayores del Imperio
Anfiteatro de Itálica, uno de los mayores del Imperio
La Hispania visigoda hacia el año 700
La Hispania visigoda hacia el año 700
Emirato de Córdoba
Emirato de Córdoba
Primeros reinos de taifas, hacia el 1031, que coinciden básicamente con las coras del Califato de Córdoba
Primeros reinos de taifas, hacia el 1031, que coinciden básicamente con las coras del Califato de Córdoba
Máxima expansión del reino o taifa de Sevilla
Máxima expansión del reino o taifa de Sevilla
La Giralda de Sevilla
La Giralda de Sevilla
Reino Nazarí de Granada
Reino Nazarí de Granada
Patio de los Leones de La Alhambra
Patio de los Leones de La Alhambra

Andalucía estuvo poblada desde fechas muy tempranas correspondientes al Paleolítico Antiguo, entre 700.000 y 400.000 años a.C. Según los restos arqueológicos hallados, las principales zonas de asentamiento fueron la zona alta del Guadalquivir y la zona sur de Sierra Morena. Se han localizado restos de la cultura achelense (bifaces, puntas, picos) en las terrazas de los grandes ríos, que eran utilizados como ejes de circulación y zonas de aprovisionamiento de alimentos (caza y recolección).

El Paleolítico Medio, caracterizado por los homínidos Neanderthales y por su cultura musteriense, ha sido suficientemente datado en Andalucía. El recrudecimiento climático hizo que las poblaciones usaran las cuevas como refugio, caso de la Cueva de la Carigüela (Píñar, Granada), en la Cueva de Zájara (Vera, Almería) y las cuevas gibraltareñas, que indican mayor número de asentamientos en la Alta Andalucía. En cuanto a la industria lítica musteriense, destaca la elaboración de herramientas a través de la técnica Levallois, que abarca variedad de útiles como puntas, raederas y raspadores.

El Paleolítico Superior viene marcado por el retroceso de la glaciación y la aparición de Homo Sapiens cuyo hábitat se generaliza por toda Andalucía. Los avances en la cultura lítica fueron muy importantes, con la fabricación de mayor variedad de herramientas y materiales, como raspadores de sílex, agujas, anzuelos y punzones de hueso, etc. Asimismo destaca la aparición de las primeras manifestaciones de arte rupestre, con pinturas en la Cueva de la Pileta, cerca de Ronda, la Cueva Ambrosio (Almería), Cuevas de Nerja (Málaga), Cueva de las Motillas (Cádiz), Cueva de Malalmuerzo (Granada), Cueva del Morrón (Jaén) y un largo etcétera. Dentro del arte rupestre en Andalucía tiene una especial importancia el llamado Arte sureño, caracterizado por su esquematismo y propio de las provincias de Cádiz y Málaga.

[editar] El Neolítico en Andalucía

El Neolítico, caracterizado por una economía productiva basada en la agricultura y la ganadería y con nuevas producciones como la piedra pulimentada y la cerámica, llegó a Andalucía alrededor del año 5.000 a. C. La introducción de la cultura neolítica se debió en gran medida a la influencia de los pueblos del Mediterráneo oriental, mucho más avanzados. Por eso el levante almeriense fue la zona donde antes se desarrolló esta cultura. Este período se caracteriza por la utilización de la cerámica cardial y la cerámica almagra y por la existencia de dos tipos de hábitat o asentamientos humanos: Las cuevas y los poblados. Al primer tipo corresponden los yacimientos de las cuevas de los Murciélagos, en Córdoba, de la Mujer y la Carigüela, en Granada, la del Tesoro y de Nerja, en Málaga, que dan fe de que la cueva era el hábitat mayoritario, por lo que a veces se usa el término "Cultura de las Cuevas". Esta cultura destaca por su gran actividad agrícola y ganadera (ovina, caprina y bovina), así como la utilización de las cuevas tanto como vivienda como para enterramiento. Los poblados, en cambio, son un hábitat propio de los pueblos sedentarios, con una actividad agrícola importante, asentados en valles fluviales o en zonas más áridas. Estos poblados son simples agrupaciones de cabañas de base circular y con muros de adobe o madera. La actividad agrícola tiene más peso sobre la ganadera, como lo demuestra el importante número de molinos de mano para moler grano hallados.

[editar] La Edad de los Metales

Durante la Edad de los Metales se caracteriza por el invento de la fundición de los metales, que fue introducido en Andalucía por pueblos del Mediterráneo oriental. La introducción de los metales en la tecnología supuso un importante avance en las fabricación de herramientas para la labranza, caza y pesca, así como para la guerra. La especialización en las herramientas fue tal que se llegó a la división en el trabajo, favorecida por el excedente de producción en la agricultura y que provocaría la primera estratificación social en distintos grupos. Otro de los cambios importantes producidos en este período fue el desarrollo del transporte y el comercio, debido a la localización de los yacimientos metálicos y a su transporte hacia las zonas del arco levantino mediterráneo. El Mediterráneo se convirtió en el eje principal de comercio lo que provocó una intensificación de todo tipo de relaciones y una irradiación más rápida de los avances técnicos y los intercambios culturales que precipitará la entrada de Andalucía en la fase protohistórica.

La Edad de los Metales suele dividirse en tres etapas, utilizando como nomenclatura el nombre del metal utilizado en cada una de esas fases: La Edad de Cobre, la Edad de Bronce y la Edad del Hierro. En Andalucía durante la Edad de Cobre se desarrollaron una serie de importantes culturas como son la Cultura megalítica, la de Los Millares, la del Vaso Campaniforme, la de El Algar. En el Hierro, con la llegada de los pueblos colonizadores, se desarrolló la importante civilización de Tartessos, con la que Andalucía entró en la Protohistoria.

[editar] Protohistoria

[editar] Tartessos

La civilización de Tartessos se desarrolló desde el Bronce Antiguo y Medio, simultáneamente a las culturas de El Argar y de Los Millares en Almería, hasta el siglo V aC. en que se produjo su colapso. Tartessos se extendió por la mayor parte del territorio andaluz, el Algarve y parte de la Región de Murcia, aunque su eje principal se situó en el triángulo formado por las ciudades de Huelva, Sevilla y Cádiz. Su actividad más significativa fue la minerometalúrgica (plata, oro, cobre), aunque también se practicó la agricultura, la ganadería, la pesca y el comercio marítimo.

La situación geográfica de este territorio, en el extremo meridional del confín occidental del mundo conocido, hizo de él un lugar de tránsito de materias primas hacia Oriente. A la larga, esta situación geográfica privilegiada derivó en una gran fragilidad política pues, cuando el comercio en el Mediterráneo fue monopolizado por las grandes potencias marítimas de Oriente, Tartessos quedó bloqueado y se produjo la caída definitiva del reino.

[editar] Las colonizaciones y la entrada de Andalucía en la fase histórica

En torno al siglo IX, se produjo un proceso colonizador con la aparición de forma escalonada de fenicios, griegos, cartagineses y romanos. Estos colonizadores usaron desde fuera gran parte del territorio andaluz como aprovisionador de recursos, por su importancia geoestratégica como punto de paso obligado de una vía comercial desde el Mediterráneo hacia el Atlántico (Bendela Galán, 1980).

Hacia el año 500 a. C. los cartagineses irrumpieron en el Mediterráneo occidental con una mentalidad más conquistadora que colonizadora. Los púnicos, al controlar militarmente el Estrecho de Gibraltar, hicieron inaccesible la penetración de los demás pueblos hacia el Atlántico. Por ello Tartessos entró en una crisis irreversible y el territorio andaluz entró en una fase de dependencia de poderes externos.

[editar] Edad Antigua: La Bética

La rivalidad entre Cartago y Roma hizo que Andalucía se convirtiera en escenario de las guerras púnicas. Como consecuencia de la victoria romana se creó la provincia de Hispania Ulterior, que más tarde se convertiría en la Bética, que abarcaba casi todo el territorio andaluz, salvo una parte del norte de las provincias de Jaén, Granada y Almería, cuyo límite se puede establecer en el el río Almanzora. El territorio se articulaba a través de una red de calzadas dispuestas en base a tres grandes ejes de paso naturales: La depresión Bética, el surco Intrabético y la costa. En torno a estos ejes se disponían importantes núcleos de población, como Corduba (la capital), Hispalis, Ostippo, Gades, Iliberris, etcétera, que monopolizaban la recaudación de impuestos, el comercio y la explotación del ager, además de ser grandes focos de penetración de la cultura romana y de su distribución por sus áreas de influencia rural. El caracter divisorio de grandes ríos como el Guadiana y el Guadalquivir, la importancia de los grandes distritos mineros como Almadén, la frontera natural que supone Sierra Morena, la importancia de grandes núcleos poblacionales y la facilidad de comunicación por el mar, son elementos que hacían de frontera y que a la vez configuraban un espacio territorial con distintas realidades pero con cierta cohesión.

[...] resultado de una percepción que establece diferencias. La principal finalidad es la explotación de los recursos, de tal manera que el inicio de Andalucía como territorio conocido, ya indica algo que será constante en ciertas épocas: la colonización [...]

Cano García, G.: Evaluación de los límites de Andalucía y percepción del territorio

La Bética tuvo una importante aportación al conjunto del Imperio Romano tanto económica, como cultural y política. En el terrero económico continuó siendo muy significativa la extracción de minerales (oro, plata, cobre y plomo) y la agricultura, con la producción y exportación sobre todo de cereales, aceite y vino, éstos dos últimos especialmente famosos en todo el Imperio junto con el garum. En el terreno político, la Bética fue durante mucho tiempo una provincia senatorial que, debido a su alto grado de romanización, dependía del poder político del Senado, no del poder militar del Emperador. Además dio a Roma dos emperadores: Trajano y Adriano, naturales de Itálica.

La conquista romana, tanto económica como política, y la profunda romanización de la Bética puso fin en gran medida a la cultura autóctona [...] perdiéndose la existencia de una remota conciencia de la tierra andaluza como un sutil vapor [...].[12] Sin embargo, propició una temprana cristianización, que a mediados del siglo I arraigó fuertemente en las costas andaluzas y que irá marcando un nuevo desarrollo cultural en toda la Península Ibérica.

[editar] Edad Media

[editar] La Andalucía Visigoda

En el 411, en virtud de un foedus pactado con el Imperio Romano de Occidente, los suevos, vándalos y alanos se establecieron en la península Ibérica. Los vándalos silingos (dirigidos por Fridibaldo), más poderosos que sus hermanos asdingos, recibieron la fértil provincia de la Bética, si bien no es posible especificar qué zonas de la misma eligieron para asentarse, debido a su corta permanencia y a la falta de hallazgos arqueológicos.

Con la irrupción de los visigodos en el escenario político de la península Ibérica el 418, los vándalos fueron borrados del mapa.

El carácter meridional de Andalucía y su fuerte romanización y afianzamiento de una oligarquía territorial, capaz de tener auténticos ejércitos propios, dio a la Bética un carácter especial. Fue el último territorio controlado de facto por los visigodos, y el que mayor inestabilidad política presentaba. Muestra de ello es que en el año 521 el pontífice nombró vicario para la Lusitania y la Baetica al obispo metropolitano de Sevilla (Salustio), dando a entender que la jurisdicción eclesiástica de Tarragona no controlaba facticamente los territorios del sur peninsular.

A partir del año 531 se produjo una rápida expansión de Teudis hacia el sur, llegando a instalar su corte en Sevilla, para tener un mejor control de sus operaciones en el sur peninsular. Incluso llegó a dirigir una ofensiva, fracasada, contra el poder bizantino establecido en Settem (Ceuta). La Bética quedó definitivamente integrada en el reino visigodo de Toledo, si bien cuando los intereses de la oligarquía terrateniente hispano-romana se veían peligrar, no se dudaba en la rebelión, como las de Atanagildo y Hermenegildo.

[editar] La Andalucía Bizantina

La rebelión de Atanagildo, con apoyo de la oligarquía de la Bética, supuso la entrada en acción del poder bizantino, en expansión bajo Justiniano. La importancia del litoral andaluz para el comercio en el Mediterráneo hizo que la presencia bizantina fuera fugaz, ya que el poder visigodo de Toledo siempre quiso recuperar el litoral perdido. Las campañas, primero de Leovigildo y luego de Suintila, hicieron que por primera vez se creara un poder unificado en la península Ibérica.

[editar] La Andalucía Musulmana: al-Ándalus

En el 711, tras la incursión militar de Tarik, la Batalla del Guadalete y las posteriores campañas de Musa, se produjo la caída del poder visigodo y la Invasión musulmana de la Península Ibérica, que algunos autores consideran más bien una revolución islámica. A partir de entonces y hasta la Toma de Granada en 1492, los territorios peninsulares bajo poder islámico se denominaron genéricamente al-Ándalus, cuya historia fue una sucesión de diversos estados musulmanes.

El Emirato de Córdoba, que inicialmente dependió en política y religión del califa omeya de Damasco, en el 756 con Abderramán I se independizó en materia civil del califato Abbasí, dejando de ser un territorio periférico y pasando a ser un centro de decisión política. Ya a finales de la época del emirato independiente, entre el 880 y 918, el muladí Omar ibn Hafsún, nacido en la cora de Ronda, protagonizó una revuelta contra el poder cordobés. Las luchas internas fueron una constante en al-Ándalus debido a los intereses encontrados de las diversas comunidades raciales y religiosas que vivían en él. La aristocracia dominante de origen árabe tuvo frecuentemente la oposición de bereberes, hispanorromanos, mozárabes, muladíes, judíos, eslavos, y esclavos libertos originarios del norte peninsular o de Centroeuropa.

El máximo poder omeya en al-Ándalus se produjo con la proclamación en el 912 del Califato de Córdoba por parte de Abderramán III, quien se proclamó califa consumando la ruptura de la dependencia religiosa con respecto a Oriente. Si bien los límites territoriales de entonces superaban los del actual territorio andaluz, no es menos cierto que el Valle del Guadalquivir era el eje del poder musulmán en la península, con Córdoba, la ciudad más poblada, como capital y sede de la gran mezquita, y con Medina Azahara como la ciudad aúlica símbolo del nuevo poder califal. Al norte del Guadiana se disponían las tres grandes marcas militares de Mérida, Toledo y Zaragoza en continua rebeldía.[13]

[Los límites territoriales] se retrotraen por el norte con relación a épocas anteriores, aproximándose a la divisoria de aguas Guadalquivir/Guadiana y, por lo tanto, constituyen un claro precedente de los actuales [...]

Cano García, G. Evaluación de los límites de Andalucía y percepción del territorio

La división interna fomentada por Almanzor y sus descendientes, los amiríes, desencadenó la fitna. La deposición de Hisham III y la abolición del califato en 1031, hizo que las coras, dominadas por clanes árabes, bereberes o eslavos, se proclamaran independientes, con la consiguiente fragmentación del estado omeya en multitud de reinos conocidos como Primeros Taifas.[14] En esta nueva situación tuvo especial protagonismo la Taifa de Sevilla que alcanzó un gran poder con los monarcas abadíes al-Mutadid y al-Mutamid, que extendieron sus dominios por el sur de Portugal, Murcia y la mayor parte de la actual Andalucía, a excepción de la taifa zirí de Granada. Tras la conquista de Toledo en el 1085 por Alfonso VI, la amenaza castellano-leonesa fue haciéndose cada vez mayor. Por ello los reyes de Sevilla, Granada y Badajoz se aliaron y pidieron ayuda militar a los almorávides, coalición que venció frente a los cristianos en la Batalla de Zalaca, en 1086. Sin embargo se produjeron nuevas ofensivas cristianas, como las toma del castillo de Aledo, que supuso el bloqueo de las rutas entre la Taifa de Sevilla y sus territorios y las taifas del levante de al-Ándalus. Por ello, el rey de Sevilla volvió a reclamar la ayuda del emir almorávide Yusuf ibn Tasfin, quien regresó a la península en 1088, pero no para combatir a los cristianos sino para conquistar una por una todas las taifas e imponer el poder almorávide en todo al-Ándalus, instalando la capital en Granada y gobernando hasta mediados del XII, cuando la expansión almohade en el norte de África debilitó la capacidad militar de los almorávides de al-Ándalus, cuya unidad se resquebrajó de nuevo dando lugar a los segundos reinos taifas, entre 1144 y 1170. Estas taifas fueron posteriormente sometidas por los almohades, que establecieron su capital en Sevilla, consiguiendo parar el avance cristiano con grandes victorias como en la batalla de Alarcos en 1195. Sin embargo desde le principio tuvieron problemas para dominar todo el territorio de al-Ándalus, en especial Granada y Levante, donde durante muchos años resistió con apoyo cristiano el Rey Lobo. Finalmente, después de que el Papa Inocencio III llamara a la cruzada en al-Ándalus, la victoria de la coalición crisitana en la batalla de Las Navas de Tolosa, en 1212, marcó el comienzo del fin de la dinastía almohade, no sólo por el resultado del encuentro sino la posterior muerte del Miramamolín, que abrió una lucha sucesoria que terminó por hundir el califato almohade y determinó la aparición de los terceros reinos de Taifas y la ascensión de los benimerines en el Magreb. En 1232 Muhammad I se proclamó emir de Arjona, Jaén, Guadix y Baza y en 1237 de Granada, fundando el reino nazarita de Granada.

[editar] Edad Moderna: Andalucía en la Corona de Castilla

El mapa muestra la extensión aproximada de los reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y Granada.
El mapa muestra la extensión aproximada de los reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y Granada.

La debilidad derivada de la desintegración del poder almohade y la subsiguiente creación de los terceros reinos taifas, favoreció la rápida conquista o reconquista cristiana de las tierras del valle del Guadalquivir por parte de San Fernando. Córdoba se conquistó en 1236, Jaén en 1246 y Sevilla en 1248, surgiendo el germen de la Andalucía histórica, condicionada por la población mudéjar[15] y por la repoblación con gente cristiana del norte peninsular, bajo la influencia del reino nazarita de Granada a través de La Frontera y amenazada por las incursiones de los benimerines, contenidos en 1294 por Guzmán el Bueno en Tarifa y definitivamente derrotados en la Batalla del Salado, en 1340. El Reino de Granada, sobrevivió hasta 1492, cuando los Reyes Católicos terminaron la conquista. La Reconquista de Granada en 1492 puso fin a la dominación musulmana.

Desde la culminación de la Reconquista y durante todo el Antiguo Régimen, el territorio de la actual Andalucía lo constituían los reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y Granada, todos ellos integrados en la Corona de Castilla. Estos reinos tuvieron vigencia, en el marco de España, hasta la división provincial realizada por Javier de Burgos en 1833.[16]

El 3 de agosto de 1492 partió de la localidad onubense de Palos de la Frontera la primera expedición colombina y que dio como resultado el descubrimiento de América. Muchos andaluces en su mayoría onubenses,[17] como los Pinzón, los Niño y tantos otros participaron de dicha empresa que supondría el final de la Edad Media y el comienzo de la Moderna. El inicio del contacto con América por los castellanos y su mantenimiento hasta el final del período colonial, se hizo casi exclusivamente desde Andalucía. La razón de la importancia del fenómeno americano para Andalucía radica en que todo el tráfico con el nuevo continente se convirtió en un monopolio, jurídicamente castellano, pero físicamente andaluz. Andaluces en su mayoría fueron también los protagonistas de los denominados "viajes menores o andaluces",[18] que acabaron con el monopolio del almirante Colón en los viajes hacia América. Esta es una época de esplendor y gran auge para la región, que se convierte en la más rica y cosmopolita de España y una de las regiones más influyentes a nivel mundial.

Hacia fines del siglo XVII Andalucía sufre la creciente decadencia española, que le conduce a una aguda crisis y estancamiento económico. Las crisis del siglo XVIII tienen su culmen con la Guerra de Sucesión Española, en cuyo transcurso ingleses y holandeses aliados toman el pequeño enclave de Gibraltar, quedando en manos de los primeros tras el Tratado de Utrecht.

[editar] Edad Contemporánea

[editar] Andalucía en el Estado español

En el siglo XVIII, la centralización traída por los nuevos aires borbónicos supone para Andalucía una organización territorial por y para el centro. Lo recursos agrarios, mineros y comerciales fueron esquilmados por el poder centralista borbónico. Esto lleva hasta el límite de la desarticulación territorial andaluza con la conformación radial de los ejes de comunicación. La red viaria diseñada por el reino:

[...]rompe las estructuras anteriores adaptadas al medio, para establecer relaciones norte-sur; pero no tanto junto a las direcciones este-oeste, sino mas bien a costa de éstas[...]

Cano García, G. Evaluación de los límites de Andalucía y percepción del territorio

Este período se va a caracterizar por las continuos intentos de reformas territoriales que van a cuajar con la provincialización de 1833 del ministro Javier de Burgos, que actualmente sigue en vigor. Esta provincialización que fue común en todos los estados absolutistas europeos tenía como finalidad la partición del territorio para una mejor explotación de los recursos y rentas y para ello, como indica Jesús Burgueño, se produzco una desnaturalización de los antiguos territorios históricos y la Andalucía de los cuatro reinos, paso a la Andalucía de las ocho provincias.

En el siglo XIX la región se vio envuelta en revueltas sociales y en conflictos internos. El ritmo de modernización fue menos acelerado que el de otras regiones españolas. Si España en el siglo XIX eventualmente estaba en la "periferia" europea, Andalucía estaba en la "periferia" española. Además la insensibilidad de los gobiernos con la región, el aislamiento, las desigualdades y las estructuras sociales y agrarias arcaicas, jugaron en contra. La idea de una reforma agraria que supusiera el reparto de tierras presidió las luchas campesinas decimonónicas. Sin embargo, en la primera mitad del siglo XX Andalucía seguía siendo una región básicamente agraria. La emigración, tradicionalmente hacia ultramar, comienza a fijarse durante el franquismo en otras regiones españolas con más desarrollo, caracterizando la mayor parte del siglo XX. El creciente auge económico y social, aunque disperso y no homogéneo en la región, se produce fundamentalmente a partir de los años setenta coincidiendo con la llegada de la Democracia, y se verá intensificado por el fuerte incremento del sector agroindustrial, turístico y de servicios. En 1981, tras un proceso autonomista, se aprobó un Estatuto de autonomía política para Andalucía. Desde la democracia, el Partido Socialista Obrero Español ha liderado el gobierno andaluz.

[editar] El Estado Autonómico en Andalucía

Desde 1981 Andalucía es una de las diecisiete Comunidades Autónomas en que se organiza el Estado Español a partir de la Constitución democrática de 1978, tras casi cuarenta años de dictadura franquista. El articulo 1.1. del Estatuto de Autonomía de 1981 cataloga territorialmente a Andalucía dentro del Estado:

Andalucía, como expresión de su identidad histórica y en el ejercicio del derecho al autogobierno que la Constitución reconoce a toda nacionalidad, se constituye en Comunidad Autónoma, en el marco de la unidad indisoluble de la nación española, patria común indivisible de todos los españoles.

Art. 1.1 del Estatuto de Autonomía de Andalucía de 1981

Por ello se dota al territorio andaluz de contenidos políticos de los que hacia siglos carecía: una Cámara Legislativa (Parlamento), con sede en Sevilla, un poder ejecutivo (Gobierno o Junta de Andalucía), con sede también en Sevilla, y un poder judicial (Tribunal Superior de Justicia), en Granada. Los límites reflejan los establecidos 1833, es decir, la composición del territorio andaluz en las actuales ocho provincias, con sus respectivos municipios.

En el nuevo estatuto andaluz de 2007:

El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española.

Preámbulo del Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007

[editar] Gobierno y administración autonómica

Parlamento de Andalucía
Parlamento de Andalucía

Andalucía accedió a la autonomía mediante la denominada vía o procedimiento agravado, recogida en el artículo 151 de la Constitución española de 1978. Siguiendo este procedimiento, la Comunidad Autónoma de Andalucía se constituyó el 28 de febrero de 1980, declarando en el artículo 1º de su Estatuto de autonomía (1981) que tal autonomía está justificada en la "identidad histórica, en el autogobierno que la Constitución permite a toda nacionalidad, en plena igualdad al resto de nacionalidades y regiones que compongan España, y con un poder que emana de la Constitución y el pueblo andaluz, reflejado en su Estatuto de Autonomía".

En octubre de 2006 la Comisión constitucional de las Cortes Generales aprobó con los votos favorables de PSOE, IU y PP un nuevo Estatuto de autonomía que en su preámbulo denomina a Andalucía como una realidad nacional:

El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española.

El 2 de noviembre de 2006, el Congreso de los Diputados, ratificó el texto de la Comisión Constitucional con 306 votos a favor, ninguno en contra y 2 abstenciones, siendo la primera vez que una Ley Orgánica de un Estatuto de autonomía se aprueba sin ningún voto en contra. Fue aprobado por el Senado, en sesión plenaria celebrada el día 20 de diciembre de 2006, y ratificado en referéndum por el Pueblo Andaluz el 18 de febrero de 2007.

El Estatuto de Andalucía reglamenta las distintas instituciones encargadas del gobierno y la administración dentro de la Comunidad. La Junta de Andalucía es la institución principal en la que se organiza el gobierno. Por otra parte, existen otras instituciones de autogobierno: el Defensor del Pueblo Andaluz, el Consejo Consultivo, la Cámara de Cuentas, el Consejo Audiovisual de Andalucía y el Consejo Económico y Social.

[editar] Junta de Andalucía

Artículo principal: Junta de Andalucía

La Junta de Andalucía es la institución en que se organiza el autogobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía. La Junta de Andalucía está integrada por el Presidente de la Junta de Andalucía, el Consejo de Gobierno y el Parlamento de Andalucía.

El Presidente de la Junta de Andalucía es el supremo representante de la Comunidad Autónoma y el representante ordinario del Estado en la misma. Su elección tiene lugar por el voto favorable de la mayoría absoluta del Pleno del Parlamento de Andalucía y su nombramiento corresponde a Su Majestad el Rey. Durante el ciclo 2007-2008 el Presidente de la Junta es Manuel Chaves González.

El Consejo de Gobierno está compuesto por el Presidente de la Junta de Andalucía, que lo preside, y por los Consejeros nombrados por él para hacerse cargo de los diversos Departamentos (Consejerías). En la legislatura actual (2004-2008) la Junta de Andalucía está compuesta por 15 Consejerías que, ordenadas por prelación, son las siguientes: Presidencia, Economía y Hacienda, Innovación, Ciencia y Empresa, Gobernación, Justicia y Administración Pública, Obras Públicas y Transportes, Vivienda y Ordenación del Territorio, Empleo, Turismo, Comercio y Deporte, Agricultura y Pesca, Salud, Educación, Igualdad y Bienestar Social, Cultura y Medio Ambiente.

[editar] Poder ejecutivo

Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía
Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía

El Consejo de Gobierno es el órgano político y administrativo superior de la Comunidad, al que corresponde el ejercicio de la potestad reglamentaria y el desempeño de la función ejecutiva. Está compuesto por el Presidente de la Junta de Andalucía, que lo preside, y por los Consejeros nombrados por él para hacerse cargo de los diversos Departamentos (Consejerías).

[editar] Poder legislativo

El Parlamento de Andalucía es la Asamblea Legislativa Autonómica, a la que corresponde la elaboración y aprobación de las Leyes y la elección y cese del Presidente de la Junta de Andalucía.

[editar] Poder judicial

Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en Granada
Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en Granada
Partidos Judiciales en Andalucía
Partidos Judiciales en Andalucía

El órgano jurisdiccional superior de la Comunidad Autónoma es el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, ante el que se agotan las sucesivas instancias procesales sin perjuicio de la jurisdicción que corresponde al Tribunal Supremo. No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía no es un órgano de la Comunidad Autónoma sino que forma parte del Poder Judicial, que es único en todo el Reino y que no puede ser transferido a las Comunidades Autónomas. El territorio andaluz está dividido en 88 partidos judiciales (véase Partidos judiciales de Andalucía).

[editar] Otras instituciones de autogobierno

[editar] Defensor del Pueblo Andaluz
Artículo principal: Defensor del Pueblo Andaluz

El Defensor del Pueblo Andaluz es una institución cuya misión principal es la protección y defensa en Andalucía de los derechos y libertades establecidos en el primer título de la Constitución española. Para ello tiene la potestad de inspeccionar a los ayuntamientos, a las diputaciones provinciales así como a la Junta de Andalucía. El Defensor del Pueblo Andaluz es elegido por el Parlamento de Andalucía para desempeñar sus funciones durante cinco años, periodo que puede ser que puede ser renovado. Actualmente el cargo lo desempeña José Chamizo de la Rubia.

[editar] Consejo Consultivo

El Consejo Consultivo de Andalucía es el órgano superior consultivo del Consejo de Gobierno y de la Administración de la Junta de Andalucía, incluidos sus organismos. Asimismo, es el órgano supremo de asesoramiento de las entidades locales y de los organismos y entes de derecho público de ellas dependientes, así como de las universidades públicas andaluzas. El Consejo Consultivo ejercerá sus funciones con autonomía orgánica y funcional.[19]

[editar] Cámara de Cuentas

La Cámara de Cuentas es el órgano de control externo de la actividad económica y presupuestaria de la Junta de Andalucía, de los entes locales y del resto del sector público de Andalucía. La Cámara de Cuentas depende orgánicamente del Parlamento de Andalucía.[20]

[editar] Consejo Audiovisual de Andalucía

El Consejo Audiovisual es la autoridad audiovisual independiente encargada de velar por el respeto de los derechos, libertades y valores constitucionales y estatutarios en los medios audiovisuales, tanto públicos como privados, en Andalucía, así como por el cumplimiento de la normativa vigente en materia audiovisual y de publicidad.[21]

[editar] Consejo Económico y Social

El Consejo Económico y Social de Andalucía es el órgano colegiado de carácter consultivo del Gobierno de la Comunidad Autónoma en materia económica y social, cuya finalidad primordial es servir de cauce de participación y diálogo permanente en los asuntos socioeconómicos.[22]

[editar] Políticas Sectoriales

[editar] Educación

Como en el resto del Estado, la enseñanza básica es obligatoria y gratuita para todas las personas. La enseñanza básica comprende diez años de escolaridad y se desarrolla entre los seis y los dieciséis años de edad, período tras el cual el alumno puede acceder al bachillerato, a la formación profesional de grado medio, a los ciclos de grado medio de artes plásticas y diseño, a las enseñanzas deportivas de grado medio o al mundo laboral.

Los estudios universitarios se estructuran en ciclos y toman como medida de la carga lectiva el crédito, según lo establecido en la Declaración de Bolonia, a la que se están adaptando las universidades andaluzas junto a las otras universidades del Espacio Europeo de Educación Superior.

Durante la Edad Media se crean las primeras universidades en Andalucía: Madraza de Granada (1349), Universidad de Baeza (1538), Universidad de Osuna (1548). En la actualidad Andalucía cuenta con las siguientes universidades:

[editar] Sanidad
Artículo principal: Servicio Andaluz de Salud

[editar] Ciencia y Tecnología

Andalucía aporta el 14% de la producción científica española, precedida tan sólo por Madrid y Cataluña,[23] si bien la inversión interna en I+D+I, como proporción del Producto Interior Bruto, es inferior a la media española.[24] La escasa capacidad de investigación e innovación en la empresa y la baja participación del sector privado en el gasto en investigación tiene como resultado una concentración excesiva de la investigación en el sector público.

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa es el organismo autonómico que abarca las competencias de la universidad, la investigación, el desarrollo tecnológico, la industria y la energía. Esta consejería coordina y fomenta la investigación científica y técnica a través de centros e iniciativas especializadas como el Centro Andaluz de Ciencia y Tecnología Marina o la Corporación Tecnológica de Andalucía entre otros.

En el ámbito de la empresa privada, aunque también promovidos por la administración pública, han tenido una importancia fundamental los espacios tecnológicos repartidos por toda la comunidad, entre los que destacan el Parque Tecnológico de Andalucía y Cartuja 93. Algunos de estos parques se especializan en un sector determinado como Aerópolis en el sector aeroespacial o Geolit en el agroalimentario.

[editar] Elecciones al Parlamento de Andalucía

Las elecciones al Parlamento de Andalucía son la fórmula democrática mediante la cual los ciudadanos de Andalucía eligen a sus 109 representantes políticos en la cámara autonómica. Tras la aprobación del Estatuto de Autonomía de Andalucía mediante la Ley Orgánica 6/1981 de 30 de diciembre de 1981, las primeras elecciones a su Parlamento autónomo se convocaron para el 23 de mayo de 1982. Posteriormente se han celebrado elecciones en 1986, 1990, 1994, 1996, 2000, 2004 y 2008.

Los partidos políticos con representación en el Parlamento de Andalucía durante la legistaltura vigente (2008-2012), por número de diputados, son:


[editar] Organización territorial

[editar] Provincias

Provincias de Andalucía
Provincias de Andalucía

Andalucía se divide en ocho provincias, creadas por Javier de Burgos mediante Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, que a su vez se dividen en 770 municipios. Las ocho provincias son las siguientes:

[editar] Municipios

Municipios de Andalucía
Municipios de Andalucía
Artículo principal: Anexo:Municipios de Andalucía

En Andalucía existen 770 municipios divididos entre las 8 provincias. Las entidades municipales en Andalucía están reguladas por el Estatuto de Autonomía de Andalucía en su Título III, en los artículos que van del 91 al 95.

El municipio es la entidad territorial básica Andalucía. Dentro de la que goza de personalidad jurídica propia y de plena autonomía en el ámbito de sus intereses. Su representación, gobierno y administración corresponden a los respectivos Ayuntamientos.

Los Ayuntamientos tienen competencias propias sobre las siguientes materias:

  • Ordenación, gestión, ejecución y disciplina urbanística.
  • Planificación, programación y gestión de viviendas y participación en la planificación de la vivienda de protección oficial.
  • Gestión de los servicios sociales comunitarios.
  • Ordenación y prestación de los siguientes servicios básicos: abastecimiento de agua y tratamiento de aguas residuales; alumbrado público; recogida y tratamiento de residuos; limpieza viaria; prevención y extinción de incendios y transporte público de viajeros.
  • Conservación de vías públicas urbanas y rurales.
  • Ordenación de la movilidad y accesibilidad de personas y vehículos en las vías urbanas.
  • Cooperación con otras Administraciones públicas para la promoción, defensa y protección del patrimonio histórico y artístico andaluz.
  • Cooperación con otras Administraciones públicas para la promoción, defensa y protección del medio ambiente y de la salud pública.
  • La regulación de las condiciones de seguridad en las actividades organizadas en espacios públicos y en los lugares de concurrencia pública.
  • Defensa de usuarios y consumidores.
  • Promoción del turismo.
  • Promoción de la cultura, así como planificación y gestión de actividades culturales.
  • Promoción del deporte y gestión de equipamientos deportivos de uso público.
  • Cementerio y servicios funerarios.
  • Las restantes materias que con este carácter sean establecidas por las leyes.

[editar] Entidades Locales

Los núcleos separados de población dentro de un término municipal podrán acceder a la administración de sus propios intereses, constituyéndose en Entidades locales autónomas y bajo la denominación de pedanías, villas, aldeas, o cualquier otra de reconocida implantación en el lugar, de conformidad con el principio de máxima proximidad de la gestión administrativa a los ciudadanos.

[editar] Organización supramunicipal

[editar] Comarcas

Mapa comarcal de Andalucía
Mapa comarcal de Andalucía
Artículo principal: Comarcas de Andalucía

Las comarcas andaluzas no han estado nunca reguladas oficialmente como en otras comunidades autónomas, pero son reconocidas por motivos geográficos, culturales, históricos o administrativos. De esto se ha hecho eco el nuevo Estatuto de Autonomía en el que las comarcas vienen mencionadas en el artículo 97 del Título III, donde define el significado de comarca y sienta las bases para una futura legislación sobre éstas.

La figura actual que se acerca más a la definición de comarca que da el estatuto es la de mancomunidad, así que éstas posiblemente puedan convertirse en el germen de las futuras comarcas andaluzas. Por otra parta, también esta ganando cierta dimensión el desarrollo de los grupos LEADER y PRODER, nacidos con la finalidad de solicitar ayudas europeas para el desarrollo rural. En la actualidad prácticamente la totalidad de los municipios andaluces forman parte de alguno de estos grupos, exceptuando las capitales provinciales y sus áreas metropolitanas. Estos grupos están formados por municipios libremente unidos por sus intereses económicos y están dotados de unos fondos en muchos casos utilizados para la difusión exterior de su identidad.

[editar] Mancomunidades

Categoría principal: Mancomunidades de Andalucía

Las mancomunidades andaluzas son un instrumento para el desarrollo socioeconómico de la comarca o comarcas sobre las que actúan, en coordinación con los ayuntamientos de los municipios que la componen, la Junta de Andalucía, la Administración General del Estado Español y la Unión Europea.[25]

Sin perjuicio de todo lo anterior, tradicionalmente Andalucía se ha dividido en dos grandes subregiones: Andalucía Baja u Occidental (provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y Córdoba), y Andalucía Alta u Oriental (provincias de Málaga, Granada, Jaén y Almería).

[editar] Medio natural

[editar] Relieve

El Pico Veleta desde la cima del Mulhacén
El Pico Veleta desde la cima del Mulhacén
Localización de las principales unidades del relieve de Andalucía
Localización de las principales unidades del relieve de Andalucía

El relieve de Andalucía se compone de tres unidades fundamentales:

[editar] Hidrografía

Véase también: Agencia Andaluza del Agua
El Guadalquivir a su paso por Córdoba
El Guadalquivir a su paso por Córdoba
Ríos y cuencas de Andalucía
Ríos y cuencas de Andalucía

Por Andalucía discurren ríos de la vertiente atlántica y de la mediterránea. A la vertiente atlántica pertenecen los ríos Guadiana, Odiel-Tinto, Guadalquivir, Guadalete y Barbate; mientras que a la vertiente mediterránea corresponden el Guadiaro, Guadalhorce, Guadalmedina, Guadalfeo, Andarax (o río Almería) y Almanzora. Entre ellos, el Guadalquivir destaca por ser el río más largo de Andalucía y el quinto de la Península Ibérica (657 km).

Los ríos de la cuenca atlántica se caracterizan por ser extensos, discurrir en su mayor parte por terrenos llanos y regar extensos valles. Este carácter determina los estuarios y las marismas que forman en sus desembocaduras, como las marismas de Doñana formadas por el río Guadalquivir, las marismas del Odiel y la Bahía de Cádiz. Los ríos de la cuenca mediterránea son más cortos, más estacionales y con más pendiente media, lo que provoca unos estuarios menos extensos y valles menos propensos a la agricultura. El efecto de sotavento que provocan los Sistemas Béticos hace que sus aportes sean reducidos.

Los ríos andaluces se enmarcan en cinco cuencas hidrográficas distintas: la cuenca del Guadalquivir, la cuenca atlántica andaluza, que incluye las subcuencas de Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel, y la cuenca del Guadiana, que conformarían la vertiente atlántica. En la cuenca mediterránea andaluza quedan los ríos que desembocan en el Mediterráneo. Además en Andalucía se extiende una pequeña parte de la cuenca del río Segura.

[editar] Clima

Artículo principal: Clima de Andalucía

Andalucía se encuadra en su totalidad dentro del dominio climático mediterráneo. No obstante, existe una gran diversidad en las diferentes zonas de Andalucía, existiendo muchas variedades microclimáticas en un espacio relativamente reducido. Esto origina gran riqueza y variabilidad de la flora y el paisaje.

[editar] Precipitaciones

Las precipitaciones disminuyen de Oeste a Este, siendo el punto más lluvioso de Andalucía la Sierra de Grazalema (con el máximo histórico anual de precipitaciones registrado de toda la Península Ibérica y España, en el año 1963: 4.346 mm)[26] y el menos lluvioso de Europa continental (Cabo de Gata, 117 mm anuales). La "Andalucía húmeda" coincide con los puntos más altos de la comunidad, sobresaliendo especialmente el área de la Serranía de Ronda y la Sierra de Grazalema. El valle de Guadalquivir presenta pluviometría media. En la provincia de Almería se encuentra el desierto de Tabernas, el único desierto de Europa. Los días de lluvia al año son alrededor de 75, descendiendo hasta 50 en las zonas más áridas. Así, en gran parte de Andalucía se superan los 300 días de sol al año.

[editar] Temperatura

La temperatura media anual de Andalucía es superior a 16 °C, con valores urbanos que oscilan entre los 18,5 °C de Málaga y los 15,1 °C en Baeza.[27] En gran parte del valle del Guadalquivir y de la costa mediterránea, la media se sitúa en torno a 18º y en puntos de la costa oriental de la provincia de Almería se pueden dar medias anuales superiores a 20º (21,5º en Cuevas del Almanzora, las más altas de Europa). El mes más frío es enero (6,4 °C de media en Granada) y el más caluroso julio o agosto (28,5 °C de media, con temperaturas máximas muy por encima de 40º, en Écija).

En el Valle del Guadalquivir se registran las temperaturas más altas de España y la península, con un máximo histórico de 47ºC en Écija. Las Sierras de Granada y Jaén son las que registran las temperaturas más bajas de todo el sur de la Península Ibérica. En la ola de frío de enero de 2005 se alcanzaron -21ºC en Santiago de la Espada (Jaén) y -18°C en Pradollano (Granada). Sierra Nevada tiene la temperatura media anual más baja del sur peninsular (3,9ºC en Pradollano), y sus cumbres permanecen nevadas la mayor parte del año.

[editar] Flora

Artículo principal: Flora de Andalucía

Andalucía, biogeográficamente hablando, forma parte del Reino Holártico, concretamente de la Región mediterránea, subregión Mediterránea Occidental, y está formada por cinco sectores fitogeográficos: el sector Mariánico-Monchiquense, el sector Gaditano-Aljíbico y Onubense, los sectores Béticos, el sector Almeriense y el sector Manchego. Estos sectores pertenecen a otras tantas provincias o subprovincias corológicas ibéricas.

Provincias corológicas o fitogeográficas de Andalucía
Provincias corológicas o fitogeográficas de Andalucía
Alcornoques, rododendros y helechos en el Parque Natural de los Alcornocales
Alcornoques, rododendros y helechos en el Parque Natural de los Alcornocales

La flora andaluza tiene su origen en la flora artoterciaria, originada en Europa en el terciario inferior. Durante el terciario medio, con el aumento progresivo de la temperatura, la flora artoterciaria fue dejando paso a otra mejor adaptada a las nuevas condiciones ambientales, sin embargo parte de ella se conservó gracias a los múltiples factores ambientales que se dan en esta parte del sur de Europa. Durante el terciario superior hasta las glaciaciones del cuaternario, comenzaron a bajar las temperaturas paulatinamente, generalizándose un clima continental que sustituyó al clima tropical. En Andalucía se refugiaron en esta época los últimos bosques tropicales. Durante el cuaternario se alternaron descensos bruscos de la temperatura (glaciaciones) y periodos templados (periodos interglaciares). En Andalucía durante los periodos fríos existió una vegetación esteparia, salvo en el ámbito de Sierra Nevada, donde se situaban amplios glaciares, y en la costa, donde se refugiaron los bosques caducifolios al amparo del carácter atlántico del clima. Durante las épocas más cálidas, esta flora se extendió hacia el norte, mientras que en el sur aparecieron nuevas especies similares a la flora mediterránea actual.

En el Holoceno comenzaron a fundirse la mayor parte de los hielos y se desarrolló la mayoría de especies arbustivas y caducifolias actuales. En las montañas se amplió el límite del bosque reduciéndose el números de especies alpinas y originando la actual flora de Sierra Nevada. En la Serranía de Ronda y Grazalema se refugiaron los bosques de abetáceas, que se mantienen hasta la actualidad. En el resto del territorio se extendió la vegetación mediterránea desarrollada durante los interglaciares.

[editar] Fauna

Artículo principal: Fauna de Andalucía
Lince ibérico
Lince ibérico

[editar] Fauna silvestre

En Andalucía existe una gran biodiversidad en lo que toca a la fauna. Más de 400 especies de vertebrados de las 630 existentes en España habitan en esta comunidad autónoma. Su estratégica posición entre la cuenca mediterránea, el océano Atlántico y el estrecho de Gibraltar, hace que Andalucía sea uno de los pasos naturales de miles de aves migratorias que viajan entre Europa y África.

Los humedales andaluces, como las Marismas del Odiel, la Bahía de Cádiz, Doñana, la Laguna de Medina, la Laguna de Fuente de Piedra y la albufera de Adra, albergan una avifauna muy rica, por la combinación de especies de origen africano, como la focha cornuda, el calamón o el flamenco, con las aves provenientes del norte de Europa, como los ánsares. Entre las rapaces destacan el águila imperial, el buitre leonado y el milano.

En cuanto a los herbívoros, se dan los ciervos, gamos, corzos, muflones y la cabra montés, esta última en retroceso frente al arruí, especie invasora introducida desde África con fines cinegéticos en la década de 1970. Entre los pequeños herbívoros destacan la liebre y el conejo, que constituyen la base de la alimentación de la mayor parte de especies carnívoras del bosque mediterráneo.

Los grandes carnívoros como el lobo ibérico y el lince ibérico están muy amenazados y se limitan a Doñana, Sierra Morena y Despeñaperros. El jabalí, en cambio, se conserva bien por su importancia cinegética. Más abundantes y en distinta situación de conservación, se hallan los carnívoros de menor tamaño, como la nutria, son más abundantes el zorro, el tejón, el turón, la comadreja, el gato montés, la gineta y el meloncillo.

Otras especies reseñables son la víbora hocicuda y el Aphanius baeticus o salinete andaluz, esta última muy amenazada.

[editar] Fauna doméstica

Caballo andaluz
Caballo andaluz
Véase también: Ganadería en Andalucía

En Andalucía existen diversas razas domésticas autóctonas o especialmente significativas. En cuanto al ganado bovino destacan la vaca marismeña, la cárdena andaluza, la negra andaluza, la retinta, la berrenda en negro, la berrenda en colorado y el toro de lidia. Asimismo existen razas ovinas, como la oveja segureña, la montesina, la churra lebrijana y la merina de Grazalema. Entre las razas caprinas destacan la cabra blanca andaluza o cabra serrana, la payoya, la malagueña, la florida sevillana, la murciana-granadina y entre las porcinas el negro de los Pedroches, lampiño, el mamellado, el negro entrepelado, el retinto, el manchado de Jabugo y el dorado gaditano. También hay que citar las distintas variedades de gallina andaluza. Entre los équidos, el burro cordobés o andaluz, el caballo marismeño, el ancestral caballo de las retuertas y el célebre caballo andaluz. En cuanto a los perros, destacan el podenco Andaluz, el maneto y el Ratonero Bodeguero Andaluz. Asimismo debe destacarse que el actual Perro de Agua Español proviene mayoritariamente de las sierras de Cádiz y Málaga, donde se le conoce como "perro turco" y que el Galgo es una raza muy valorada y abundante en Andalucía.

[editar] Espacios naturales

Espacios Naturales de Andalucía
Espacios Naturales de Andalucía

En la región existen áreas protegidas que representan prácticamente todos los hábitats presentes. Estas áreas se encuentran bajo diferentes figuras de protección, existiendo 23 parques naturales (con una extensión total de 1.447.611), 2 parques nacionales (con 142.752 hectáreas protegidas), 30 reservas naturales y 31 parajes naturales (con una extensión de 67.864 hectáreas). En total 1.658.227 hectáreas protegidas en toda la comunidad. Entre ellas destacan el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, el mayor parque natural de España y el segundo de Europa, el Parque Nacional de Sierra Nevada, Doñana y las áreas subddesérticas del Desierto de Tabernas y del Cabo de Gata.

[editar] Medio humano

[editar] Demografía y población

Artículo principal: Demografía de Andalucía
Densidad de población de los municipios andaluces
Densidad de población de los municipios andaluces

Andalucía es la primera comunidad autónoma española en cuanto a su población, que, en 2006, se situaba en 7.975.672 habitantes. Esta población se concentra, sobre todo, en las capitales provinciales y en las áreas costeras, por lo que el nivel de urbanización de Andalucía es bastante alto; la mitad de la población andaluza se concentra en las veintiocho ciudades de más de cincuenta mil habitantes.

En Andalucía se distinguen las siguientes áreas metropolitanas:

Los municipios más poblados, según los datos del INE 2007, son:[28]

[editar] Transportes y comunicaciones

Para Andalucía, por su posición extrínseca en Europa, resulta de vital importancia hacerse de buenas comunicaciones para su conexión con los centros económicos del país y del continente. Está bien comunicada por mar, debido a su privilegiada situación entre Europa y África.

[editar] Aeropuertos

Interior del Aeropuerto de Sevilla
Interior del Aeropuerto de Sevilla

En 2008 Andalucía posee seis aeropuertos, de los cuales cinco son internacionales. Existe el proyecto de construcción de otro aeropuerto en Huelva para su próxima puesta en servicio y en fase de construcción se halla el Aeropuerto de Antequera, que será el primer aeropuerto privado de la comunidad.

El tráfico de pásajeros está muy concentrado, teniendo el aeropuerto de Málaga el 60,67% de los pasajeros totales de la comunidad. Los dos aeropuertos con más tráfico (Málaga y Sevilla), acaparan el 80,79% del total y los tres primeros (añadimos Jerez), el 87,96%. Según el número de pasajeros el orden de importancia de los aeropuertos andaluces son el siguiente:[29]

  • Aeropuerto de Málaga, primer y principal aeropuerto de Andalucía, por sus instalaciones se movieron más de 13,5 millones de pasajeros en el año 2007. Su ampliación, con una segunda pista y una tercera terminal, está prevista para 2009.
  • Aeropuerto de Granada-Jaén, especialmente utilizado por las compañías de vuelos de bajo coste. Muy utilizado por los turistas para llegar a Sierra Nevada. Durante el 2007 lo visitaron casi 1,5 millones de pasajeros.
  • Aeropuerto de Almería, posee conexiones con destinos nacionales de primer orden y a Londres. En este aeropuerto operan varias compañías de bajo coste. En 2007 tuvo más de 1,2 millones de pasajeros.

Además, en territorio andaluz se encuentran dos bases aéreas de las Fuerzas Armadas Españolas de uso compartido con Estados Unidos; la Base Aeronaval de Rota y la Base Aérea de Morón de la Frontera, así como otras bases del Ejército del Aire español y un número de aeródromos menores de uso mayormente deportivo. Finalmente, el Aeropuerto de Gibraltar, en la Andalucía bajo ocupación británica, contará en un futuro próximo con una nueva terminal que dará servicio a la comarca del Campo de Gibraltar.

[editar] Puertos

Puerto de Málaga
Puerto de Málaga

Los puertos de Andalucía funcionan bien porque cada uno tiene diversas perspectivas. Tanto por el transporte de pasajeros como de mercancías destacan el Puerto de Almería, el Puerto de Motril, el Puerto de Málaga, el Puerto Bahía de Algeciras, el Puerto de la Bahía de Cádiz y el Puerto de Punta Umbría. El de Málaga y el de Algeciras están considerados dos de los puertos más importantes de España y del Mediterráneo, siendo el Puerto de Algeciras el de mayor tráfico de España, con más de 65 millones de toneladas en 2004. Asimismo está el Puerto de Sevilla, situado a 80 Km de la desembocadura del Guadalquivir, único puerto fluvial comercial de España.

A parte de ellos, el litoral andaluz está jalonado por una gran cantidad de puertos, tanto de pescadores como deportivos, como el de Puerto Banús, Fuengirola, Almerimar o Aguadulce.

[editar] Red viaria

Los ejes principales se han convertido en autovía en buena parte. Andalucía tiene una buena dotación de autopistas. La E-05 (N-IV) que va de Madrid a Sevilla y continúa hasta Cádiz, entra por Despeñaperros y pasa por Bailén y Córdoba. Desde Bailén parte la E-902 (A-44) que tiene un ramal hasta Granada y Málaga. La comunidad autónoma es atravesada de este a oeste por la autovía A-92 que comunica Sevilla, Málaga, Granada y Almería con la autovía A-49 Sevilla-Huelva y que sigue hacia el Oeste hasta Portugal. También existe un eje transversal Norte-Sur que comunica Córdoba con Málaga. Con todo, la red de carreteras es inferior a las necesidades de la región. Son carreteras congestionadas en épocas vacacionales, y tiene mucho tráfico pesado desde las zonas agrícolas de la costa. Puntualmente, el paso de marroquíes que trabajan en Europa congestiona las carreteras de Tarifa y Algeciras. La estructura de las comunicaciones terrestres no responde a las necesidades de la comunidad sino a las necesidades de comunicación entre Andalucía y Madrid, por lo que faltan, en buena medida, ejes transversales. En este sentido se ha proyectado la Autovía del Olivar o Eje Diagonal Intermedio que unirá Estepa con Úbeda. Otros ejes secundarios dan acceso a la multitud de pueblos que existen.

[editar] Ferrocarril

El Ferrocarril ha pasado de ser un problema en los últimos 15 años, a ser una infraestructura clave en los planes de infraestructuras. Pese a que se han modernizado algunos trenes, la red aún sigue siendo similar a la de hace 100 años, con una estructura centralizada hacia Sevilla y Madrid. Dos rutas principales son la que une Algeciras con Sevilla y la que une Almería y Granada con Madrid, que conecta Andalucía con la capital del Estado. A través de Córdoba se hace por Alta Velocidad, aunque por Jaén por vía convencional.

Las propietarias de las líneas ferroviarias de Andalucía son ADIF y los Ferrocarriles de la Junta de Andalucía. Operan en Andalucía las operadoras Renfe y Ferrocarriles Andaluces.

La línea de Alta Velocidad Córdoba-Málaga, para unir Málaga con Madrid, ya funciona con normalidad, lo que brinda a Córdoba de 30 trenes AVE diarios a Madrid. Además, se encuentran en proyecto o construcción en algunos tramos las líneas Cádiz-Jerez-Sevilla, Huelva-Sevilla, Jaén-Córdoba, Jaén-Madrid y Almería-Granada-Antequera. La Alta Velocidad andaluza fue pionera en España ya que el primer trayecto fue el de Sevilla-Madrid en 1992.

Está previsto, además, que en 2011 todas las capitales de provincia de Andalucía y los grandes núcleos de población estén conectados entre sí dentro del Plan de Transporte Ferroviario de la Junta de Andalucía. Los proyectos más ambiciosos son el corredor ferroviario de la Costa del Sol, que en un futuro unirá Málaga con Algeciras y que ya ha empezado a construirse en algunos tramos, y el Eje Transversal Sevilla-Granada-Almería, conocido como la A-92 ferroviaria.

Respecto al transporte ferroviario suburbano, Andalucía cuenta con tres núcleos de cercanías operados por Renfe que dan servicio a las tres mayores aglomeraciones urbanas de la comunidad: el cercanías Sevilla, compuesto por tres líneas existentes y dos en proyecto; cercanías Málaga, con dos líneas; y cercanías Cádiz también con dos líneas. Además, están en construcción las primeras líneas del metro de Sevilla, el metro de Málaga y el metro de Granada. Por otra parte, en 2005 se inauguró el Tranvía de Vélez-Málaga y en 2007 se inauguró el Metrocentro en Sevilla, a los que seguirán otros sistemas tranviarios proyectados o en fase de estudio en otras ciudades.

[editar] Economía

Artículo principal: Economía de Andalucía

Según la Contabilidad Regional elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, la renta por habitante de la comunidad se situó en 2006 en 17.251 €,[30] que sigue siendo una de las más bajas de España. Si bien el crecimiento de la comunidad especialmente en los sectores de industria y servicios fue superior a la media de España no es así si se compara con las comunidades más dinámicas y de la eurozona, lo que hace prever que al ritmo de crecimiento la brecha continúe en los años próximos.

PIB, renta per cápita, número de trabajadores y porcentaje de participación al PIB respecto al total de Andalucía[31]
Andalucía Almería Cádiz Córdoba Granada Huelva Jaén Málaga Sevilla
PIB (miles de €) 115.273.571 10.695.222 17,476.650 10.287.555 11.656.391 7.562.345 8.555.194 21.605.838 27.432.372
Renta per cápita 10.171 12.036 9.805 9.821 9.794 10.151 9.676 10.279 10.232
Nº trabajadores (en miles) 2825,3 274,7 408,1 262,0 285,7 158,8 220,0 538,2 677,8
Porcentaje provincial 100% 9,28% 15,16 % 8,92% 10,11 % 6,56% 7,42% 18,74 % 23,8 %

[editar] Sector Primario

El sector primario, a pesar de ser el que menos VAB aporta a la economía, sigue teniendo una gran importancia relativa con el resto de sectores productivos. Importancia que se hace mayor si lo comparamos con el sector primario de otras economías occidentales, donde se ha reducido a la mínima expresión. El sector primario produce el 8,26% del total y ocupa al 8,19%[32] de la población activa. Sin duda es un sector poco competitivo ya que otras economías con mucha menor población ocupada producen mucho más. A esta importancia relativa del sector primario andaluz hay que añadir su larga tradición en Andalucía en la que está arraigado profundamente.

El sector primario se puede dividir en una serie de subsectores: agricultura, pesca, ganadería, caza, recursos forestales y minería y energía.

[editar] Agricultura

La agricultura en Andalucía se ha basado tradicionalmente en el cultivo del trigo, el olivo y la vid, la llamada tríada mediterránea. La sociedad andaluza ha sido durante siglos mayoritariamente agraria. Atendiendo a su uso, las 8.737.052 Ha del territorio andaluz se dividen en tierras de cultivo (3.996.217 Ha), prados y pastizales (843.698 Ha), terrenos forestales (2.557.668 Ha) y otras superficies (1.339.469 Ha).[33]

Olivar
Olivar
Denominaciones de origen del aceite de oliva en Andalucía
Denominaciones de origen del aceite de oliva en Andalucía

En la mayor parte de la región predominan las grandes explotaciones agrícolas o latifundios, como son las alquerías, los cortijos y las haciendas. Los labriegos y jornaleros encargados de trabajar estas extensas tierras se concentraban en grandes núcleos de población distantes entre sí. Este modelo de ordenación del territorio condicionado por la labor agrícola tradicional se da sobre todo en los antiguos reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla. El alfoz de la ciudad de Sevilla, en que se incluye el Aljarafe, es una buena muestra de ello.

El cultivo del trigo, extendido por gran parte del territorio, destaca sobre todo en las grandes campiñas del Valle del Guadalquivir. El olivo se cultiva en numerosas comarcas andaluzas, predominando en toda la provincia de Jaén. La vid se cultiva extensamente en varias zonas como el Marco de Jerez, El Condado de Huelva, Montilla-Moriles y en Málaga.

La pequeña propiedad agraria o minifundio no tiene una presencia significativa en Andalucía Occidental, pero sí en determinadas zonas del antiguo Reino de Granada, donde existen dos comarcas especialmente importantes desde el punto de vista agrícola: la Vega y las Alpujarras. Además, las huertas costeras del litoral atlántico y mediterráneo presentan una mayor diversidad de cultivos y de usos tradicionales, ejemplo de lo cual son las huertas granadinas y malagueñas donde se cultivaban frutales y caña de azúcar y los navazos y la mayetería de la provincia de Cádiz.

En las últimas décadas los cultivos tradicionales han ido retrocediendo en el interior en favor de los cultivos intensivos y extensivos de trigo, arroz, remolacha, algodón y girasol. Del mismo modo se han extendido los cultivos bajo plástico en invernaderos, destacando los cultivos hortícolas del Poniente Almeriense y la floricultura en Chipiona y su entorno. En la zona litoral el retroceso de los cultivos tradicionales ha sido impuesto sobre todo por la urbanización masiva.

[editar] Pesca
Véase también: Corrales de pesca
Véase también: Almadraba
Puerto pesquero de Algeciras
Puerto pesquero de Algeciras
Almadraba de Barbate
Almadraba de Barbate

La pesca es una actividad tradicional de las costas andaluzas que aporta un componente esencial a la dieta alimenticia de los andaluces. La flota pesquera es la segunda en importancia de la nación, con un área de pesca muy extensa, que sobrepasa las aguas andaluzas.

La actividad pesquera comenzó en tiempos prehistóricos, cuando la recolección de moluscos y otras especies era de gran importancia para la alimentación. Así lo demuestran los numerosos hallazgos de arpones, anzuelos y otros utensilios de pesca. Más adelante, la pesca aparece como una de las actividades características del litoral de la Bética, donde las numerosas factorías de salazón de pescado (garum) adquirieron gran fama. Ya durante las edades media y moderna la pesca del atún en almadraba es de gran relevancia.

Hasta prácticamente la edad contemporánea la pesca fue una de las pocas actividades desarrolladas en el litoral capaz de sostener población debido a lo insalubre de estos espacios en el caso del litoral atlántico y al problema de la piratería morisca en el Mediterráneo.

En la actualidad existen graves problemas de sobreexplotación debido a los adelantos en la técnicas de pesca y en los buques pesqueros de gran calado y dotados de potentes congeladores que son capaces de faenar durante varias semanas. Esta modernizada pesca está asociada a las actividades de altura, mientras que la pesca litoral, salvo por la motirización de las embarcaciones, sigue siendo una actividad muy artesanal.

La pesca de bajura o litoral se lleva cabo en las costas andaluzas atlánticas y mediterráneas, hasta las 60 millas de distancia, utilizando métodos de arrastre y superficie (cerco, trasmallo, volanta, palangre). Así se capturan bivalvos y cefalópodos, gambas, langostinos, cigalas, sardinas, boquerones, jureles, pijotas, salmonetes.

La pesca de altura se realiza en el área Sahariano-marroquí y está sobredimensionada en número de barcos, que utilizan las artes de arrastre y superficie para pescar crustáceos, cefalópodos, sardinas y boquerones. La pesca de gran altura, por el contrario, se encuentra en expansión. Se lleva a cabo en las costas africanas de países como Senegal, Angola y Mozambique con arrastreros congeladores, congeladores de cerco, bacaladeros y atuneros que capturan mariscos y peces.

La apropiación de las aguas litorales por los diversos países ha hecho que la pesca dependa en muchas ocasiones de tratados internacionales, cada vez más complicados y costosos mientras que la contaminación del litoral ha acentuado el problema de la escasez de capturas. Todo esto ha provocado un paro en la actividad pesquera andaluza y una reconversión de la flota pesquera, fuertemente sobredimensionada.

Todos los problemas anteriormente señalados han hecho que la acuicultura, tanto en el litoral como en las piscifactorías del interior, esté desarrollandose con gran rapidez, como es el caso de la piscifactoría de Riofrío, en Granada, que exporta hasta el 40 por ciento de su producción de caviar, compitiendo en los mercados internacionales con el caviar ruso e iraní.

[editar] Ganadería

La ganadería es una actividad con una larga tradición en Andalucía. Sin embargo, desde el siglo XVIII, entra en un grave letargo del que aún no se ha despertado. La nueva configuración de los espacios económicos relegan a la ganadería de la campiña para expulsarla a las zonas adehesadas de las zonas montañosas, mucho más deprimidas y con menor presión en los distintos usos del suelo. Así, la ganadería ocupa un lugar semimarginal en la economía andaluza, aportando menos del 10% de la producción ganadera nacional, mientras que el sector agrícola aporta un 30%. Por lo tanto, el nivel de autoabastecimiento regional es insuficiente y tan sólo un 70% de las necesidades de carne y leche se abastecen desde sus fronteras. Es indudable que las condiciones climáticas andaluzas tienen mucho que decir en esta situación, sin embargo, no es menos cierto que existen explicaciones históricas que mantienen al sector ganadero en esta situación marginal.

No hay que recurrir al mítico rey tartésico Gerión y a sus grandes rebaños o a los textos de los viajeros musulmanes para atestiguar que en otros períodos históricos la ganadería andaluza ha tendido un mayor desarrollo. Durante las edades media y moderna existía un sistema agroganadero en el que coexistían los sistemas agrícolas, ganaderos y forestales aprovechando las sinergías entre ellos.

El desequilibrio en el espacio rural sucede en el período de transito del Antiguo Régimen hacia el Nuevo Régimen. Las desamortizaciones eclesiásticas y civiles impusieron una organización espacial mucho más homogénea y sectorializada. La ganadería, se vio perjudicada por la privatización de los grandes espacios comunales acojedores de las actividades ganaderas y forestales. El resultado fue una drástica disminución de la cabaña ganadera y su relegación a espacios agrícolamente menos aptos: Sierra Morena, Sistemas Béticos y marismas, donde no contaba con la competencia de la agricultura. Esta agricultura tradicional ligada a la tierra (extensiva) coincide en el tiempo con la moderna ganadería industrial o intensiva ligada a la alimentación del ganado con piensos industriales y a su estabulación.

La ganadería extensiva, a pesar de su marginalidad, aún conserva cierta importancia, ya que el 35% de la producción final ganadera se obtiene de este subsector. Esta ganadería se basa en el aprovechamiento de los pastos naturales o cultivados de montaña para el pastoreo de las cabañas ganaderas. En este subsector ganadero se incluye gran parte del vacuno de carne, la totalidad del ovino y caprino, asi como el porcino de montanera.

La ganadería intensiva se basa en el cultivo de especies forrajeras para la alimentación del ganado. Si bien su productividad es mucho mayor que la de la ganadería extensiva, comparativamente con otras regiones españolas y europeas, es mucho menor. Ni la fertilidad de los suelos agrícolas, ni la existencia de regadíos, ni las óptimas dimensiones de las grandes propiedades dominantes, ni la existencia de una demanda elevada, han conseguido consolidar unas estructuras ganaderas.

La única ganadería que se ha adaptado a las nuevas exigencias económicas ha sido la moderna ganadería intensiva industrial, sin vinculación directa a la tierra, basadas en la explotación de razas alóctonas en modernas instalaciones. Estas instalaciones sólo dependen de su abastecimiento de piensos y de la demanda de productos. Ambos problemas han sido solucionados con su localización en las inmediaciones de los grandes poblaciones que les aseguran un mercado y un abastecimiento de piensos debido a la localización de estas fábricas en estas aglomeraciones.

Por lo tanto se ha producido un fenómeno de deslocalización de las industrias ganaderas y un desligamiento prácticamente total de su dependencia del terreno. Sus modernas instalaciones y técnicas de producción hacen que sean competitivas con otras explotaciones del suelo, que en siglos anteriores desplazaron a la ganadería a zonas de montaña.

Esta situación de crisis, ante todo en la ganadería tradicional, no significa que Andalucía, gracias a su extensión territorial y a su gran mercado de consumo interno, no tengo infinitas potencialidades de desarrollo para este sector. Las cabañas ovina y caprina autóctonas presentan grandes posibilidades dentro de una Europa excedentaria en muchos productos ganaderos, pero deficitaria en los derivados del ovino y el caprino: carne, leche, cuero, etc.

[editar] Caza

La riqueza cinegética de Andalucía esta más que atestiguada. A lo largo de su historia el territorio andaluz ha sido soporte de una intensa actividad cinegética. Fe de ello da el Libro de la Montería de Alfonso XI, compuesto entre 1340 y 1350. Otro ejemplo nos lo dan los naturalistas y cazadores ingleses Abel Chapman y Walter J. Buck en dos de sus obras: La España Agreste (1893) y La España Inexplorada (1910).

En la actualidad el recurso cinegético mantiene su importancia en todo el territorio andaluz: el ciervo (Cervus elaphus) y jabalí (Sus scrofa), son dentro de la caza mayor las más importantes. No obstante, existen otras especies de gran valor cinegético: la cabra montés (Capra pyrenaica), el muflón (Ovis musimon), el gamo (Dama dama), el corzo (Capreolus capreolus), etc. A estas especies de caza mayor, hay que sumar otras tantas de caza menor, entre las que destacan: la perdiz (Alectoris rufa), el conejo (Oryctolaqus cuniculus), la liebre (Lepus capensis), la codorniz (Coturnix coturnix), el zorzal (Tudus philomelos), la paloma torcaz (Columba palumbus), etc.

La caza, en la actualidad, ha perdido su carácter de actividad para la obtención de alimentos. Y se ha convertido en una actividad de ocio ligada a los espacios serranos, donde supone una actividad complementaria, nada despreciable, a la forestal y ganadera (en grave crisis), debido a sus importantes ingresos económicos.

La consideración de la caza como recurso económico (en muchos espacios serranos, es la actividad cinegética la que ordena el espacio, por encima de otras actividades como la ganadera) supone una importante inversión en la gestión de estos espacios. De hecho es una evidencia que muchos de los espacios naturales mejor conservados son a su vez territorios que han soportado un aprovechamiento cinegético (Sierra de Andújar, Sierra de Hornachuelos, Sierras de Cazorla y Segura, Sierra de Cardeña, Sierra de Mágina, Doñana, etc.) Si bien la caza ha supuesto la desaparición de muchos recursos, su ordenamiento ha provocado la proliferación de muchas especies, a destacar las grandes rapaces como el buitre negro o el águila imperial y depredadores como el lince o el lobo.

Caza y conservación de la naturaleza no son, pues, conceptos excluyentes, si bien la creciente demanda y presión sobre un recurso tan frágil, abren un nuevo reto sobre la ordenación y regularización de esta actividad económica que garanticen su sostenibilidad, debido a los importantes ingresos que generan sobre los deprimidos espacios serranos.

[editar] Recursos forestales

Los espacios forestales en Andalucía tienen una gran importancia por su extensión y su diversificación: pastos, frutos, madera, etc... y por otros aspectos difícilmente cuantificables económicamente como la fijación del suelo, la regulación hídrica, mantenimiento de flora y fauna, que tienen un gran interés ambiental.

La actual superficie forestal de Andalucía es de unos 4 millones de ha, producto de un proceso de lucha entre distintos usos por la ocupación del espacio geográfico. En este caso, la ocupación forestal es el aprovechamiento más marginal y por lo tanto se ha reducido a las zonas de montaña donde no existe competencia por parte de otros usos. Sobre este proceso ya se habló en el apartado de ganadería

Existe una gran diversidad de especie, estados y tipos vegetales, heredados de la distinta intensidad de interacción del hombre con el medio. De esta forma podemos apreciar espacios con una transformación lenta y con una base en el substrato vegetal climático como son: dehesas, encinares y alcornocales. Por el contrario, existen otros espacios fuertemente antropizados y de un dinamismo muy intenso, como son las repoblaciones forestales de especies no climáticas: pinares y eucaliptales.

En total la superficie forestal supone aproximadamente el 50% de la superficie andaluza, de la que aproximadamente la mitad es superficie arbórea (más de 10 árboles por ha). El resto de superficie no arbolada esta comprendida por pastizales, matorrales y roquedales.

El valor de la producción de los espacios forestales a penas supone el 2% de la producción agrícola. La caza, la madera, los frutos (piñones) y el corcho junto con los aprovechamientos de los pastos suponen los subsectores más importantes. Para explicar el bajo aporte a la producción hay que tener en cuenta una doble vertiente: natural y económica:

En cuanto al factor natural hay que hacer especial hincapié a la escasas precipitaciones en Andalucía además del período de sequía estival. Esto hace que la productividad del medio forestal andaluz sea sensiblemente inferior al de la España húmeda y claramente inferior al de la Europa del Norte. Estas carencias de Andalucía intentaron ser subsanadas, sobretodo a partir de los años 60, con la repoblación de especies forestales de rápido crecimiento (principalmente eucaliptos en la zona occidental) para aumentar las superficies maderables. Sin embargo esta política es muy agresiva con el medio ambiente y pone en peligro la conservación de los espacios naturales. Las superficies de bosque, matorral y monte, si bien no tienen gran productividad económica, tienen claros beneficios ambientales que justifican su permanencia.

En el factor económico hay que tener en cuenta principalmente la no existencia de una auténtica política de ordenación de estos espacios y por lo tanto de aprovechamiento económico.

Ambos factores son reflejo del desequilibrio espacial que existe entre estos espacios forestales y el resto del territorio andaluz. Los aprovechamientos marginales no son suficientes para fijar a la población, por lo que esta en su mayoría ha envejecido y se ha reducido hasta un 50% en las últimas décadas.

El futuro de estos espacios está en poner en valor sus aptitudes ambientales y para ello es necesaria una política específica para el medio forestal que permita aumentar la renta de sus moradores y por lo tanto fijar la población que es imprescindible para mantener sus propiedades beneficiosas para el medio ambiente. Estos espacios están fuertemente antropizados, por lo que la presencia humana es fundamental en el equilibrio creado: hombre/naturaleza.

[editar] Minería y Energía
Mina de Coste Atalaya, en Riotinto
Mina de Coste Atalaya, en Riotinto

El origen de la civilización en Andalucía esta ligado a su riqueza minera y a su explotación y comercio por las regiones del levante mediterráneo. De esta forma, las civilizaciones de Los Millares o la de Tartessos se convirtieron en polos de atracción de los pueblos mediterráneos, y quedará constancia de Andalucía en las fuentes escritas por su inagotable riqueza minera (amén de la agrícola).

Por lo tanto, la minería en Andalucía siempre ha estado ligada a su comercio y no es hasta el siglo XIX, en el que debido a la revolución industrial desarrollada en los países europeos, actuará como elemento motor de las economías de estos países y el comercio de materias primas (especialmente las metálicas como hierro, cobre, plomo...) será clave en el comercio internacional en la creciente economía globalizada mundial.

En este mercado global, Andalucía era claramente una región con una relación de dependencia frente a las grandes potencias industrializadas del norte de Europa. Su papel en todo momento ha sido de abastecedora de materias primas, sin que el beneficio obtenido sirviera para el desarrollo de una industria metalúrgica y por lo tanto el desarrollo de una industria de bienes de equipo. De esta forma, las explotaciones mineras en un altísimo grado fueron de material mayoritariamente inglés, francés y alemán e incluso la red de ferrocarriles tuvo como finalidad la unión de estos puntos de explotación minera con zonas portuarias.

La explotación, o mejor dicho esquilmación, de los recursos mineros fue hecha sin tener en cuenta que éste es un recurso agotable y en ningún caso se creó una economía local al cobijo de estas extracciones. Es por esto que gran parte de las comarcas mineras más ricas (Linares-La Carolina, franja pirítica de Huelva, cuenca del Guadiato), se encuentren en un proceso de decadencia debido a los altos costes de extracción o a la baja ley de los minerales o bajo poder calorífico en caso del carbón.

A pesar de esta baja rentabilidad y crisis generalizada en el sector, aún tiene cierta importancia. Si comparamos el valor de las extracción con el resto de España, podemos constatar que, en cuanto a las extracciones metálicas, Andalucía aporta el 59% del valor total nacional, destacando especialmente las piritas y el hierro. Para los metales preciosos (oro y plata) el porcentaje aumenta hasta el 98%, mientras que las extracciones de estroncio suponen el 100%, las de atapulgita el 84% y la bentonita volcánica el 77%. El valor del mármol, los yesos, la sal marina, las dolomías y la barita, también tienen una importancia relativa con respecto al total nacional, del que participa en más de un 20%.

En lo que se refiere a la distribución provincial destaca en primer lugar la provincia de Huelva, donde se genera el 40 por ciento del valor total de las extracciones, merced fundamentalmente a las explotaciones de la franja pirítica y, en menor medida, las provincias de Córdoba (carbón de la cuenca del Guadiato), Sevilla (polimetálicos de Aznalcóllar) y Granada (hierro de Alquife). En el caso de las rocas industriales (calizas, arcillas y otros materiales utilizados en la construcción) presentan una distribución muy repartida por todo el territorio andaluz.

En cuanto a la transformación de los minerales hay que señalar que el desarrollo de las industrias en el siglo XIX ligadas a la extracción minera (Garrucha y Carboneras, Riotinto, El Pedroso, Peñarroya y Linares-La Carolina) fracasó. A principios del siglo XXI, pese a que existe una mayor integración intersectorial entre la extracción minera y la transformación industrial, ésta es aún insuficiente e incompleta:

  • Metalúrgica: Solamente Huelva y en menor medida Linares tienen industrias ligadas a la transformación metálica.
  • Centrales Térmicas: De las centrales de Algeciras, Carboneras y Puente Nuevo, solo la última se abastece de carbón extraído en Andalucía.
  • Química: Huelva presenta un número importante de empresas dedicadas a la fabricación de ácido sulfúrico, también presentes en Sevilla y Granada en menor medida.
  • Cemento: en la producción de cemento, Andalucía al igual que España es una de las grandes productoras y la distribución de las factorías es muy dispersa: Niebla, Jerez, Málaga, Córdoba, Alcalá de Guadaira, Torredonjimeno, Almería y Carboneras.
  • Cerámica: principalmente concentrada en Bailén.
  • Vidrio: Jerez concentra la fabricación de vidrio a través de la transformación de arenas silíceas.
  • Mármol: los mármoles de Macael son los más abundantes.
  • Pigmentos y colorantes: se obtienen ante todo en Málaga y Jaén.

En cuanto a la infraestructura portuaria de entrada-salida de materias primas:

  • Exportación: Almería y Huelva y en menor medida Málaga, Sevilla y Cádiz.
  • Importación: Cádiz, Carboneras y Huelva.

La escasez de recursos combustibles de origen fósil, o su escaso poder calorífico, provoca una fuerte dependencia del petróleo importado, en elsector energético andaluz, si bien Andalucía cuenta con un gran potencial para el desarrollo de las energías renovables, sobre todo de la energía solar y de la eólica. La Agencia Andaluza de la Energía, creada en 2005, es el nuevo órgano gubernamental encargado de desarrollar la política autonómica en relación al abastecimiento energético de la comunidad.

La infraestructura para la producción de electricidad está compuesta por ocho grandes centrales térmicas; más de sesenta pequeñas centrales hidráulicas; dos parques eólicos; y catorce centrales cogeneradoras térmicas. La mayor empresa de este sector fue la Compañía Sevillana de Electricidad, fundada en 1894, hoy día absorbida por Endesa

Desde marzo de 2007, Andalucía alberga la primera central de energía solar de concentración de Europa: la central solar PS10, situada en Sanlúcar la Mayor y realizada por una empresa andaluza, Abengoa. Además existen otras centrales menores, como las de Cúllar y Galera (Granada), inauguradas recientemente por Geosol y Caja Granada. También en la provincia de Granada, concretamente en la Hoya de Guadix, están proyectadas dos grandes centrales termosolares (Andasol I y II) que suministrarán electricidad a cerca de medio millón de hogares. En el campo de la investigación y el desarrollo de la energía solar un centro importante es la Plataforma Solar de Almería, uno de los más importantes en Europa.

La mayor empresa del sector eólico es la Sociedad Eólica de Andalucía surgida de la fusión de las empresas Planta Eólica del Sur S.A. y Energía Eólica del Estrecho S.A.

[editar] Sector secundario

[editar] Industria

[editar] Construcción

[editar] Sector terciario

El sector terciario o servicios, tanto en términos de producción como de empleo, en los últimas décadas ha experimentado un crecimiento muy significativo en su participación en la economía. Ha pasado de ser un sector minoritario a ser ampliamente mayoritario en la mayor parte de las economías occidentales.

Este proceso se ha denominado terciarización de la economía y se ha manifestado, de forma peculiar, en la economía andaluza. De esta forma en 1975 el sector servicios producía un 51,1% del VAB andaluz y daba empleo a un 40,8%, mientras que en el año 2007, producía el 67,9% del VAB y el 66,42% de los empleos. Sin embargo este crecimiento del sector terciario se produjo antes que en otras economías desarrolladas y fue independiente del sector industrial.

En Andalucía el desarrollo anacrónico del terciario obedece a dos razones principales: 1. el capital andaluz ante la imposibilidad de competir con la industria de las regiones desarrolladas se ve obligado a emprender actividades de más fácil acceso. 2. La ausencia de un sector industrial que pueda absorber el excedente de mano de obra de la agricultura y el que se crea por la desaparición de una parte del artesanado conduce a la proliferación de cierto tipo de servicios con una productividad muy baja. Es, por tanto, el papel que la economía andaluza desempeña, dentro del proceso de desarrollo desigual, el que produce como resultado un terciario hipertrofiado e improductivo, que contribuye a reproducir las condiciones del subdesarrollo, obstaculizando la acumulación de capital.[34]

[editar] Comercio

El saldo comercial exterior[35] es uno de los factores más indicativos del desarrollo de una región, ya que las regiones desarrolladas presentan una mayor diversificación de productos con gran valor añadido en sus exportaciones. Por otra parte, las economías subdesarrolladas presentan unas exportaciones más centradas en la exportación de materias primas y productos poco elaborados con un valor añadido bajo, siendo esta la principal característica del comercio exterior andaluz.

La principal exportación andaluza en el primer trimestre del año 2007 han sido las legumbres y hortalizas con un 16,44% del total. Hay que destacar que estas exportaciones tiene un escaso valor añadido, puesto que el capítulo de exportaciones de preparados de legumbres y hortalizas presenta unas exportaciones del 2,72%. En cuanto a las importaciones, queda constancia de la gran dependencia energética de Andalucía ya que el 40,99% de los impuestos son combustibles.

Para el primer trimestre del año 2007, el total de exportaciones tiene un valor de 3.968 millones de €, mientras que las importaciones fueron de 5.556 millones de €, presentando la balanza comercial exterior un claro déficit.

La distribución regional de las exportaciones andaluzas presentan una clara separación de las tres provincias más industrializadas, Cádiz, Sevilla y Huelva, que suponen respectivamente el 35%, el 16% y el 11% de las exportaciones andaluzas. Sin embargo para abastecer de materias primas y productos intermedios sus economías necesitan un gran volumen de importaciones (42%, 25% y 13%). De esta forma, Cádiz y Huelva presentan el mayor déficit comercial.

Por otra parte, las provincias de Almería, Jaén y Córdoba, altamente especializadas en la exportación de productos agroalimentarios, son las únicas que presentan saldos positivos en su balanza comercial. En una situación intermedia se encuentran Granada y Málaga.

Si atendemos al origen y destino de los productos del comercio andaluz, mayoritariamente se centra en la exportación de productos agroalimentarios y en la importación de productos energéticos. De esta forma los tres principales países receptores de productos andaluces son Alemania, Francia e Italia con un 33% del total de las exportaciones. Las economías de estos países absorben gran parte de los productos agroalimentarios andaluces. Por otra parte, Argelia, Nigeria y Rusia abastecen a Andalucía principalmente de petróleo con un 24,2% de las importaciones.

El reto de Andalucía para el futuro es diversificar sus exportaciones a otros productos mas elaborados y con mayor valor añadido y mitigar su dependencia de la exportación de productos energéticos.

[editar] Servicios financieros
Sede de CajaSur, en Córdoba
Sede de CajaSur, en Córdoba

[editar] Ocio y Turismo
Artículo principal: Turismo en Andalucía
Véase también: Playas de Andalucía
Categoría principal: Lugares de interés en Andalucía
Ciudad de Úbeda.
Ciudad de Úbeda.
Monasterio de La Rábida. Palos de la Frontera (Huelva).
Monasterio de La Rábida. Palos de la Frontera (Huelva).
Paisaje del Cabo de Gata.
Paisaje del Cabo de Gata.
Vista de Ronda
Vista de Ronda

Es la primera comunidad española en cuanto al turismo con casi 30 millones de visitantes anuales cuyos principales destinos dentro de la comunidad son: Cosa del Sol y Sierra Nevada. La situación de Andalucía, al sur de la Península Ibérica, hace que sea uno de los lugares más cálidos de Europa. Predomina en todo el territorio el clima mediterráneo, que aporta un gran número de horas de sol, lo cual, junto con la presencia de extensas playas, configura las condiciones idóneas para el desarrollo del turismo de sol y playa.

El litoral es el que presenta como el activo más importante desde el punto de vista turístico, aunque también es cierto que es el que presenta unos mayores riesgos por su intensiva utilización.

Hay una elevada concentración territorial del sector turístico andaluz y es precisamente en la zona litoral donde se ejerce más presión. El 75% del total de las pernoctaciones hoteleras de Andalucía se hacen en los municipios del litoral andaluz y, como es lógico, es aquí también donde se concentra la mayor oferta de alojamientos turísticos (más del 70% del total de oferta de alojamiento reglado).

La mayor demanda turística se concentra en el mes de agosto, con un 13,26% de las pernoctaciones de todo el año, mientras que el mes de diciembre es el mes que recibe menos turistas, un 5,36%.

Sus 836 km de costa están bañados por el Océano Atlántico, al oeste, donde se encuentra la Costa de la Luz (Huelva y Cádiz), y por el Mar Mediterráneo, donde la costa oriental se divide en la Costa del Sol (parte de Cádiz y Málaga), Costa Tropical (Granada y parte de Almería) y la Costa de Almería. Toda la costa se encuentra en buen estado de conservación, así lo avalan las 84 banderas azules que le concedieron en 2004, tanto a las playas (66), como a los puertos deportivos (18), que acreditan su sostenibilidad, accesibilidad y calidad.

Junto al turismo de sol y playa también se observa un fuerte crecimiento del turismo de naturaleza y de interior, cultural y monumental, deportivo o el de congresos, además, es de valorar positivamente la utilización de recursos más variados para una mejor redistribución de la presión. Una alternativa al sol es la nieve que los turistas encuentran en la gran estación de esquí de Sierra Nevada, una de las mejores de Europa, donde el invierno está lejos de ser un problema para el turismo.

En cuanto al turismo cultural, la comunidad cuenta con una gran riqueza patrimonial e histórica. Andalucía cuenta con monumentos tan conocidos como la Alhambra (Granada), la Giralda (Sevilla) o la Mezquita de Córdoba (Córdoba). También son destacables las catedrales, castillos o fortalezas, monasterios y cascos históricos de ciudades monumentales, como las declaradas Patrimonio Mundial de Úbeda y Baeza (Jaén).

Cada una de las provincias, muestran una gran variedad de estilos arquitectónicos (desde arquitectura islámica a renacentista pasando por la barroca). Otro de los atractivos culturales es el de los Lugares colombinos[36] (Palos de la Frontera, La Rábida y Moguer) en Huelva, lugares especialmente ligados al primer viaje de Colón que tuvo como resultado el descubrimiento de América. En lo referente al turismo arqueológico, Andalucía cuenta con conjuntos arqueológicos de gran interés, como Itálica, ciudad romana de donde eran originarios los emperadores Trajano y Adriano o Medina Azahara, ciudad-palacio mandada construir por el califa cordobés Abderramán III, en los que aún siendo mucho lo visitable, la proporción de lo ya excavado respecto al total de los yacimientos es mínima.

Por otra parte, Andalucía vio nacer a grandes pintores, como Picasso (Málaga), o Murillo y Velázquez (Sevilla), circunstancia importante también desde el punto de vista turístico, pues a raíz de ella se han creado instituciones como la Fundación Picasso en Málaga o el mismo Museo Picasso, así como el Museo Casa de Murillo en Sevilla, todas ellas destinadas a dar a conocer a estos artistas. Además cuenta con un gran número de museos repartidos por toda su geografía, que muestran no solo pinturas, sino además restos arqueológicos y elaboradas piezas de orfebrería, cerámica, alfarería; todo tipo de trabajos artísticos que tratan de mostrar las tradiciones y artesanías típicas de la región.

El Consejo de Gobierno declaró Municipios Turísticos, en el año 2005, a Cazorla (Jaén), Nerja (Málaga) y Roquetas de Mar (Almería); por lo que, junto con Benalmádena (Málaga), Santiponce (Sevilla) y Ronda (Málaga), ya son seis los municipios dentro de la Comunidad Autónoma Andaluza con este distintivo.

[editar] Medios de comunicación

En Andalucía, están representados mediante delegaciones los medios de comunicación internacionales, nacionales o autonómicos, ya sea mediante agencias o mediante delegaciones propias de cada medio.

Pero en el campo de la comunicación destaca la empresa pública Radio y Televisión de Andalucía (RTVA), compuesta en la actualidad por dos cadenas de televisión autonómicas, Canal Sur y Canal Sur 2, y por tres cadenas de radio, Canal Sur Radio, Canal Fiesta Radio y Radio Andalucía Información, además de varias señales digitales y canales que se emiten mediante plataformas digitales.

[editar] Prensa escrita

  • Almería: Ideal, La Voz de Almería, Almería Actualidad y Diario de Almería.
  • Cádiz:
    • Provincia de Cádiz en general: La Voz de Cádiz, Diario de Cádiz, Cádiz Información, Viva Cádiz y ADN Cádiz.
    • Jerez de la Frontera: Diario de Jerez, La Voz edición Jerez, Jerez Información, Viva Jerez y ADN Jerez.
    • Campo de Gibraltar: Europa Sur, El Faro Información y Diario Área.
  • Córdoba: Diario Córdoba, El Día de Córdoba, ABC Córdoba y Córdoba información.
  • Granada: Granadadigital, Ideal, Granada Hoy y La Opinión de Granada.
  • Huelva: Huelva Información y Odiel Información.
  • Jaén: Ideal, Diario Jaén, Viva Jaén y Jaén21.
  • Málaga: Sur, La Opinión, Málaga Hoy, Diario Málaga Costa del Sol y ADN Málaga.
    • Antequera: El Sol de Antequera y La Crónica.
  • Sevilla: ABC, Correo de Andalucía, Diario de Sevilla, ADN Sevilla y Estadio Deportivo (único diario deportivo andaluz).

No hay ningún periódico o revista a nivel autonómico, exceptuando en la región de Andalucía Oriental el Diario Ideal, donde se encuentra extendido con ediciones en las provincias de Almería, Granada y Jaén. Los intentos que ha habido de crear un periódico a nivel autonómico han fracasado (Diario de Andalucía es uno de los últimos proyectos que hubo), pero la prensa estatal tiene separatas, como El País, o edición propia como El Mundo, en tanto que ABC distribuye en Andalucía la edición sevillana. El Grupo Joly es reseñable por el número de periódicos que edita y por tener domicilio y capital íntegramente andaluces.

[editar] Televisión

Andalucía cuenta con dos cadenas públicas de televisión que cubren todo su territorio:

Está pendiente de resolución el concurso convocado para la Televisión Digital Terrestre (TDT) por la Junta de Andalucía para la adjudicación de dos canales privados de televisión autonómica.

[editar] Radio

Destacan las tres señales autonómicas públicas:

[editar] Cultura

Artículo principal: Cultura de Andalucía
Gramática castellana de Antonio de Nebrija.
Gramática castellana de Antonio de Nebrija.
García Lorca.
García Lorca.
Escultura de Séneca en la Puerta de Almodóvar, Córdoba.
Escultura de Séneca en la Puerta de Almodóvar, Córdoba.
Vista del Albaicín desde la Alhambra.
Vista del Albaicín desde la Alhambra.
Patio cordobés
Patio cordobés
Toro, relieve íbero procedente de Osuna, Museo Arqueológico Nacional.
Toro, relieve íbero procedente de Osuna, Museo Arqueológico Nacional.
Copia de El Giraldillo, uno de los más importantes bronces del Renacimiento europeo.
Copia de El Giraldillo, uno de los más importantes bronces del Renacimiento europeo.
El aguador de Sevilla de Velázquez.
El aguador de Sevilla de Velázquez.
Baile por bulerías, de José García Ramos.
Baile por bulerías, de José García Ramos.
Cantaora y tocaor.
Cantaora y tocaor.
Estatuilla de bronce con incrustaciones de plata del Hércules Gaditano, como puede verse por las iniciales H. G. grabadas en la zona abdominal. Lleva en la mano izquierda las manzanas de las Hespérides. Época altoimperial romana, siglos I–II.
Estatuilla de bronce con incrustaciones de plata del Hércules Gaditano, como puede verse por las iniciales H. G. grabadas en la zona abdominal. Lleva en la mano izquierda las manzanas de las Hespérides. Época altoimperial romana, siglos I–II.
Virgen de El Rocío.
Virgen de El Rocío.
Stupa de la Iluminación, Benalmádena
Stupa de la Iluminación, Benalmádena
Jamón de Huelva.
Jamón de Huelva.
Mapa enológico de Andalucía.
Mapa enológico de Andalucía.
Venenciador vestido con traje corto y escanciando jerez.
Venenciador vestido con traje corto y escanciando jerez.
Sombreros cordobeses.
Sombreros cordobeses.
Alicatado de la Alhambra.
Alicatado de la Alhambra.

[editar] Literatura

El peso de Andalucía en la historia de la literatura en castellano es muy grande. En 1492 Antonio de Nebrija publicó su célebre Gramática castellana, la primera de una lengua vulgar que se escribió en Europa. En 1528 Francisco Delicado escribió la Lozana andaluza, novela en la órbita La Celestina, mientras que el sevillano Mateo Alemán escribió Guzmán de Alfarache, la primera novela picaresca de autor conocido.

Asimismo tuvo especial importancia la escuela literaria humanista sevillana con autores como Juan de Mal Lara, Fernando de Herrera, Gutierre de Cetina, Luis Barahona de Soto, Juan de la Cueva, Gonzalo Argote de Molina y Rodrigo Caro, entre otros. Cervantes "engrendó" su inmortal novela Don Quijote de la Mancha según su prólogo en Sevilla, durante su presidio en la Cárcel Real en 1597. No se sabe si con ese término quiso decir que comenzó a escribirlo mientras estaba preso o, simplemente, que se le ocurrió la idea allí. En cualquier caso son diversos los pasajes de la primera parte del Quijote que trascurren en Andalucía, así como numerosas las alusiones a esa tierra, en especial, a su aristocracia y a su hampa, que es precisamente el tema Rinconete y Cortadillo, novela ejemplar de ambiente sevillano. El cordobés Luis de Góngora fue el máximo exponente del culteranismo de la poesía barroca del Siglo de Oro.

El Romanticismo literario en España tuvo uno de sus polos fundamentales en Andalucía, con autores como el Duque de Rivas, José Cadalso y Bécquer. El costumbrismo andaluz tiene una de sus máximas expresiones en las Escenas andaluzas de Serafín Estébanez Calderón y en las obras de Pedro Antonio de Alarcón.

A caballo entre el siglo XIX y el XX destacan los escritores andaluces Ángel Ganivet, Manuel Gómez Moreno, Manuel y Antonio Machado y Francisco Villaespesa, tradicionalmente encuadrados en la llamada Generación del 98. Dentro de ella, los Hermanos Álvarez Quintero como fieles retratistas de la idiosincracia andaluza en sus entremeses, en que sus personajes usan frecuentemente el dialecto andaluz. Especialmente relevante fue el moguerreño Juan Ramón Jiménez, Premio Nobel de Literatura, personalidad singular y trascendental dentro de la poesía española de todos los tiempos.

Gran parte de los miembros de la Generación del 27, verdadera Edad de Plata de la cultura española, reunida en torno al homenaje a Góngora en el Ateneo de Sevilla, fueron andaluces, como Federico García Lorca, Luis Cernuda, Rafael Alberti, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados y Vicente Aleixandre, quien recibiera el Premio Nobel en 1977.

Asimismo existen varios personajes literarios del ambiente andaluz convertidos en auténticos arquetipos de la literatura universal como Carmen, la gitana de Prosper Merimée, Fígaro, El barbero de Sevilla de Pierre-Augustin de Beaumarchais y Don Juan, El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina.

Como en la mayoría de España, el principal vehículo de la lírica popular andaluza es el romance, aunque también existen estrofas propias de Andalucía como la soleá o la soleariya. Los romances, las nanas, los pregones, las retahilas, las canciones de labor y un largo etcétera son muy abundantes.

Capítulo aparte merece la literatura hispanoárabe en dialecto andalusí, con autores nacidos en el territorio andaluz actual, como Ibn Hazm, Ibn Zaydun, Ibn Quzman, Abentofail, Al-Mutamid, Ibn al-Khatib, Ibn al-Yayyah e Ibn Zamrak.

[editar] Dialecto andaluz

Artículo principal: Dialecto andaluz

En Andalucía se habla mayoritariamente el dialecto andaluz o modalidad lingüística andaluza, una variedad de la lengua española. El dialecto andaluz no está unificado y presenta una gran diversidad interna de rasgos característicos, que no tienen una distribución geográfica homogénea. Las isoglosas que marcan los límites entre los fenómenos lingüísticos característicos del andaluz, se solapan formando un entramado de fronteras divergentes que no permiten establecer límites claros entre ellos, y que hacen del andaluz una unidad dialectal variada.

A pesar del uso mayoritario entre los andaluces de las formas dialectales, es muy frecuente el empleo de la variedad normativa española en determinados contextos lingüísticos, en una situación próxima a la diglosia.

[editar] Filosofía

Entre los filósofos y pensadores nacidos en Andalucía destacan Séneca, Maimónides, Averroes, Fernán Pérez de Oliva, Sebastián Fox Morcillo, Ángel Ganivet, Francisco Giner de los Ríos y María Zambrano.

[editar] Arte

[editar] Arquitectura y Urbanismo

Categoría principal: Arquitectura de Andalucía

Del Neolítico se conservan importantes ejemplos de megalitismo, como el dolmen de Menga y el de Viera. Los primeros ejemplos de urbanismo datan de la Edad de Bronce en Los Millares y El Argar.

De la Edad Antigua tienen especial importancia el Yacimiento arqueológico de Doña Blanca, la ciudad fenicia más antigua de la Península Ibérica, y las ruinas de Itálica.

A la arquitectura hispanoárabe o andalusí pertenecen algunos de los edificios más representativos de Andalucía como la Alhambra, la Mezquita de Córdoba y la Giralda. La arquitectura andalusí, como la romana anteriormente, influyó de manera notable en la arquitectura posterior, especialmente en la arquitectura mudéjar, cuyos principales ejemplos son los Reales Alcázares de Sevilla y las iglesias parroquiales del reino de Córdoba y Sevilla, que combinan elementos de raigambre andalusí con otros propios de la arquitectura románica y gótica. Posteriormente la Catedral de Sevilla, el templo gótico más grande del mundo, marcó la pauta para la construcción de otros edificios de su reino, como la Parroquia de San Miguel de Jerez, la Prioral del Puerto de Santa María y Las Covachas de Sanlúcar de Barrameda. En Granada son fundamentales la Capilla Real y la Catedral, de planta gótica y cuerpo renacentista.

La arquitectura renacentista tuvo uno de sus principales focos en el reino de Jaén, con la construcción de su catedral por parte de Andrés de Vandelvira, que servirá de modelo para la Catedral de Málaga y la de Guadix, y con los conjuntos monumentales de las ciudades de Úbeda y Baeza, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sevilla y su reino también fueron importantes focos de la arquitectura renacentista, como demuestran el Ayuntamiento de Sevilla, el Hospital de las Cinco Llagas o la Cartuja de Jerez de la Frontera. El Palacio de Carlos V en Granada tiene una importancia singular por su purismo italianizante.

Del Barroco se conservan edificios como el Palacio de San Telmo de Sevilla y la Cartuja de Granada. Del Academicismo, la Fábrica de Tabaco de Sevilla y del Neoclasicismo los edificios del núcleo gaditano, como el Ayuntamiento de Cádiz, la Cárcel Real y la Santa Cueva.

Dentro del estilo historicista propio de los siglos XIX y XX, destaca el conjunto arquitectónico de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, donde destaca la Plaza de España, de aire neomudéjar, llamandose este movimiento regionalismo historicista. Asimismo se conserva un importante patrimonio industrial, relacionado con diversas actividades económicas. Las obras realizadas en Sevilla con motivo de la Expo 92, como el puente del Alamillo y el puente de la Barqueta, son algunos de los más importantes ejemplos de la arquitectura contemporánea.

La arquitectura tradicional tiene un marcado carácter mediterráneo que hunde sus raíces en la arquitectura romana y árabe y que está fuertemente condicionada por el clima. Las viviendas tradicionales urbanas suelen construirse adosadas unas a otras para aislarlas de las altas temperaturas exteriores. Predominan los muros sólidos encalados sobre los vanos para evitar la insolación excesiva del interior. En función de la climatología y de la tradición de cada zona, las cubiertas de las casas pueden ser aterrazadas, formando azoteas, o tejados a varias aguas construidos con tejas árabes. Uno de los elementos más característicos es el patio interior. Entre los patios andaluces son célebres los cordobeses. En las viviendas suelen utilizarse las rejas de hierro forjado y los azulejos como elementos decorativos. Las plantas, flores y el agua, son parte fundamental de la arquitectura tradicional andaluza, tanto suntuaria como popular. Más allá de estos elementos generalizados, existen tipologías arquitectónicas singulares, como la arquitectura alpujarreña y las cuevas de la Hoya de Guadix y del Sacromonte, entre otras.

En el ámbito de la arquitectura rural destacan las casas o caseríos de labor, como son los cortijos, haciendas y alquerías.

[editar] Escultura

Los relieves íberos de Osuna, la Dama de Baza, el León de Bujalance, los sarcófagos fenicios de Cádiz y las piezas de escultura romana provenientes de ciudades béticas como Itálica, dan testimonio del cultivo de la escultura en Andalucía desde la Antigüedad. Del tiempo de al-Andalus apenas se conservan esculturas dignas de mención, pues el Islam es una civilización mayoritariamente iconoclasta, siendo una destacada excepción los leones de la Alhambra y del Maristán de Granada.

Durante la Edad Moderna el papel fundamental lo desempeñaron la Escuela sevillana de escultura y la granadina, con autores como Mercadante de Bretaña, Pedro Millán, Juan Martínez Montañés, Pedro Roldán, José de Arce, Jerónimo Balbás, Alonso Cano y Pedro de Mena. Ambas escuelas se dedicaron principalmente al arte religioso con la creación de imágenes religiosas y retablos realizados mayoritariamente en madera.

La escultura de temática no religiosa existió en Andalucía desde antiguo, como demuestran los mármoles renacentistas de la Casa de Pilatos y las esculturas mitológicas de Diego de Pesquera. Sin embargo no comenzó a generalizarse hasta el siglo XIX, con autores como Antonio Susillo.

[editar] Pintura

En la historia de la pintura en Andalucía tienen un papel fundamental la Escuela granadina y la Escuela sevillana. Esta última es una de las grandes escuelas pictóricas españolas y europeas, que tuvo una larga trayectoria que va desde el siglo XV al XIX y que aportó a la Historia del Arte importantes creadores como Zurbarán, Velázquez y Murillo así como teóricos del arte como Francisco Pacheco. El Museo de Bellas Artes de Sevilla, considerada la segunda pinacoteca más importante de España, es fundamental para conocer la larga historia del arte pictórico sevillano.

Dada su temática, merece una mención especial la pintura costumbrista andaluza, desarrollada a partir del Romanticismo por autores como Manuel Barrón, José García Ramos, Gonzalo Bilbao y Julio Romero de Torres y que está muy bien representada en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

En el contexto de la pintura contemporánea es fundamental la figura del pintor malagueño Picasso, cuya obra está ampliamente representada en el museo que lleva su nombre en su ciudad natal.

[editar] Música y Danza

Artículos principales: Música andaluza y Flamenco
Véase también: Copla andaluza

Se conoce como música andaluza, no sólo a la música tradicional propia de Andalucía, sino a un tipo de música específico, tanto de género popular como culto, definido por unas características propias en el ámbito métrico, melódico y armónico. Por ello, puede hablarse con propiedad de música andaluza compuesta por compositores no andaluces. En el ámbito de la musicología, a esta tendencia suele llamársele Andalucismo musical.

El flamenco es un género de música y danza que se originó y desarrolló en Andalucía a partir del siglo XVIII, que tiene como base la música y la danza andaluza y en cuyo desarrollo han influido notablemente los andaluces de etnia gitana. El cante, el toque y el baile son las principales facetas del flamenco. El flamenco se ha convertido en uno de los principales referentes de la cultura andaluza y española en todo el mundo.

Fundamentales en la historia de la música en Andalucía son los compositores Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero, Manuel de Falla y Joaquín Turina el guitarrista Andrés Segovia, padre de la guitarra clásica moderna.

  • Espárrago Rock
  • Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte
  • Festival de Verano de Málaga
  • Bienal de flamenco
  • Festival Internacional de Jazz de Granada
  • Extratonauta Pop Dance Festival

[editar] Teatro y artes escénicas

Categoría principal: Teatro de Andalucía

[editar] Cine

Categoría principal: Cine de Andalucía

[editar] Mitología

La tierra que hoy conocemos como Andalucía fue escenario de algunos mitos, que varias culturas de la cuenca mediterránea tuvieron en común durante la Antigüedad. Las relaciones comerciales de estas civilizaciones con el actual territorio andaluz, desarrollaron una visión mítica y semimítica de este territorio, situado donde se ponía el sol, en el confín occidental de Europa y, por ende, del mundo conocido. En este contexto, en Hesperia, la tierra del crepúsculo, donde tenían su jardín las Hespérides, hijas del atardecer, fue especialmente significativo el culto al planeta Venus o Véspero, la estrella vespertina, o a la divinidad o divinidades identificadas con él bajo diversos nombres, como Lucifer o el Lucero, Astarté, Salambó, Salambona o Venus.

Con la colonización fenicia se extendió el culto a Baal y Melkart, que perduró en época romana bajo el nombre de Hércules, fundador mítico de las ciudades de Cádiz y Sevilla, entre otras. Testimonio de la importancia que la devoción a Hércules tuvo en tierra andaluzas fue el célebre Templo de Hércules Gaditano, en el que estaban representados sus doce trabajos, el décimo de los cuales se sitúa tradicionalmente en la actual Andalucía. Se trata del robo de los bueyes de Gerión, personaje que suele considerarse uno de los los reyes míticos de Tartessos. Las columnas de Hércules, identificadas mayoritariamente con Calpe y con Abila se han considerado tradicionalmente un monumento o recuerdo de esta hazaña de Hércules. Asimismo la vía romana que unía Gades con Roma recibía el sobrenombre de Vía Heráclea, por suponerse que fue el camino de vuelta de Hércules tras el robo del rebaño de bueyes de Gerión. Actualmente el escudo de Andalucía muestra la figura de Hércules entre dos leones, composición tomada del escudo de la ciudad de Cádiz y similar al escudo de Chiclana de la Frontera.

Según la tradición, Ulises y sus compañeros, tras la guerra de Troya tocaron en su periplo las costas de la Península Ibérica.[37] Uno de ellos, Menesteo, rey de Atenas, tras la epopeya troyana fundó una colonia llamada el Puerto de Menesteo, en la que se estableció definitivamente después de haberle sido usurpado el trono durante su ausencia en Troya. Esta colonia suele identificarse con El Puerto de Santa María.

Asimismo, la ciudad de Tartessos, supuestamente ubicada en una isla en la desembocadura del río del mismo nombre y desaparecida bajo las aguas, ha sido llamada Tarsis por algunos e identificada con la Tarshish bíblica o con la Atlántida descrita por Platón. Sus reyes Argantonio, Gerión, Habis y Nórax están envueltos en un halo semimítico.

[editar] Religión

La religión mayoritaria en Andalucía es el catolicismo. El cristianismo estuvo presente en tierras andaluzas desde fechas muy tempranas, como atestiguan la basílica paleocristiana de Marbella[38] y el Sarcófago paleocristiano de Martos. Durante la persecución de los cristianos, fueron numerosos los martirios en Andalucía, como el de Santa Justa y Santa Rufina en Sevilla, San Servando y San Germán en Cádiz, San Ciriaco y Santa Paula en Málaga, San Zoilo, San Acisclo y Santa Victoria en Córdoba, San Cecilio, San Tesifón y San Hiscio en Granada, cuya supuesta historia está recogida en los libros plúmbeos del Sacromonte. El Concilio de Elvira, celebrado en el siglo IV, fue el primer concilio que se celebró en Hispania, sentando las bases de la Iglesia Española.

Durante el reino visigodo de Toledo, el Arzobispado de Sevilla, fue la sede primada, con personalidades de la talla de San Leandro y San Isidoro de Sevilla. La conversión de San Hermenegildo, influenciado por su esposa franca de condición católica (Ingunda y por el propio San Leandro, provocó su rebelión y tiranía en la Bética -de donde probablemente era gobernador-. Su conversión provocó su captura y martirio y fue fundamental para la conversión definitiva de los visigodos del arrianismo al catolicismo bajo el reinado de su hermano Recaredo.

Durante la dominación islámica en tiempos de al-Ándalus, la religión cristiana se mantuvo en las comunidades mozárabe, como atestiguan los mártires San Eulogio, Santa Leocricia de Córdoba y la iglesia mozárabe de Bobastro.

Durante la Edad Moderna, Andalucia desempeñó un papel fundamental en la evangelización de América, con figuras como Fray Bartolomé de las Casas. Asimismo, San Juan de Dios es una personalidad religiosa muy destacable en la ciudad de Granada. En esa época, Andalucía destacó por su férrea defensa del dogma de la Inmaculada Concepción, mucho antes de que fuera admitido oficialmente por la Iglesia Católica.

Uno de los aspectos más importantes de la religiosidad popular es su tradicional devoción a la Virgen María, que hace que Andalucía se conozca como «la tierra de María Santísima».[39] Otro aspecto fundamental son las procesiones de Semana Santa y las romerías, como la de la Virgen de la Cabeza y la Romería del Rocío.

En Andalucía, como en el resto de la la Península Ibérica, convivieron junto a los cristianos comunidades judías y musulmanas, hasta que fueron expulsadas tras la conquista castellana en los siglos XV y XVII. La presencia hebrea en Andalucía está constatada por la existencia de juderías en casi todas la ciudades importantes de la época y poblaciones enteramente judías como Lucena o personajes ilustres como Maimónides. El judaismo volverá a aparecer a partir de la Guerra de África[40] y cuenta con una importante comunidad en la Costa del Sol. También la religión islámica ha reaparecido en territorio andaluz con el fenómeno de la inmigración y la apertura de mezquitas en pueblos y ciudades. La Mezquita Basharat, en la localidad cordobesa de Pedro Abad, inaugurada en 1982, fue la primera mezquita contruida en España en 700 años. También en la provincia de Córdoba, en Almodóvar del Río, se encuentra la sede nacional de la Junta Islámica de España, presidida por el malagueño Mansur Escudero y el Instituto Halal, primer organismo certificador en España de alimentos aptos para el consumo de musulmanes. La gran antigüedad de la Sinagoga y la Mezquita de Córdoba hace que estos dos edificios tengan un gran valor religioso y emblemático para ambas religiones.

Por otra parte, las Iglesias Evangélicas cuentan con un número significativo de fieles, notablemente entre la comunidad gitana, mientras que las comunidades de expatriados europeos cuentan con templos anglicanos y luteranos esparcidos por la costa mediterránea. También están presentes en Andalucía el hinduismo y el budismo. La Stupa de la Iluminación, en Benalmádena, es el mayor templo budista de Occidente.

[editar] Gastronomía

Artículo principal: Gastronomía de Andalucía

La gastronomía tradicional de Andalucía es muy variada. Aunque se aprecian diferencias entre la cocina de la zona litoral y del interior, la gastronomía andaluza forma parte de la dieta mediterránea, basada en el aceite de oliva, los cereales, las legumbres, la verdura, el pescado, los frutos secos y la carne.

El pescaíto frito y el marisco está muy extendido por la zona litoral y el interior bajo su influencia. Destacando el atún rojo en las zonas almadraberas del Golfo de Cádiz, el langostino de Sanlúcar, la gamba blanca de Huelva y el chanquete malagueño.

El jamón curado se produce en las zonas serranas de Sierra Morena y Sierra Nevada, como el jamón de la Sierra de Huelva, el de Los Pedroches, el de Trevélez. Las tres son denominaciones de origen y tienen una contrastada calidad. En el caso de los jamones de Huelva y los Pedroches son de cerdo de pata negra y el caso de Trevélez es de pata blanca, sin embargo su curado en el microclima de la cara norte de Sierra Nevada le proporciona una calidad excepcional. Asimismo el plato alpujarreño destaca como una de las especialidades serranas más conocidas.

En cuanto a los platos elaborados a base de cereales, en Andalucía Oriental están muy extendidas las migas de harina, más próximas a las gachas manchegas que a las migas propiamente dichas. En Andalucía Occidental, sin embargo, son las poleás las que ocupan su lugar.

Las hortalizas son la base de platos como la alboronía y la pipirrana o piriñaca. Especialmente características las sopas frías y calientes elaboradas a base de aceite, vinagre, ajo, pan, tomate y pimitento, como el gazpacho, el salmorejo, la porra antequerana, el ajo caliente, la sopa campera o, prescindiendo del tomate y empleando almendras, el ajoblanco. La repostería muestra gran influencia de la cocina andalusí con el uso de la almendras y la miel, siendo muy conocidos los dulces navideños elaborados en los conventos de clausura femeninos: los mantecados, polvorones, pestiños, alfajores, yemas y amarguillos.

[editar] Enología

Artículo principal: Vino de Andalucía

El sector vitícola andaluz se orienta hacia la producción de vinos de calidad. Tradicionalmente, los vinos más característicos han sido los generosos y los dulces, elaborados mediante procesos de criaderas y soleras. Más del 70% de los viñedos de Andalucía están amparados por alguna de las seis denominaciones de origen establecidas: Condado de Huelva, Jerez, Málaga, Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, Montilla-Moriles y Sierras de Málaga. Dentro del conjunto de denominaciones de origen andaluzas, el jerez tiene una importancia histórica y comercial singular, que hace que forme parte del Foro de Denominaciones de Origen Vitivinícolas Históricas junto con el oporto, el rioja, el burdeos, el champaña, el coñac, el borgoña y el barolo.

Para satisfacer la demanda del mercado actual, en los últimos años se han creado 13 indicaciones geográficas con derecho a la mención tradicional Vino de la Tierra, y que son: Bailén, Cádiz, Contraviesa-Alpujarra, Córdoba, Desierto de Almería, Granada Sur-Oeste, Laujar-Alpujarra, Los Palacios, Norte de Granada, Ribera del Andarax, Sierra Norte de Sevilla, Sierra Sur de Jaén y Torreperogil.

Además existen otros vinos históricos no amparados bajo denominación de origen o indicación geográfica alguna, como son la Tintilla de Rota, el Pajarete y el Moscatel de Chipiona.

Asimismo en Andalucía es importante la producción de vinagres y aguardientes, algunos de ellos con denominación de origen propia, como el Vinagre de Jerez y el Brandy de Jerez.

[editar] Artes y Costumbres populares

[editar] Vestido

Artículo principal: Vestido en Andalucía

En el siglo XVIII Andalucía tuvo un papel fundamental en el desarrollo del casticismo, que tuvo en el majismo una de sus manifestaciones más peculiares. El prototipo del majo y la maja asociados a una indumentaria particular, junto con el bandolero andaluz y el atuendo de las mujeres gitanas, tuvieron un protagonismo crucial en la configuración del vestido en gran parte de Andalucía.

Existe variedad de sombreros andaluces usados originariamente por los hombres, como son el sombrero cordobés o de ala ancha, el calañés, el catite y el pavero. Es caraterístico el llamado traje corto, un traje masculino de faena relacionado con la doma vaquera, compuesto por pantalón ajustado, chaquetilla o marsellés, botos camperos, zahones y sombrero de ala ancha. El traje de gitana o de flamenca, es un vestido femenino ajustado, con volantes en la parte inferior y en las mangas. Como complementos suele acompañerse de mantoncillo o mantón de Manila, abanico, peineta y flores en el pelo. Este traje tiene la particularidad de ser un traje regional o tradicional sujeto a los dictados de la moda, con tendencias renovadas cada año en las ferias y en las romerías.

El Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla recoge gran parte de la historia de la indumentaria en Andalucía.

[editar] Artesanía

[editar] Arte ecuestre

[editar] Fiestas y espectáculos

Véase también: Ferias andaluzas

[editar] Patrimonio Histórico y Natural

Lugares Patrimonio de la Humanidad en Andalucía

[editar] Deporte

Artículo principal: Deporte en Andalucía

El deporte ha adquirido una importancia cada vez mayor en la sociedad andaluza, experimentando en su evolución importantes transformaciones que han conducido a una mejora y a una extensión de su práctica. Dada la importancia del deporte en la sociedad actual es necesario proceder a ordenar, promocionar y coordinar dicha activadad, para favorecer su práctica por todos los ciudadanos en condiciones adecuadas, para que accedan a sus veneficios físicos y psiquicos.

La Constitución española hace mención expresa al mismo en el apartado 3 del artículo 43: Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo facilitarán la adecuada utilización del ocio. El estatuto de autonomía se hace eco de esta capacidad y en su artículo 73 del Capítulo II dice: Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de deportes y de actividades de tiempo libre, que incluye la planificación, la coordinación y el fomento de estas actividades, así como la regulación y declaración de utilidad pública de entidades deportivas.

Con esta finalidad se aprueba la Ley 6/1998, de 14 de diciembre, del Deporte, que trata de reforzar los derechos de los ciudadanos, en general, y de los deportistas, en particular, a practicar el deporte:

  • El título I de la ley contiene una exposición de los principios generales que inspiran el hecho deportivo.
  • El título II de la ley aborda la regulación de la Administración deportiva y de la organización básica del deporte. La Consejería de Turismo, Comercio y Deporte es el organismo rector del deporte andaluz. Por debajo de este se sitúan los distintos órganos de la Administración deportiva:
    • Consejo Andaluz del Deporte.
    • Instituto Andaluz del Deporte.
    • El Comité Andaluz de Disciplina Deportiva.
    • La Junta de Conciliación del Deporte Andaluz.
    • El Centro Andaluz de Medicina del Deporte.

Otro aspecto a destacar es el Registro Andaluz de Entidades Deportivas que tiene por objeto la inscripción de las entidades deportivas con domicilio en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

  • El título III de la ley se ocupa de la regulación de las entidades deportivas andaluzas, que, son clasificadas en:
    • Clubes
    • Federaciones
    • Entes de promoción deportiva.
  • El título IV regula la practica deportiva.
  • El título V versa sobre la docencia y titulaciones.
  • En el título VI tiene por objeto el tratamiento de las instalaciones deportivas.
  • El título VII trata del régimen sancionador del deporte incorporando criterios fundamentales del mismo.
  • En el título VIII se introduce como novedad la conciliación extrajudicial en el deporte, creando la Junta de Conciliación del Deporte Andaluz, como uno de los instrumentos para resolver las cuestiones litigiosas surgidas entre los deportistas, técnicos, jueces o árbitros, entidades deportivas andaluzas, asociados y demás partes interesadas.


[editar] Clubes andaluces en las distintas competiciones españolas de alto nivel

  • Futbol:

En la Primera División Española de Fútbol militan en la actualidad cuatro equipos:

Otros equipos andaluces que han militado en alguna ocasión en la máxima categoría española son:

  • Baloncesto:

En baloncesto militan en la ACB:

Otros equipos andaluces que han militado en alguna temporada en la Liga española o en la ACB son:

  • Balonmano:

En balonmano, Andalucía está representada por tres equipos en la Liga Asobal, máxima categoría del balonmano nacional:

Otros equipos andaluces que han militado en alguna ocasión en la máxima competición nacional han sido:

    • Puleva Maristas Málaga, primer equipo que militó en la ACB y el que más temporadas ha disputado.
    • Prasa Pozoblanco de Córdoba.
    • EB Huétor Granada, que tiene el honor de ser la población más pequeña (Huétor-Tájar) con un equipo en primera división en alguno de los 3 grandes deportes por equipos de España.
  • Tenis de mesa:

En tenis de mesa, hay dos equipos; el Cajasur Priego Tenis de mesa y el Caja Granada Tenis de mesa, máximo exponente y representante de este deporte en España, el cual ha ganado más de 20 ligas (casi todas consecutivas) y 14 Copas del Rey (también consecutivas). Cuando estos dos equipos se enfrentan saltan chispas, ya que, este es el derbi más importante del país en este deporte y ya que ambos equipos, son los máximos dominadores de la Liga ENEBE, en los últimos años.

[editar] Organización de grandes eventos deportivos en Andalucía

En Andalucía ha sido partícipe en la organización de grandes competiciones deportivas. Entre éstos podemos destacar los siguientes:

Además destaca la candidatura de Sevilla, en varias ocasiones, para la organización de los JJ.OO de verano.

[editar] Selección de fútbol

Andalucía tiene una Selección de fútbol, que no juega partidos de competición oficial, aunque ha jugado varios partidos amistosos con diferentes países. No goza de un seguimiento masivo, debido a lo esporádicos de estos partidos amistosos y a su falta de participación en competición oficial alguna.

[editar] Otros deportes

Destaca Tarifa como centro de relevancia mundial en competiciones y desarrollo de surf, kitesurf y windsurf. También cabe mencionar otros deportes como el golf en las zonas costeras o la hípica en el interior.

[editar] Hermanamientos

Regiones y comunidades autónomas hermanadas con Andalucía:

[editar] Referencias

  1. A su vez, el topónimo al-Ándalus parece ser la corrupción del latín Atlanticum.VALLVE, Joaquín. "El nombre de al-Andalus". Al-Qantara Nº IV. Madrid. 1983. Pp. 301-355.
  2. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Manuel. Op. cit.. Pág. 16. Cita textual del mencionado catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla
  3. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Manuel. Andalucía a debate. Colección de Bolsillo de la Universidad de Sevilla nº 140. 1994. Segunda edición 1998. ISBN 84-472-0485-5. Pág. 16.
  4. DOMÍNGUEZ ORTIZ, A.. La identidad de Andalucía. Granada. 1976. Pág. 21.
  5. LADERO QUESADA, M. A. "Sobre la génesis de la identidad andaluza". Andalucía entre Oriente y Occidente (1236-1492). Córdoba. 1988.
  6. Pablo de Olavide fue "Intendente del Ejército de los cuatro reinos de Andalucía".
  7. En las Respuestas generales del Catastro de Ensenada de Gelo del Cabildo, lugar del reino de Sevilla, fechadas en 1751, puede leerse el nombre de José María de Mendoza y Guzmán, a la sazón, visitador general de Rentas Provinciales de los cuatro Reinos de Andalucía. Véase la digitalización de dichas respuestas en el sitio del Ministerio de Cultura. Escríbase "Gelo" en la herramienta "Buscador Localidades" y véase la imagen nº 3
  8. Véase la Ley 3/1982 sobre el Himno y el Escudo de Andalucía
  9. Director de la Banda Municipal de Sevilla y conocido comúnmente como Maestro Castillo.
  10. En las provincias de Málaga, Sevilla y Huelva
  11. Véase la Ley 3/1982 sobre el Himno y el Escudo de Andalucía
  12. CUENCA TORIBIO, J. M. Andalucía, una introducción histórica
  13. Córdoba fue la ciudad más importante del Califato, que alcanzó los 250.000 habitantes en 935 y los 450.000 en 1000, siendo durante el siglo X una de las mayores ciudades del mundo y un centro financiero, cultural, artístico y comercial de primer orden. Otras ciudades importantes fueron Toledo (37.000), Almería (27.000), Zaragoza (17.000) y Valencia (15.000).
  14. Almanzor, nacido en Turrush y constructor de Medina Alzahira. Turrush ha sido identificado por algunos con un asentamiento extramuros de Algeciras y con Torrox. Además existe un castillo llamado "de Turrush" en Fuentes de Cesna, anejo del municipio de Algarinejo, en la Provincia de Granada.
  15. La población mudéjar se sublevó en 1264
  16. Véase BURGUEÑO RIVERO, Jesús. "De los cuatro reinos a las ocho provincias". Cuadernos geográficos de la Universidad de Granada. Nº 24-25. 1995. Págs. 33-50. ISSN 0210-5462
    • IZQUIERDO LABRADO, Julio. Vicente Yáñez Pinzón. Los Viajes Andaluces.
    • IZQUIERDO LABRADO, Julio, "El descubrimiento del Brasil por Vicente Yáñez Pinzón: el Cabo de Santo Agostinho", en Huelva en su Historia X - D.L.: S-122-1997; I.S.S.N.: 1136-6877, Volumen: 1 Páginas, inicial:71 - final: 94. Universidad de Huelva, 2005.
    • MANZANO Y MANZANO, Juan; MANZANO FERNÁNDEZ-HEREDIA, Ana María: Los Pinzones y el Descubrimiento de América. 3 vols. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica, 1988.
  17. Art. 129 del Estatuto de Autonomía de Andalucía
  18. Art. 130 del Estatuto de Autonomía de Andalucía
  19. Art. 131 del Estatuto de Autonomía de Andalucía
  20. Art. 132 del Estatuto de Autonomía de Andalucía
  21. http://www.andaluciainvestiga.com/espanol/investigacionAnd/investigacionAnd.asp www.andaluciainvestiga.com
  22. Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación. PAIDI. 1.05.05
  23. Véanse las mancomunidades de municipios en Andalucía por provincias
  24. Véase las "Efemérides climatológicas a nivel nacional" en la Agencia Estatal de Meteorología
  25. Véase el mapa de temperatura media anual en el periodo 1961-1990, en la Consejería de Medio ambiente de la Junta de Andalucía
  26. INE. Datos poblacionales de los municipios españoles. Consultado el 2008-04-18.
  27. a b Aena. Informes sobre la utilización de los aeropuertos de España en los últimos años. Consultado el 2008-01-17.
  28. PIB per cápita en Andalucía según el Instituto Nacional de Estadística
  29. Fuente: INE, Instituto de Estadística de Andalucía. Estimaciones de población, censos y cifras oficiales de población.
  30. Datos del IEA para el año 2007
  31. Fuente: MAPA. Subdirección General de Estadísticas Agroalimentarias. 2004
  32. Delgado Cabez, M (1981), Dependencia y marginación de la economía andaluza, pp.168 y 238
  33. Los datos facilitados en este apartado tiene como fuente a la Agencia Andaluza de Promoción Exterior
  34. Decreto 553/1967, de 2 de marzo, por el que se declara conjunto histórico artístico el sector denominado «Lugares Colombinos» en la provincia de Huelva. BOE nº 69 de 22/03/1967.
  35. Ulises es el fundador mítico de Lisboa
  36. Basílica paleocristiana de la Vega del Mar
  37. Véase la tierra de María Santísima en el diccionario de la RAE
  38. www.jewishmarbella.org
  39. Hermanamientos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Documento que muestra el hermanamiento de Andalucía con la ciudad de Buenos Aires.

[editar] Enlaces externos

Commons

Wikcionario

[editar] Innovación, Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC)

[editar] Cultura

[editar] Educación

[editar] Historia y política

[editar] Turismo

[editar] Medio Ambiente