Web Analytics

Static Wikipedia: Esperanto - Napoletano - Siciliano - Estone - Quality - New - Chinese Standard  - Simple English - Catalan - Gallego - Euskera
Wikipedia for Schools: English - French - Spanish - Portuguese
101 free audiobooks - Stampa Alternativa - The Open DVD - Open Bach Project

Sympathy for the Devil

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Wikipedia:Artículos buenos
Artículo bueno
Sympathy for the Devil
Canción de The Rolling Stones
del álbum 'Beggars Banquet'
Lanzamiento 6 de diciembre de 1968
Grabada junio de 1968
Género Rock
Duración 6:18
Discográfica Decca / London Records (EEUU), ABKCO Records (en la actualidad)
Productor(es) Jimmy Miller
Escritor(es) Mick Jagger, Keith Richards
Lista de canciones de Beggars Banquet

()
Sympathy for the Devil
(1)
No Expectations
(2)

Sympathy for the Devil (traducido habitualmente en español: "Simpatía por el diablo", aunque la traducción más apropiada sería "Compasión por el diablo"; siendo que aparentemente el diablo busca exonerarse de los pecados de los hombres) es el título de una canción de The Rolling Stones. El tema abría el álbum Beggars Banquet, publicado por el grupo en el año 1968. En el año 2004, la revista Rolling Stone incluyó a la canción en el puesto 32 en su Lista de Rolling Stone de las 500 canciones más grandes de la historia.[1]

Tabla de contenidos

[editar] Información de la canción

Tras el fracaso que había supuesto para el grupo la incursión en el rock psicodélico, la publicación de Beggars Banquet en 1968 supuso la primera de las colaboraciones del grupo con el productor Jimmy Miller, que produciría hasta 1972 los cuatro álbumes de estudio del periodo intermedio de los Stones (Beggars Banquet, Let It Bleed, Sticky Fingers y Exile on Main St.), considerados la cumbre de su carrera.[2]

La grabación de la primera canción de Beggars Banquet comenzó en Londres, en los Olympic Studios, el 5 de junio de 1968 y continuó el día siguiente. Las sesiones finales tuvieron lugar los días 8, 9 y 10 de junio. El tema llama la atención por su peculiar instrumentación, con el músico africano Rocky Dijon dándole un ritmo de samba en la sección de percusión, en la que también participó Brian Jones. Keith Richards, guitarrista principal de los Stones, no sólo se encargó del solo de la guitarra eléctrica, sino también del bajo, instrumento que se convirtió en el auténtico guía de la pieza. Sustituyó así en su puesto a Bill Wyman, que se hizo cargo de las maracas. Por su parte, Nicky Hopkins se ocupó del piano. Finalmente, las voces de fondo contaron con la participación de Keith, Brian Jones y Anita Pallenberg.[3] Éstos últimos, junto con la percusión y los chillidos de Jagger contribuyen a crear un convincente ambiente de rito satánico primitivo.

El tema ha estado presente en varios de los discos en directo del grupo, destacando especialmente la versión incluida en Get Yer Ya-Ya's Out!, grabado en noviembre de 1969. También estaba incluido en el especial para televisión que el grupo preparó para promocionar el disco, titulado The Rolling Stones Rock and Roll Circus. No obstante, la actuación del conjunto durante la grabación del mismo no convenció a sus integrantes, con lo que el proyecto quedó aparcado y no vería la luz hasta el año 1996.[4]

Cabe señalar que Sympathy for the Devil también es el título de una película de 1968 de Jean-Luc Godard (titulada One plus One en Europa) acerca de la contracultura americana de finales de los sesenta. La película muestra el proceso de grabación del tema por parte de los Stones.

[editar] Letra y polémica

Aunque la composición está firmada por el binomio Jagger/Richards, fue principalmente obra del primero.[5] Se ha dicho que su letra estuvo inspirada por la novela de Mijaíl Bulgákov El maestro y Margarita, que llegó a manos de Jagger a través de su novia Marianne Faithfull.[6] [7] Algunas estrofas también parecen asemejarse a un pasaje de la obra The Devil and Daniel Webster, de Stephen Vincent Benét. En una entrevista de 1995 a Rolling Stone, el autor declaró que creía que había tomado la idea de algún escritores franceses, tal vez de Baudelaire, aunque podía equivocarse. También afirmó que inicialmente escribió la canción como si fuese un tema folk de Bob Dylan.[5]

Mick Jagger canta la letra en primera persona, desempeñando el papel de un Lucifer en apariencia educado, correcto y con buen gusto. De hecho, la canción empieza con los versos:

Please allow me to introduce myself
I'm a man of wealth and taste

Por favor, permíteme que me presente a mí mismo,
soy un hombre rico y con clase

Este comienzo refleja la inspiración en la obra de Bulgákov, pues el libro empieza de modo similar: "- Por favor, discúlpeme, -dijo, hablando correctamente pero con un acento extranjero, -por atreverme a hablar con usted sin presentarme". A pesar de estos buenos modales, el diablo enseguida pasa a relatar las infamias que ha cometido en el transcurso de la historia de la humanidad. La corrección y la ambigüedad se revelan entonces como uno de los múltiples ardides o disfraces con los que encubre sus acciones y confunde a los hombres. Así, el tema termina con el demonio pidiendo al oyente que lo trate bien, con comprensión y respeto, para de inmediato afirmar que lo contrario supondrá su condenación.

En la época de publicación del álbum, los Stones ya habían desatado críticas a causa de letras sexualmente explícitas, como fue el caso de Let's Spend the Night Together. También se habían producido las primeras acusaciones de satanismo, debido a que su anterior álbum se titulaba Their Satanic Majesties Request (aunque las letras de sus canciones no contenían referencia satánica alguna). Sympathy for the Devil volvió a traer estas críticas a primer plano, desencadenando rumores entre los medios de comunicación y temores entre los grupos religiosos. Estos rumores afirmaban que los miembros del grupo eran adoradores del diablo y que suponían una perversa influencia para los jóvenes. No obstante, debe señalarse que una de las posibles interpretaciones de la letra es que "el diablo" es de hecho un miembro más de la humanidad.[8] Así, en la pieza se relata algunas de las mayores atrocidades cometidas por los hombres contra sus propios semejantes. Entre ellas, se incluye una aparente mención a la Guerra de los Cien Años (que parece referirse en realidad a la Guerra de los Treinta Años), a la Revolución Rusa de 1917 o a la Segunda Guerra Mundial. Bajo ese prisma diferente, la canción podría reinterpretarse como una crítica a la inmoralidad de la propia humanidad o a su hipocresía al levantar una figura metafórica del mal en lugar de buscarlo en su interior. En una entrevista con la revista Creem, Jagger reflexionaba sobre la polémica y afirmaba que le extrañó que se les tildase de adoradores del diablo por tan sólo una canción ("no se trataba de un álbum lleno de signos ocultos en el dorso").[7]

La letra también incluye referencias a las muertes de John y Robert Kennedy. La última ocurrió mientras se estaba grabando el álbum, obligando a cambiar la frase "Who killed John Kennedy?" ("¿quién mató a John Kennedy?") por "Who killed the Kennedys?" ("¿quién mató a los Kennedy?").[9] [8]

La controversia acerca del tema pudo haber sido todavía mayor de no ser porque el primer sencillo del álbum, Street Fighting Man levantó más polémica todavía. La canción fue publicada junto con No Expectations en agosto de 1968, año del asesinato de Martin Luther King, en el que tuvieron lugar en Estados Unidos numerosas revueltas raciales y protestas contra la Guerra de Vietnam (como la que tuvo lugar aquellos días en la Convención Demócrata). En este contexto, la canción fue acusada de incitar a la subversión, sufriendo el boicot de varias emisoras de radio, lo que obligó a la discográfica encargada de su distribución en Estados Unidos, London Records, a retirarla de la circulación.[10]

En diciembre del año 1969, la canción volvería al ojo del huracán tras el concierto gratuito que el grupo ofreció en Altamont, California. Lo que pretendía ser la respuesta al Festival de Woodstock acabó convertido en un caos debido a la contratación de una banda de motoristas, los Ángeles del Infierno, como encargados de la seguridad. Mientras el grupo interpretaba Sympathy for the Devil comenzó un altercado delante del escenario, que acabaría con la muerte del joven Meredith Hunter a manos de los Ángeles. Aunque en realidad la muerte se produjo mientras el grupo interpretaba Under My Thumb,[11] [12] Sympathy fue el tema que se vio salpicado por esta tragedia, lo que llevó al grupo a no volver a interpretarlo durante ocho años.

[editar] Versiones de otros grupos

La canción ha conocido múltiples versiones desde su publicación. Entre ellas, se incluye una notable de Jane's Addiction, incluida en su álbum en directo Jane's Addiction, de 1987. La banda de jazz-rock Blood, Sweat & Tears realizó una versión más oscura y compleja, que llamaron Symphony For the Devil, perteneciente al tercer álbum del grupo. Quizá la más famosa sea la de la banda de rock duro Guns N' Roses, que fue grabada en 1994 y reproducida en los créditos finales de Entrevista con el Vampiro, la película de Neil Jordan sobre el libro de Anne Rice. Por otro lado, en 1989 la banda eslovena Laibach editó un álbum con siete visiones diferentes del tema, con estilos variando desde una sinfonía wagneriana a una pieza techno.

Otros artistas que han hecho uso de la pieza son: The Residents (que la combinaron en un quodlibet con Hey Jude, de The Beatles), Ozzy Osbourne, U2 (que tocó en algunos conciertos fragmentos de la canción junto con Ruby Tuesday, incluidas ambas dentro de la interpretación de su tema Bad) o Tiamat.

[editar] Sympathy for the Devil en la cultura popular

  • En el cómic de Alan Moore V de Vendetta, el personaje principal, un terrorista conocido como "V", cita las dos primeras líneas de la canción mientras irrumpe en la habitación del obispo Anthony Lilliman para asesinarlo.
  • La canción se interpreta durante la celebración de una misa de vigilia en la película C.R.A.Z.Y.
  • En el libro de Hunter S. Thompson Pánico y locura en Las Vegas, Thompson reproduce constantemente el tema para "mantener el ritmo en la carretera". Habría aparecido también en la adaptación cinematográfica del director Terry Gilliam si éste hubiese conseguido los derechos. Fue reemplazada por Combination of the Two de Big Brother & the Holding Company.
  • Es el tema de cierre en la película Fallen, en la que Denzel Washington persigue a un demonio que ha de subsistir poseyendo el cuerpo de los mortales. Curiosamente, éste último se pone a cantar una canción versionada por los Stones, Time Is On My Side, cuando desea que el protagonista lo reconozca.
  • Está presente en la novela de Stephen King El cazador de sueños.
  • Aparece en los créditos finales de la película Entrevista con el vampiro, pero interpretada por los Guns N' Roses.

[editar] Notas

  1. RS (2004), The RS 500 Greatest Songs of All Time, revista Rolling Stone [2 de septiembre de 2007]
  2. Davis, Stephen (2002), Rolling Stones. Los viejos dioses nunca mueren, Barcelona: Ediciones Robinbook. Página 290.
  3. Davis, Stephen: Ibid. Páginas 195 y 196
  4. Davis, Stephen: Ibid. Páginas 222-228
  5. a b Wenner, Jann (1995), Jagger Remembers, revista Rolling Stone [2 de septiembre de 2007]
  6. RS (2004), Sympathy for the Devil, revista Rolling Stone [25 de marzo de 2007]
  7. a b Cruickshank, Douglas (2002), Sympathy for the Devil, Salon.com Arts & Entertainment [25 de marzo de 2007]
  8. a b Bowie, Herb (2007), Sympathy For The Devil, Reason to Rock [25 de marzo de 2007]
  9. Davis, Stephen: Ibid. Página 196
  10. Davis, Stephen: Ibid. Páginas 208 y 209
  11. Unterberger, Richie (2007), Sympathy for the Devil. Song review, Allmusic [25 de marzo de 2007]
  12. Davis, Stephen: Ibid Página 262

[editar] Referencias

  • Davis, Stephen (2002), Rolling Stones. Los viejos dioses nunca mueren, Barcelona: Ediciones Robinbook. ISBN 84-95601-61-3.

[editar] Enlaces externos

Letra de la canción en la página oficial del grupo.