Grupos piden liberación de activistas ambientales de Madre Natura en Camboya

 47 total views,  1 views today

Arrestaron a jóvenes activistas por filmar flujo de aguas residuales cerca del Palacio Real

Afiche difundido en redes sociales que pide la liberación de los miembros detenidos de Madre Naturaleza. Fuente: Facebook.

Grupos de derechos humanos de dentro y fuera de Camboya piden la liberación inmediata de los activistas de Madre Natura que fueron detenidos por filmar un flujo de aguas residuales cerca del Palacio Real.

El 16 de junio, dos miembros de Madre Natura, Sun Ratha, de 26 años, y Yim Leanghy, de 32, fueron detenidos mientras documentaban el flujo de aguas residuales en el río Tonle Sap. Su compañero Ly Chandaravuth, de 22 años, fue detenido en la provincia de Kandal. Se les acusó de planear un ataque contra el Estado y de insultar al rey. El fundador del grupo, el ciudadano español Alejandro González-Davidson, fue acusado en ausencia.

No es la primera vez que los miembros de Madre Naturaleza enfrentan un proceso judicial por su defensa. En septiembre de 2020, las autoridades detuvieron a Phoun Keo Reaksmey, de 19 años, Thun Ratha, de 29, y Long Kunthea, de 22, por planear una caminata hasta la residencia del primer ministro como parte de una campaña de oposición a la privatización y recuperación previstas del lago Boeung Tamok, en la capital de Camboya, Phnom Penh. Los tres fueron condenados en mayo.

Madre Natura es conocida por organizar campañas en las redes sociales y planes de acción comunitarios para destacar relieve los problemas ambientales. En 2015 dirigió una campaña que logró impedir la construcción de una megapresa en el remoto valle de Areng. También denunció las operaciones de contrabando de arena en las zonas costeras del país. Estas campañas llevaron a la deportación de González-Davidson.

González-Davidson declaró a Radio Free Asia que las recientes detenciones dirigidas a Madre Natura beneficiarían a los funcionarios dedicados a actividades empresariales que perjudican el ambiente:

Whether it is cutting down trees in Prey Lang forest, illegal logging of rosewood in the Kravanh mountain range, dredging sand along the Mekong river or in Koh Kong, or mining for gold in Preah Vihear or Mondulkiri provinces, this will all now be more convenient for them.

Companies and individuals involved in illegal business activities are going to profit from these arrests.

Ya sea la tala de árboles en el bosque de Prey Lang, la tala ilegal de palos de rosa en la cordillera de Kravanh, del dragado de arena a lo largo del río Mekong o en Koh Kong, o de la extracción de oro en las provincias de Preah Vihear o Mondulkiri, todo será ahora más cómodo para ellos.

Las empresas y las personas implicadas en actividades comerciales ilegales se van a beneficiar de estas detenciones.

Pero el Ministerio del Interior insistió en que Madre Natura solo está usando el problema ambiental para ocultar su verdadero objetivo de conspirar para derrocar al Gobierno.

This action is a plan to incite, to ignite national division, and [it] violated the Cambodian Constitution with the aim of causing social insecurity and impacting national stability such that the competent authorities must take legal action.

Esta acción es un plan para incitar, para encender la división nacional, y [viola] la Constitución de Camboya con el objetivo de causar inseguridad social y afectar a la estabilidad nacional, de manera que las autoridades competentes deben tomar medidas legales.

Los grupos camboyanos de derechos humanos han condenado las detenciones y la presentación de cargos contra los jóvenes miembros de Madre Natura. Sopheap Chak, del Centro Camboyano de Derechos Humanos, dijo que el trabajo de Madre Natura debería ser bien acogido por las autoridades:

The work that activists undertake should be praised rather than hampered, and their voices should be listened to rather than silenced.

Se debe alabar el trabajo que realizan los activistas y no obstaculizarlo, y se deben escuchar sus voces y no silenciarlas.

Tras el acoso judicial que han enfrentado recientemente varios miembros del grupo ecologista Madre Natura Camboya, el CCHR pide la liberación inmediata de todos los activistas ambientales detenidos por su activismo y que se retiren las acusaciones en su contra.

Grupos de la sociedad civil han suscrito una declaración conjunta para expresar alarma por los arrestos:

Advocating for human rights and demanding that the authorities protect the environment are not crimes, and jailing the country’s future generation of environmental defenders imperils us all.

Defender los derechos humanos y exigir a las autoridades que protejan el ambiente no son delitos, y encarcelar a la futura generación de defensores del ambiente del país nos pone en peligro a todos.

También denunciaron a los tribunales por acusar a los activistas y colocar a los disidentes pacíficos en cárceles sobrepobladas durante una pandemia:

The courts have shown little inclination to release people convicted for non-violent crimes early or on bail, but instead continue to incarcerate peaceful activists, putting their health at risk.

Los tribunales han mostrado poca inclinación a poner en libertad anticipada o bajo fianza a personas condenadas por delitos no violentos, pero en cambio siguen encarcelando a activistas pacíficos, poniendo en peligro su salud.

La Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas y el Programa de Naciones Unidas para el Ambiente han hecho pública una declaración en la que instan a las autoridades a dejar de sancionar a los críticos y activistas. Cynthia Veliko, representante para el Sudeste Asiático de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Bangkok, añadió:

It is imperative to stop the use of all punitive measures routinely leveled against human rights and environmental rights workers in Cambodia. Human rights and environmental work are not criminal offences

We urge the authorities to ensure that human rights and civil society organizations in Cambodia can operate without fear and intimidation and that their rights to freedom of expression, peaceful assembly and association are protected and respected.

Hay que detener todas las medidas punitivas que se aplican habitualmente contra los trabajadores de derechos humanos y ambientales en Camboya. Los derechos humanos y el trabajo ambiental no son delitos

Instamos a las autoridades a que garanticen que las organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil de Camboya pueden actuar sin miedo ni intimidación, y que se protegen y respetan sus derechos a la libertad de expresión, de reunión pacífica y de asociación.

Al 6 de julio, las autoridades no habían presentado pruebas de por qué la simple documentación del vertido de un río constituye un delito. Un sitio de noticias en línea a favor del Gobierno publicó un video que parece ser una reunión privada por Zoom de miembros de Madre Natura que discutían la política del país.

Amnistía Internacional cuestionó las operaciones de vigilancia ilegal llevadas a cabo contra grupos que defienden las reformas y la buena gobernabilidad:

It is alarming that the authorities appear to be engaging in unlawful surveillance of environmental activists in order to concoct evidence of far-fetched conspiracies. Time and time again the Cambodian government has characterized critics of the government as rebels and conspirators, and painted peaceful activism as a crime.

Resulta alarmante que las autoridades parezcan dedicarse a la vigilancia ilegal de activistas ambientales para inventar pruebas de conspiraciones inverosímiles. Una y otra vez, el Gobierno camboyano ha catalogado a los críticos del Gobierno como rebeldes y conspiradores, y ha pintado el activismo pacífico como un delito.

Sebastian Strangio, de The Diplomat, escribió sobre la paranoia del gobernante Partido Popular Camboyano (CPP), que equipara maliciosamente el activismo pacífico con la traición y la desestabilización política:

Yet fear of public scrutiny alone fails to explain the overkill of the charges levied against the three Mother Nature environmentalists, and the government’s grim determination to stamp out the group’s activities. This instead reflects the CPP government’s profound paranoia about foreign influence, and its tendency to conflate independent civil society activism on any issue with attempts to engineer the overthrow of the present government.

Sin embargo, el miedo a la observación pública no explica por sí solo la exageración de las acusaciones formuladas contra los tres ecologistas de Madre Natura, ni la sombría determinación del Gobierno de acabar con las actividades del grupo. En cambio, esto refleja la profunda paranoia del gobierno del CPP respecto a la influencia extranjera, y su tendencia a confundir el activismo independiente de la sociedad civil en cualquier tema con los intentos de derrocar al gobierno actual.

Si los declaran culpables, los miembros de Madre Natura detenidos podrían ir a la cárcel entre cinco y diez años.