La crisis alimentaria en el mundo no es consecuencia de la Guerra de Ucrania

di | 05/28/2022

Hace días que los medios de intoxicación insisten en que la carestía de trigo en el mundo es “culpa” de Rusia porque bloquea los puertos del Mar Negro e impide la salida de las exportaciones ucranianas. Rusia bloquea 22 millones de toneladas de grano en los puertos ucranianos, dice la prensa ucraniana. Rusia no es un país bloqueado sino que es quien bloquea, una herramienta que utiliza para presionar al “mundo entero”. El Secretario General de la ONU pide a Rusia que permita “la exportación segura del grano almacenado en los puertos ucranianos”. Por su parte, The Economist cita al director del Programa Mundial de Alimentos: “En los próximos nueve meses veremos hambrunas, veremos la desestabilización de las naciones y veremos migraciones masivas”.

 

El bocazas de Zelensky llega a afirmar que Rusia le está robando el trigo a Ucrania y los medios acompañan el embuste con unas imágenes de la empresa estadounidense de satélites Maxar que muestran a las tropas rusas con las manos en la masa, en pleno latrocinio en los puertos ucranianos. Las imágenes han sido difundidas por la CNN a todo el mundo y son una manipulación: son del puerto de Sebastopol, o sea, de Crimea, que forma parte de Rusia desde 2014.

Maxar es la misma empresa que exhibió las imágenes obtenidas vía satélite mostrando a las tropas rusas cometiendo la matanza de Bucha. La cadena Sky también ha mostrado imágenes del puerto de Odesa, donde más de un cuarto de millón de toneladas de grano están atascadas desde hace meses sin poder salir al mar.

Ucrania no es el único país del mundo que exporta trigo. Más bien ocupa el quinto lugar, por detrás de países como Estados Unidos, Canadá o Francia. También de Rusia, que es uno de los mayores productores mundiales. Exporta el doble que Ucrania, lo cual supone un 18 por ciento del mercado mundial. Pero las remesas están sometidas a las sanciones económicas.

Es enternecedora esa súbita preocupación de las grandes potencias por el hambre en el mundo. Antes nunca hubo carestía de trigo y ahora la situación ha cambiado porque los puertos ucranianos no pueden llevar alimento al mundo.

Ucrania sigue exportando su trigo a través de Rumanía

Lo cierto es que los puntos fronterizos ucranianos están congestionados y su red ferroviaria también a causa de la llegada de ayuda militar, aparte de que los bombardeos rusos la han inutilizado en buen parte.

A pesar de ello, Ucrania sigue exportando grano a través de los puertos rumanos, que es una de las pocas formas que tienen de pagar el armamento que les llega. Los puertos rumanos siguen operando con normalidad, especialmente el de Constanza. Sólo en el mes de mayo exportarán 1,5 millones de toneladas de grano ucraniano a través de Rumanía, y es posible que exporten el doble, tres millones, en un futuro próximo.

El transporte por carretera traslada los cultivos a los puertos rumanos fluviales del Danubio, un río navegable por el que se lleva a cabo la carga a la Unión Europea en barcazas. No obstante, las imágenes satelitales muestran que los puertos rumanos, tanto el de Constanza como los del Danubio, están sobrecargados por los mismos motivos que la red ferroviaria ucraniana: los cargamentos de armas también congestionan el tráfico fluvial en el Danubio.

Hay propuestas para utilizar los puertos del Adriático e incluso Lituania se ha ofrecido para exportar el grano ucraniano a través de su red ferroviaria y sus puertos. Pero eso no le interesa a la OTAN.

Rusia no bloquea el tráfico civil en el Mar Negro. El Ministerio ruso de Defensa ha abierto una versión marítima de los corredores humanitarios terrestres. Tienen 80 millas náuticas de largo y 3 millas náuticas de ancho. Cada 15 minutos la Marina rusa transmite por radio la ubicación del carril seguro a través de los canales internacionales de radio VHF.

El hambre y la crisis alimentaria mundial

La crisis alimentaria mundial no ha sido desencadenada por la guerra actual en Ucrania, sino que comenzó a mediados del año pasado.

Las cosechas mundiales de trigo son las peores en más de 20 años debido a la sequía, que han reducido la producción y las exportaciones. Por ejemplo, entre otros países, India ha prohibido las exportaciones de trigo, lo que ha reducido la oferta mundial y ha disparado los precios.

Sin embargo, Rusia ha obtenido una de las mejores cosechas de trigo de los últimos tiempos y su política de ventas es la misma que con el gas. Ha dividido a los países en amigos y enemigos. Está dispuesto a vender trigo a quien quiera saltarse las sanciones y comprarlo; para los enemigos lo que cambia es el precio: tienen que pagar en rublos a precios de mercado, es decir, muy por encima de su cotización del año pasado.

Pero el gobierno ucraniano se opone a las exportaciones de trigo ruso y ha pedido a Turquía que prohíba el tránsito por el Estrecho del Bósforo de los barcos cargados de grano ruso. Recientemente, Egipto y Líbano no permitireron atracar a un barco ruso porque “el cargamento había sido robado a Ucrania”. El barco tuvo que atracar en Siria.

Al comienzo de la guerra Ucrania bloqueó sus propios puertos, atrapando a los barcos que permanecían atracados en ellos y colocando minas a lo largo de la costa. El gobierno ucraniano ha puesto condiciones a la navegación civil y los cargueros atrapados no pueden abandonar el puerto. El Ministerio ruso de Defensa ha informado de que Kiev impide la salida de sus puertos a 75 barcos extranjeros de 17 países distintos, pero ¿quién hace caso a lo que dice Rusia?

Los medios negaron que Ucrania hubiera colocado minas marinas para detener un posible asalto anfibio ruso en sus costas, principalmente en la región de Odesa. Los “expertos” occidentales se hicieron eco de la posición ucraniana de que era Rusia quien había colocado las minas.

Las minas ucranianas quedaron a la deriva en el Mar Negro. Se calcula que colocaron entre 200 y 400 minas de ancla alrededor de Odesa y en el noroeste del Mar Negro. Algunas de ellas se soltaron de sus cadenas durante las tormentas y luego derivaron hacia el sur por la corriente, obligando a cerrar temporalmente el tránsito marítimo por el Estrecho del Bósforo en varias ocasiones.

Una de las minas fue neutralizada por la Marina rumana. Naturalmente, se trataba de una antigua mina marina con marcas ucranianas, pero ningún medio occidental informó de ello.

Debido al peligro que suponen las minas, la navegación está prohibida hasta nuevo aviso en ciertas zonas marcadas. ¿Quién debe limpiar los puertos ucranianos de minas? ¿Ucrania o la OTAN? Quizá Ucrania también le de la vuelta a este asunto y pretenda que se encarguen de ello “los países ribereños del Mar Negro”, como si las mismas estuvieran flotando en el agua por casualidad…

La OTAN prepara una provocación naval en el Mar Negro

¿Por qué la OTAN y Ucrania insisten en exportar el trigo por el puerto de Odesa? La explicación la dio el lunes el periódico británico The Guardian. Por encargo de la OTAN, Reino Unido trabaja en un plan propuesto por Lituania para enviar buques de guerra al Mar Negro para escoltar a los exportadores de grano ucraniano que viajen a Odesa. “Gran Bretaña apoya en principio el llamamiento a una coalición naval ‘de voluntarios’ para impulsar las exportaciones a través del Mar Negro”, decía el periódico.

El ministro lituano de Asuntos Exteriores, Gabrielius Landsbergis, justificaba la provocación improvisando un embuste típico: “No hay forma de almacenar este grano, ni una ruta alternativa adecuada”.

“Las fuerzas navales aliadas limpiarán la zona del puerto de minas rusas para garantizar el transporte”, continuó el ministro lituano. Es posible que el delirante plan se encubra con el taparrabos de una resolución de la ONU, aprobada por razones humanitarias para paliar el hambre en el mundo. La escolta naval circularía bajo pabellón internacional, es decir, como si no fuera la OTAN. La guerra se internacionalizaría: el mundo contra Rusia.

La provocación iría acompañada, en vivo y en directo, de las correspodientes imágenes de las televisiones del mundo. Una batalla contra el hambre a la que nadie se opondría.

Pero hay quien no tiene ninguna clase de escrúpulos, como la ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, que quiere que las fuerzas navales británicas participen en la expedición naval. “A Reino Unido le gustaría que los buques navales británicos se unieran a la escolta si se pudieran resolver los aspectos prácticos, incluyendo la limpieza del puerto [de Odesa] de minas y el suministro de armas de mayor alcance a Ucrania para defender el puerto contra un ataque ruso”, dijo Truss.

El objetivo es que la OTAN consiga un punto de apoyo en el Mar Negro para recibir armas con mayor rapidez y convertir a Odesa en un puesto de avanzada ante las narices mismas de Rusia.

Estados Unidos ha aprobado la entrega de misiles antibuque a Ucrania para atacar a la flota rusa del Mar Negro, aunque lo más probable que esas entregas ya se han realizado en secreto. Los misiles británicos Brimstone ya están en servicio operativo en el ejército ucraniano.

Read More

Octubre no reserva derechos de autor.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.