Nizar Banat: Autoridad Palestina asesina a la voz de la verdad

 30 total views,  1 views today

Estallaron manifestaciones en toda Palestina para criticar a una autoridad por complicidad

Capturaa de pantalla de un video publicado en Twitter que muestra a miles en el funeral de Nizar para exigir la “caída del régimen”.

Al amanecer el jueves 24 de junio, 25 miembros de Seguridad Preventiva de la Autoridad Palestina irrumpió en la casa de Nizar Banat en la ciudad de Hebrón. Rompieron la puerta de la casa, lo atacaron mientras dormía, lo golpearon, lo rociaron con gas pimienta y lo arrastraron desnudo a su oficina. Horas después, anunciaron su muerte.

Los palestinos, que aún se resisten al desplazamiento y la limpieza étnica en Sheikh Jarrah, Silwan y Beita, despertaron a la tragedia de perder una de las voces más críticas de las políticas de la Autoridad Palestina, esta vez a manos de la seguridad palestina.

Nizar, de 43 año, se volvió famoso por sus videos de Facebook en los que critica la corrupción de la Autoridad Palestina. Planeaba postular a las elecciones legislativas que fueron canceladas este año. Era conocido por sus agudas declaraciones contra funcionarios del movimiento Fatah y la Autoridad Palestina. A esta última la criticó por su manejo de COVID-19 y su posición en los acontecimientos de los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan, y la agresión contra Gaza.

Días antes de su muerte, Nizar publicó un video de crítica al casi finalizado acuerdo de vacunas expiradas entre la Autoridad Palestina e Israel. El acuerdo quedó cancelado después de que se difundió la noticia, que generó amplias críticas local e internacionalmente.

Tras el ataque de las fuerzas de seguridad en su contra, Nizar –como si presintiera su inminente muerte– publicó lo que parecía una nota de despedida en su página de Facebook:

Así que este es el final. El fin de una palabra, y de una supuesta libertad. Los dejo mientras yazco en el suelo, cubierto por el cielo, dormido, huyendo en busca de un hogar para mi palabra y mi libertad, de un punto de apoyo para establecer la libertad de la sagrada opinión palestina.
No sé qué causó su odio. Me atacaron y golpearon antes de que pudiera contarlos. Con una palanca de hierro, tres botes de gas pimienta, cientos de golpes con porras y culatas de rifles (palestinos).
Los dejo, satisfecho de mí mismo.
Los dejo y no he robado ni un céntimo.
Los dejo y no he vendido ni un metro a los judíos.
Los dejo y mi libertad conmigo es completa, y no ha disminuido.
Al final, no sé quién tomó la decisión de matarme, pero me dirijo al juez de la tierra y del cielo. No sé por qué video me mataron. El video de la vacuna, o el video del asesinato de los activistas que me precedieron, o tu corrupción desenfrenada… y tu asunto son muchos..
Te dejo y en tus manos están todas las razones de mi asesinato, asesinando mi voz, mi ambición y mi opinión. Si mi cuerpo te deja, no dejes que mi voz muera.
Que hoy sea el principio de Nizar Banat, no el final.
Y que Dios sea testigo de que cada palabra que pronuncié fue para que mis hijos vivieran con dignidad.

Una vez que se difundió la noticia de su asesinato, los medios sociales se vieron inundados con críticas del incidente, y en varias ciudades palestinas circularon pedidos de manifestaciones.

La gente coreó repetidamente el nombre de Nizar en Palestina, al sur de Nablus, en la aldea de Beita, mientras se resistían al desplazamiento y el desalojo.

En Umm al-Fahm, la gente organizó una oración por el alma de Nizar, y destacaron la unidad de la sangre palestina y acusaron a la Autoridad Palestina de clientelismo y de ser la otra cara de la ocupación.

El periodista Ali Obeidat preguntó en Facebook qué impacto tendría este crimen –de un palestino asesinado por otro palestino– en la solidaridad mundial que la causa palestina ha ganado en los últimos meses.

¿Cómo van a convencer a las decenas de miles de partidarios de la causa palestina, que protestaron y estuvieron al frente de la defensa de nuestra causa en Jerusalén, Beita y Beit Dajan, de que el gas que lastimó los ojos de la gente en Ramala lo disparó un palestino, que las porras que golpean las cabezas y las espaldas de la gente son palestinas, y que la sangre derramada es de un palestino a causa de un palestino?
Y ante todo eso, ¿cómo van a entender que la voz libre de Nizar Banat fue silenciada para siempre por manos palestinas?
¡¡¡La autoridad insiste en destruir todo lo que se construye popularmente!!!

A las pocas horas del incidente, el primer ministro palestino ordenó la formación de un comité de investigación para investigar el asesinato de Nizar, lo que provocó una condena generalizada entre los activistas palestinos, que lo calificaron de otra “herramienta de asesinato”.

El “comité de investigación” es otra herramienta de asesinato, al igual que las porras, las culatas de las armas y los silenciadores. No hables de un comité de investigación. Agarra una porra y golpea la cabeza del opositor de la Autoridad Palestina. Destroza su cabeza y mátalo. Puedes intercambiar el papel con cualquier otra persona del sistema. Él aplasta la cabeza, tú investigas o viceversa.

La periodista Majdoleen Hassouna, amiga de Nizar Banat, estuvo al frente de la manifestación de Ramallah. En un tuit, Majduline dijo que sus “nervios cedieron” y gritó a los hombres de seguridad palestinos que el asesinado era un hermano para ellos y no uno de sus enemigos. “Uno me insultó, mientras el otro bajaba la mirada avergonzado”, tuiteó.

La obra del fallecido caricaturista Naji Al-Ali fue muy recordada en las redes sociales, y la más destacada fue la que representa a un ciudadano palestino que escribe su testamento tras publicar un artículo sobre la democracia:

Liberen a Palestina de la podrida extensión de la ocupación de la Autoridad Palestina.

Basil al-Araj, que se ganó el apodo de “El Intelectual Chocante” por la forma en que las fuerzas israelíes lo persiguieron y mataron en 2017, también estuvo presente en las publicaciones sobre la muerte de Nizar. A ambos se les ve como víctimas de la opresión de la Autoridad Palestina, por alzar la voz contra la corrupción y los obstáculos que supuestamente pone al pueblo en su intento de librarse de la ocupación israelí.

Naji Al-Ali, Basil Al-Araj, Ahmed Jarrar, Abu Al-Ezz Halawa, Fares Halawa, Al-Zabour, Nizar Banat. Recuerden los nombres de los mártires de nuestro país, contra los que conspiró el “único y legítimo representante del pueblo palestino”. Recuérdenlos bien, y guarden rencor, es lo menos que podemos hacer.

La ira que inicialmente era contra Israel se bifurcó tras el asesinato de Nizar ante lo que muchos palestinos creen que son dos ocupaciones. Israel roba su tierra y desplaza a su gente, y la Autoridad Palestina colabora estrechamente con los israelíes en }seguridad, entrega a la gente y abandona las zonas que las fuerzas israelíes atacan, como en el caso de Yenín, hace dos semanas.

Ali Mawasy escribió en Facebook:

Las protestas en Cisjordania contra la Autoridad Palestina son protestas contra la ocupación. Es solo una planta del mismo edificio. Negarlo solo lo refuerza. La ocupación creó a la Autoridad Palestina para librarse de la cuestión del derecho al retorno de los refugiados, y su sobrevivencia significa la perpetuación del apartheid, que se traduce en pobreza, privaciones y destrucción.

Hubo manifestaciones durante días pese a que aumentaron críticas y llamados para que la Autoridad Palestina y el movimiento Fatah dejaran de enviar a sus llamados “mercenarios” a reprimir a los manifestantes, lo que provocó enfrentamientos en varias zonas de Cisjordania, que está bajo el control de la Autoridad Palestina.

Esta muerte también provocó una conversación sobre los conceptos de resistencia y patriotismo.

Hay un “patriotismo” que considera a todo aquel que haya nacido en Palestina como un compañero de lucha, por lo que [quienes mantienen este concepto de patriotismo] se escandalizan por acontecimientos como los de hoy. Por otro lado, hay un “patriotismo” que considera que la asociación en la lucha está determinada por la actitud hacia la injusticia, la opresión, la malversación y el autoritarismo. Por lo tanto, mi relación con el otro está determinada por su postura moral ante la injusticia y no según sus características preexistentes.

La muerte de Nizar unificó al pueblo palestino frente a la injusticia y la tiranía, ya sea en forma de ocupación o de Gobierno cómplice.

Se unieron, afirmaron que [la tierra] era suya y que eran sus amos.

En cuanto a ella [la tierra], los maldice con cada átomo de polvo y con cada pulso que fluye en su aire.