No toquen nuestras bibliotecas: Académicos critican eliminación de libros ‘subversivos’ de universidades filipinas

 13 total views,  1 views today

Académicos preocupados lanzan archivo digital de publicaciones «en peligro»

Académicos, bibliotecarios, y estudiantes filipinos alzan la voz ante la eliminación de libros «subversivos» de las bibliotecas universitarias. Fuente: Twitter

Las bibliotecas de Filipinas están bajo amenaza mientras las fuerzas anticomunistas del gobierno de Duterte, las NTF-ELCAC, retiran libros catalogados como «subversivos» de los estantes de las bibliotecas. Pero tales asaltos a la libertad académica, que han sido comparados con la quema de libros de los nazis, también han generado oposición de la comunidad académica.

El 1 de septiembre de 2021, policías y soldados obligaron a un bibliotecario a eliminar libros «radicales» de la biblioteca de la Universidad de Kalinga, en la ciudad de Tabuk, 458 kilómetros al norte de la capital, Manila. Una semana después, la Universidad de Isabela, en la provincia norteña de Luzón, entregó «voluntariamente» los libros «comunistas» de su biblioteca a la Agencia Coordinadora de Inteligencia Nacional.

La Universidad de Aklan, en la isla filipina central de Panay, «entregó» los llamados libros «insanos para la mente» de su biblioteca tras un acercamiento de la Policía Provincial de Aklan. De forma similar, la Universidad de Antique dijo a las fuerzas anticomunistas de la isla de Panay que no tiene «libros subversivos» en sus bibliotecas.

Estas intrusiones en las universidades ocurren mientras el gobierno de Duterte intensifica su guerra de contrainsurgencia para combatir la rebelión comunista activa más antigua del mundo. Estudiantes, profesores e instituciones académicas han sido objetivo de viles acusaciones de ser «rebeldes comunistas», etiqueta que con frecuencia era anterior al arresto basado en cargos inventados, o, aún peor, asesinatos extrajudiciales

Peticiones en línea

Profesores, bibliotecarios, investigadores y otros miembros de la comunidad académica se han aliado en diversas iniciativas para enfrentar la creciente cruzada anticomunista de la administración de Duterte en los espacios académicos.

Académicos Unidos por la Democracia y los Derechos Humanos (ADHR, por su nombre en inglés), alianza de profesores, investigadores, administradores escolares y otros profesionales de la educación de Filipinas, lanzaron una petición en línea que contaba con 422 firmas al 5 de noviembre.

El ataque a una biblioteca es un ataque al corazón mismo de la propia universidad. Es un ataque a la libertad de pensamiento y de expresión, que son los cimientos mismos de la libertad académica.

Por favor, firma nuestra petición aquí.

Defensores de la paz de la Alianza Ciudadana por la Paz Justa (CAJP, por su nombre en inglés) dicen que la censura literaria del gobierno de Duterte tendrá un impacto negativo en potenciales negociaciones de paz como forma de terminar con el conflicto armado en un futuro:

In the guise of «protecting youth and students from being deceived and recruited by communists», the NTF-ELCAC is actually stifling critical thought and open-minded study into the socio-economic roots of armed conflict. Just when this divided nation needs to grow the next generation of peace builders instead of warmongers, school administrations are lured into agreeing to outright censorship and thought control.

Con la excusa de «proteger a la juventud y los estudiantes de ser engañados y reclutados por los comunistas», la NTF-ELCAC está en realidad reprimiendo el pensamiento crítico y el estudio con mente abierta de las raíces socioeconómicas del conflicto armado. Justo cuando esta nación dividida necesita que la próxima generación crezca para ser constructora de paz, y no belicista, a los administradores educativos los están atrayendo para acceder a la censura y el control de pensamiento.

El diseñador literario Karl Castro, también ponente en el Ateneo de la Universidad de Manila, observa en un comentario para Rappler: 

Ideas that change the world often gain ground through books and the spaces that house them. Books arguing that the sun is the center of our solar system, as in tomes by Copernicus and Galileo, or even for the very idea of a Filipino nation, as in the novels of Rizal, were once reviled as heretical and subversive. What prevailing order then, is now being «subverted» by the idea of respecting human rights, or the idea that another order is possible, nay, even necessary?

Las ideas que cambian el mundo ganan terreno con frecuencia a través de los libros, y los espacios que los acogen. Los libros que argumentan que el sol es el centro de nuestro sistema solar, como en los tomos de Copérnico y Galileo, o incluso para la sola idea de una nación filipina, como en las novelas de Rizal, fueron una vez calificadas de herejía y subversión. ¿Qué actual orden, entonces, se está ahora «subvertiendo» por la idea de respetar los derechos humanos, o la idea de que otro orden es posible, o incluso, necesario?

Captura de pantalla del siito web «Aswang sa Aklatan», accesible aquí

Sitio web «Aswang sa Aklatan»

La ADHR también presentó el sitio web «Aswang sa Aklatan» (Asuang en la biblioteca) el 1 de noviembre de 2021. El asuang es una temida criatura mitológica filipina que se disfraza de gente común por el día pero se alimenta de humanos por la noche.

Hablando durante el lanzamiento del sitio web, la decana Mary Grace Golfo-Barcelona de la Escuela de Bibliotecas y Estudios de la Información de la Universidad de Filipinas (SLIS, por su nombre en inglés) señala como el verdadero aswang a quienes atacan las bibliotecas y el intercambio de ideas:

Ang mga aswang na dapat katakutan sa aklatan ay hindi mga sulatin na nagsusulong sa malayang pag-iisip at kaalaman bagkus mga bagay na sumusupil sa malayang kaalaman at kalayaang intelektwal ng bawat nilalang na pumapasok sa loob ng aklatan.

El aswang al que deberíamos temer no son loa escritos que hacen avanzar la libertad de pensamiento y conocimiento, sino quienes reprimen la información libre, y la libertad intelectual de todo aquel que entra en la biblioteca.

La nueva página web cuenta con actualizaciones de la campaña #HandsOffOurLibraries (No toquen nuestras bibliotecas), que incluye enlaces que cubren los arrebatos de censura de libros por parte de los militares, y una compilación de declaraciones de diferentes sectores sobre el tema.

Compilación de declaraciones y llamada a la acción en el sitio web Aswang sa Aklatan.

La página también acoge el archivo digital que brinda «recursos libres y de fácil acceso de materiales y libros en peligro», incluidas introducciones y libros radicales sobre la lista negra del Ejército, así como referencias a los tiempos de la dictadura de [Ferdinand] Marcos.

Entre los libros que han sido retirados por los militares hay librillos de acuerdos de paz entre el Gobierno filipino y el Frente Democrático Nacional de Filipinas, que incluían, entre otros, «Acuerdo Global por el Respeto de los Derechos Humanos y la Ley Humanitaria Internacional» (CARHIHL, por su nombre en inglés). También confiscaron los libros de Jose Maria Sison, fundador del Partido Comunista de Filipinas.

Este depósito digital fue llamado «Multong Aklat» que significa «Fantasma de libros» en referencia a la línea inicial del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels.

Enlace al «Multong Aklat: Archivo Digital de Libros en peligro» en el sitio web de «Aswang sa Aklatan»

No toquen nuestras nibliotecas

La campaña #HandsOffOurLibraries (No toquen nuestras bibliotecas) sigue resonando mientras se intensifican los ataques a las libertades. Es el último episodio la defensa de la eliminación de libros «terroristas y comunistas» de la Comisión de Educación Superior (CHED, por su nombre en inglés) como un «ejercicio de libertad académica».

La oficina de la CHED en la Región Administrativa de la Cordillera emitió un comunicado en el qie animaba a todas las universidades a entregar los considerados materiales y libros «subversivos» a las autoridades.

Sin embargo, mientras el gobierno de Duterte intenta fortalecer su control sobre el libre intercambio de ideas y pensamiento crítico, más y más personas se unen al llamado por la defensa de las bibliotecas y la libertad académica.

MIREN: ¡Bibliotecarios, profesores, investigadores, y estudiantes de la Universidad de Filipinas, y otras universidades estatales se levantan contra la censura de libros y los ataques a la libertad académica!

«La biblioteca es el corazón de la universidad». Defiende a libertad académica.

Deslinde de responsabilidad: El autor es miembro de Académicos Unidos por la Democracia y los Derechos Humanos.